...

JUVENTUD EN SOCIEDADES ÁRABES: ¿CÓMO CONSTRUYEN SU IDENTIDAD?

by user

on
Category: Documents
2

views

Report

Comments

Transcript

JUVENTUD EN SOCIEDADES ÁRABES: ¿CÓMO CONSTRUYEN SU IDENTIDAD?
JUVENTUD EN SOCIEDADES ÁRABES:
¿CÓMO CONSTRUYEN SU IDENTIDAD?
UN EJEMPLO ETNOGRÁFICO: EL CAIRO
Doctorando: José Sánchez García
Director: Dr. Manuel Delgado Ruiz
Tesis propuesta para el doctorado en
ANTROPOLOGÍA SOCIAL Y CULTURAL
DEPARTAMENTO DE ANTROPOLOGIA SOCIAL I CULTURAL I
HISTÒRIA D’AMÈRICA
UNIVERSIDAD DE BARCELONA
2009
IV
TERCERA PARTE
JÓVENES DE EL CAIRO
IV
TERCERA PARTE:
JÓVENES DE EL CAIRO
En la segunda parte hemos analizado esquemas culturales
entendidos como marcos referenciales. Entre ellos hemos incluido una
división espacial de la ciudad de El Cairo como escenario y hábitat
valorizado, influenciando la construcción identitaria. Tal y como hemos
señalado, la inclusión de estos diferentes escenarios es imprescindible para
entender las distinciones juveniles. Si en la segunda parte de la investigación
proponíamos una visión macrosociológica del fenómeno juvenil masculino
cairota, ahora cerraremos el zoom de nuestra perspectiva para alcanzar,
mediante un estudio comparativo basado en las técnicas tradicionales
establecidas por la etnografía, los objetivos propuestos para la investigación.
De esa manera, si antes proponíamos un ensayo de investigación dialéctica
entre datos bibliográficos y empíricos; ahora presentamos, a través de un
modelo etnográfico con cuatro escenas, cómo se construye el sentido de
pertenencia desde el interior de las culturas juveniles cairotas.
Pretendemos entonces entender la construcción identitaria de los
jóvenes cairotas a partir de sus propias categorías, a partir de experiencias
de individuos de diferentes extracciones sociales. Además, esta
comprensión se nutrirá de encuentros situacionales en los que se negocian y
renegocian las ideas, los deseos, las aspiraciones e intereses de unos
individuos que definen su vida tomando como referencia a los otros y a lo
que éstos representan, en el marco de contextos regularizados e
institucionalizados. La situación es, pues, el enlace entre lo individual y lo
colectivo, entre lo micro y lo macro del análisis antropológico propuesto; el
escenario en el que se ponen de manifiesto y se emplean reflexividades
internas y externas. Sin embargo, los acontecimientos situacionales no son
los fenómenos a explicar en sí mismos, sino representaciones materiales
que expresan ordenaciones lógicas subyacentes. Esta metodología se recoge
en los trabajos dirigidos por Max Gluckman en el Rhodes-Livingstone
Institute primero, y en su ampliación al estudio de redes sociales de la
Escuela de Manchester.
Así, los cuatro siguientes capítulos presentarán, mediante
narraciones etnográficas, cuatro informantes y sus espacios vividos,
intentando establecer un contraste entre ellos y sus formas de vida
construyendo una cultura cotidiana y una estética de arraigo117. Se trata de
casos que pretenden ser didácticos para comprender los rasgos
contradictorios que intervienen en la consolidación de la organización
Más que una técnica comparativa exhaustiva proponemos la técnica de la comparación
incontrolada que presenta Marshall Sahlins (Llobera, 1979) Esta técnica permite intercalar la
comparación en cualquier momento del texto.
117
179
social. Esto implica una concepción de las relaciones sociales centrada en
los procesos, siguiendo la línea abierta por Gluckman en el contexto
subsahariano (Hannerz 1980). No pretendemos con ello agotar la
heterogeneidad sociológica de los jóvenes cairotas, sino ilustrar su proceso
identitario de la única forma posible, presentando casos concretos.
Observaremos, de esa manera, la influencia, nunca exclusivamente
determinante, de los marcos referenciales primarios de los cuatro jóvenes
protagonistas de nuestras escenas etnográficas. De esta manera, el propio
individuo presentará una capacidad de elección entre las posibilidades
ofrecidas por los esquemas.
En primer lugar, presentaremos las características del Bulaq Abu al
Ala dónde residía Mustafa y un grupo de jóvenes que formaba una shela.
Así, describiremos las adscripciones impuestas y voluntarias de Mustafa, y
de las relaciones que se establecen en el café de la calle Abu Talib, primer
referente etnográfico para el contraste que pretendemos establecer. En
segundo lugar, nuestros pasos nos dirigirán al Muhandisin para contrastar a
Mustafa con un elemento esencial de su hilo narrativo, su enculturador
generacional Walid. Tomados en conjunto, se trata de dos individuos que
podemos incluir en el grupo que hemos definido como etapa vital de
segunda juventud. En el tercer capítulo el protagonista será un grupo
tradicional migrado a El Cairo en los años setenta del siglo XX, asentado en
un baladiyat de la mano de su hijo mediano, Maher. Este caso nos permitirá
contrastar su forma de vida, con la de Muhamad, cuya unidad doméstica se
refugió en un edificio de construcción no planificada de Dar as Salam
después del terremoto que azotó la ciudad el catorce de octubre de 1992, al
reconstruir el gobierno varios inmuebles del sector de Sayida Zeynab, entre
ellos, el de su familia. En estos dos últimos casos, presentaremos una
ilustración de las formas que adquieren las relaciones establecidas por los
jóvenes en la etapa vital que hemos definido como primera juventud.
De esta manera, los siguientes capítulos, ilustrarán las formas de
relación que establecen en su vecindario a partir del eje principal del
informante en cada uno de ellos. Esto situará el factor residencial como un
marcador identitario esencial para distinguirse de otros no residentes en su
hara. Sin embargo, pesar de las diferencias sociales entre ellos, también
muestran aspectos comunes en el proceso de construcción del yo,
negociando con la cultura parental y con la dominante como grupo
generacional con problemáticas similares. Esa característica generacional es
la clave que permite la comparación entre ellos, aunque se establezcan
diferencias en las soluciones ofrecidas, igual que se establecen diferencias
entre las culturas parentales que forman la sociedad cairota de las cuáles
reciben su socialización. Así, en estos cuatro capítulos será una descripción
de las características de cada división, la que iniciará la presentación
contextualizada de los protagonistas de estos relatos etnográficos.
Destacaremos, la categorización que los pobladores hacen de ciertos
espacios que se han convertido en marcadores de los límites de sus áreas
180
familiares, que delimitan como potentes marcadores identitarios118. Al
mismo tiempo analizaremos las redes sociales de los jóvenes que, al
representar categorías diferentes, nos permitirán describir cuatro formas
diversas de ser joven en la capital, sin pretender abarcar todas las
posibilidades sociales.
Como señala el antropólogo argentino Hugo Gaggiotti (1999), la
identidad colectiva puede construirse a partir de la creación de un espacio
común imaginado colectivamente a través de las relaciones sociales. Desde
este punto de vista, la ciudad operaría mediante símbolos, valores, memoria,
mitos y tradiciones, entendidos como elementos que conducen a la
formación de un sentido de pertenencia, de diferencia y distinción, de
continuidad en relación al pasado y de un destino común. Así, una ciudad
también construiría una identidad propia compartiendo los elementos
culturales de las comunidades sociales que la integran, tales como un
nombre colectivo que simboliza la unidad colectiva, distinguiendo a los
habitantes de la ciudad de los demás; un mito de origen común que
relaciona a todos los integrantes de la comunidad; y, por último una
memoria compartida de ciertos hechos que se traspasan de generación en
generación.
Si bien es cierto, que como hemos señalado anteriormente, en El
Cairo estas características urbanas están presentes en la construcción
identitaria individual y colectiva; también es cierto que la heterogeneidad de
su población facilita que cada barrio se convierta en un marcador prioritario
para sus pobladores. Se construye, entonces, una diferenciación
influenciada por el área de residencia a partir de los mismos elementos
antes señalados. Así, poseen características propias, una identidad
construida históricamente que sirve a los miembros de la comunidad para
distinguirse119. Se trata de costumbres o el uso de ciertos referentes
espaciales. De esta manera se produce una asociación del individuo con el
territorio y un sentido de la solidaridad entre sus miembros o de una parte
significativa de ellos. De ahí que una descripción de los hara cairotas
aparece completa cuando los conceptualizamos como espacios de relación
dual. En primer lugar, el residente establece con sus vecinos una
Gemeinschaft, frente a la Gesellschaft establecida con el visitante ocasional o
profesional al hara, según la conocida dicotomía establecida por Tönnies.
Será la pertenencia a la Gemeinschaft, como consecuencia de una
naturalización de las relaciones establecidas a partir del lugar de residencia,
lo que distinguirá a unos de otros e implementará, a partir de estos marcos
primarios de referencia, la distinción entre el ellos y el nosotros.
Designamos con este nombre a espacios frecuentados, pero no reclamados como propios por los
jóvenes y que están valorizados y por lo tanto asumen su función simbólica.
119 La ciudad de El Cairo está construida en unión de varios centros históricos, el romano dónde se
construyó la primigenia Al Fustat en el siglo VIII, la ciudad fatimí medieval, la otomana en el margen
norte del río, el centro de negocios del siglo XIX y las ciudades residenciales de Heliopolis y Roxy a
principios de este siglo. Para mayor detalle véase Abu Lughod (1986).
118
181
Mapa 6. Situación de los barrios de los cuatro informantes principales en el sistema urbano del Gran
Cairo.
Una de las causas de la relevancia del lugar de residencia para la
creación de comunidades diferenciadas, se evidencia si observamos la
delimitación geográfica de los cuatro sectores en los que se desarrolla el
modelo etnográfico. En cada uno de ellos encontramos fronteras físicas
que los encierran en sus propios límites. Es el caso de las líneas ferroviarias
que enlazan El Cairo con Alejandría en el norte, y la que se dirige al Sur del
país; además del cauce del río. Únicamente Zuq el Had aparece como un
barrio abierto a la gran avenida que lleva a la meseta de las Pirámides; sin
embargo, esta artería se convierte en una barrera física por la dificultad de
cruzarla; igualmente, la separación del centro histórico de Gizeh por el
suburbano, acaban por delimitar claramente su territorio. De esta manera,
se crean territorios bien diferenciados en el interior del conglomerado
urbano que, en muchos casos, separan a los habitantes de las zonas
privilegiadas de los pobladores de los suburbios menos favorecidos,
facilitando la creación de límites culturales susceptibles de ser utilizados
estratégicamente. Sirva de ilustración, el baladiyat de Imbaba, encerrado y
separado del resto de la ciudad por la línea ferroviaria, el río y una franja
intermedia de residencias no planificadas que se extiende al sur de la shariá
Sudan hasta el Muhandisin.
182
Como ya hemos señalado, los informantes principales, como
pobladores de estos lugares residenciales, construyen su identidad en
interacción con el espacio vecinal comunitario, contrastando con la
totalidad urbana y en dialéctica con la cultura dominante, con la parental y
con la de su grupo. Entenderemos de esa manera que la identidad
individual es la experiencia de los límites temporales, espaciales y de todos
aquellos límites que la persona y el grupo definen, para permitirle ser todo
lo que intenta ser y, al mismo tiempo, rechazar todo lo que el grupo decide
rechazar.
183
184
IV. 1
EL BULAQ ABU AL ALA:
MUSTAFA, NUBIOS EN EL CAIRO
En la descripción propuesta anteriormente hemos categorizado al
Bulaq Abu Ala como un zona en la que se entremezclan características de
las zonas tradicionales –gara’- y las populares –baladiyat- 120. El triángulo
imaginario que delimita sus fronteras tiene como base la avenida Gala’,
desde el puente Seis de Octubre que une la ciudad con la isla de Zamalek en
el sur, hasta la plaza de Ramsis en el norte121. La orilla Oeste del Nilo marca
la frontera este, desde el citado puente hasta la zona fronteriza marcada por
la línea del metro, que comunica el centro de la ciudad con Imbaba. El
límite norte lo marcan las áreas cercanas al suburbano en la plaza de Ramsís,
-dónde se encuentra la Estación Central de Ferrocarril- con la avenida As
Saptiya que se extiende hasta el paseo del río; justo en el punto en el que el
metro cruza el Nilo por el puente Tabaqat, impracticable en la actualidad
para peatones y vehículos. De esta forma, el barrio queda aislado del
conflictivo Imbaba y rodeado de modernos edificios que ocultan la
precariedad del vecindario.
Sin embargo, para sus pobladores los límites se han establecido por
marcadores espaciales de relevancia social. Para ellos, el límite norte lo
señala la mezquita y mausoleo del morabito local Sultán Abu al Ala, junto al
actual puente del metro. En el sur, el límite se establece en la torre del Hotel
Hilton, uno de los más lujosos de toda África, convirtiéndose la plaza frente
al hotel, ocupada por vehículos de transporte colectivo privados, en una
franja fronteriza, separándolo así del Downtown. Como mojón del límite
este, la gran estatua de Ramsís y la mezquita de Al Fath, formando así el
triángulo que compone el Bulaq, forma abreviada con el que se le conoce
en la ciudad.
Su privilegiada situación, junto con el temperado clima nocturno
por la cercanía del río, ha provocado que desde el movimiento de los
Oficiales Libres, su población haya sufrido diversos reasentamientos en
áreas marginales de la ciudad. A principios del siglo XXI, se ha propuesto
El Bulaq toma el nombre del santo local Abu Al Ala que durante el siglo XI protegía de los
cocodrilos a todos aquellos que pretendían cruzar el Nilo por el punto dónde actualmente se
encuentra el puente que une la avenida veintiséis de julio con Zamalek. En su recuerdo se levantó la
mezquita Abu al Ala, al final de dicha avenida antes de cruzar el puente. La tradición popular
mantiene que el morabito está allí enterrado.
121 La fecha conmemora el inicio de la guerra del Yon Kipur en 1973. La derrota de Israel propició la
devolución de la península del Sinaí a Egipto. Actualmente, siguiendo con la construcción de la
nación, ese día se celebra actualmente el día de las Fuerzas Armadas con una gran parada en el estadio
para desfiles construido en Heliopolis. En dicho estadio, en la celebración de 1981 fue asesinado
Anwar as Sadat. Sin embargo, eso no impidió bautizar con esa fecha el puente que fue construido en
1984 por Mubarak para mejorar el caótico tráfico cairota, que únicamente cruzaba a Gizeh por el
puente Tajrir.
120
185
una nueva reordenación territorial que expropiará a los habitantes del Bulaq
más cercanos al hotel Hilton, para la construcción de modernos edificios de
oficinas, tal y como desde los años sesenta se hizo con las zonas limítrofes
al río. De todas maneras, estas relocalizaciones de la población del Bulaq se
han conseguido no sin conflictos con los vecinos, que reclaman mejoras en
los servicios, resistiéndose a abandonarlo, en muchas ocasiones.
Mapa 7. El Bulaq Abu al Ala
La población actual presenta componentes nubios, caso de Mustafa,
desplazados por la construcción de la gran presa de Assuán; recién llegados
a la ciudad de las zonas sayidis del país principalmente, y gente que se ha
asentado allí desde la industrialización que emprendió Muhamad Ali en el
primer tercio del siglo XIX. La densidad de población es alta en torno a los
setenta mil habitantes por kilómetro cuadrado. Podemos categorizar al
vecindario entre las clases medias que presentan niveles educativos de
grados primarios y secundarios, y unos ingresos económicos medianos
(Neupert 1983). Aún así, en muchos de sus callejones, hara, podemos
encontrar personas con ingresos bajos que malviven en una habitación
arrendada con derecho a espacios comunes culinarios y sanitarios, que
obligan a dormir por turnos a las familias numerosas.
El Bulaq ha tenido una historia peculiar que le ha conferido una
identidad marcada frente a otros asentamientos de la ciudad (Abu Lughod
1986). Fundado en el siglo XIII por el Sultán Malik Nasr aprovechando un
retroceso del río, se trataba de una zona residencial para las élites
mamelucas, siendo rápidamente ocupado por príncipes y soldados,
dotándolo el sultán de todos los servicios necesarios. Además, construyó un
puerto, el más importante de la ciudad durante más de cuatro siglos, para
asegurar el comercio con el Delta. Gracias a la importancia del puerto,
durante el siglo XV, se instalaron almacenes, molinos de caña de azúcar y
186
cereales, y mercaderes de azúcar, grano, aceite, y artesanos. A inicios del
siglo XIX, Muhamad Ali planificó en el Bulaq el desarrollo de la industria,
provocando la primera de las relocalizaciones obligatorias de su población.
Las clases altas lo abandonaron para asentarse en los suburbios del norte de
la ciudad. Así, se inició una reestructuración que dejó, como único vestigio
de su esplendor pasado algunas arcadas y puertas. Entonces se ubicaron las
primeras industrias textiles de algodón, de hierro y la primera imprenta en
caracteres árabes. En la actualidad todavía podemos descubrir pequeñas
imprentas y las redacciones de los dos principales diarios egipcios, Al
Ahram y Akhbar al Yawn, en la avenida Gala’.
La segunda de las remodelaciones importantes se produjo con la
Infitah del presidente Anwar As Sadat, que propició buenos negocios para
las clases altas, a mediados de los años setenta. De nuevo, se desplazó a
muchos habitantes para construir edificios de oficinas y hoteles,
convirtiendo al Bulaq en una mezcla de distrito comercial y residencial.
Como símbolo del poder estatal se levantó el rascacielos sede de la Misr
Televisión en la orilla del río. A esta construcción siguió la promoción de
apartamentos de lujo con vistas al río y al lujoso barrio de Zamalek, de esa
manera, sus habitantes, evitaban la vista de las construcciones de los
miembros más pobres del suburbio, que ocupaban las zonas adyacentes al
río. Durante el mandato de Mubarak, la orilla ha seguido remodelándose
con la construcción del lujoso World Trade Center, centro de negocios,
comercial y de ocio; y el paseo junto al río que ha barrido definitivamente la
presencia de las casas flotantes de su orilla.
Tradicionalmente considerado como un centro de oposición a los
invasores, en sus calles se promovió la revuelta que acabó con la ocupación
del país por Napoleón. Por su parte los británicos, durante el periodo de
ocupación, continuamente recibían ataques cuando circulaban por sus hara,
justificando los sucesivos intentos de cambiar su población con las
sucesivas reordenaciones que han intentando su gentrificación. Con la
marcha de las clases altas durante el siglo XIX, se convirtió en un gara
tradicional similar a los del interior de la muralla, siendo bien conocido por
sus futuwwas, que lo protegían de los forasteros y mantenían el orden. Esta
forma de relacionarse con el poder establecido continúa vigente, como
muestra el continuo rechazo de las políticas de relocalización emprendidas
por los diferentes gobiernos, movilizando en los últimos años a su
población, manteniendo una fama de contestario, de mercado negro y venta
de drogas que le dan mala fama frente a otros arrabales, impregnando a sus
habitantes de esta mala reputación.
A pesar de las rehabilitaciones gubernamentales, en muchas
viviendas falta la electricidad y el agua; sin embargo esta falta de atención,
no impide que busquen sus propias soluciones. Mustafa, en su vivienda de
dos habitaciones, una para las mujeres y otra para él y sus hermanos, que
además es el comedor y la sala de estar, consigue la línea eléctrica y
187
telefónica conectándose directamente a los postes que pasan junto a su
ventana, con un cable que debe desconectar cuando se da la voz de que la
policía va a hacer una redada en el gara, no importa cuál sea el motivo, para
luego volverse a conectar. “Cualquier excusa es buena para llevarte a la
comisaría”, comentaba Mustafa.
La avenida Veintiséis de Julio, marca un área seccionada de su
totalidad, aislando su vértice sur. En esa sección las viviendas cercanas al
Hotel Hilton y a la Corniche del Nilo han sido desalojadas a principios de la
década de los noventa del siglo pasado, no sin conflicto, para dotar de los
servicios necesarios a las zonas rehabilitadas, con modernos y lujosos
espacios cercanos al río; convirtiéndolo en un centro de negocios, ocio y
residencial para las clases altas lo que antes era un vecindario de
asentamiento no planificado, con más de doscientos años de historia. La
planificación gubernamental proyecta que, en los próximos años,
desaparezcan todos los asentamientos populares, desalojando todo el
vértice sur para construir áreas de servicios y modernos edificios de
oficinas. En el centro de esta zona conflictiva encontramos la calle Abu
Talib, que en el siglo XIX era un ryad que cruzaba todo el sector sur hasta
desembocar en el puerto, hoy puente del ferrocarril. En la actualidad, esta
calle ha sido seccionada por la construcción del aparcamiento del World
Trade Center.
En la división sur de la calle se localiza el café dónde se reunía la
pandilla de Mahmud; lugar dónde entablé contacto con Mustafa. Este
tramo de la calle de Abú Talib, sin asfaltar, carece de iluminación y cloacas.
Como otras calles de los gara y baladiyat está llena de basura. Junto a los
desperdicios los niños corretean de un lado a otro aunque la noche ya haya
caído hace rato en El Cairo. Gallinas, patos, burros se mezclan con los
vecinos. La falta de iluminación la suple las bombillas que el café y un
puesto de comida barata, ful, taameya y falafel, tienen instaladas para los
parroquianos. Hay que decir parroquianos y no clientes, porque la gente
que está en el café son todos conocidos entre sí, formando una comunidad,
gemeinschaft. Los asiduos, sentados junto a la pared de los edificios, a los dos
lados de la calle, dejan espacio para que pasen coches, motos y bicicletas
por el centro de la calle. Los automóviles circulan con el volumen de los
radiocasetes muy altos, haciéndose notar, saludando los vecinos a sus
conductores.
IV. 1. 1. El usab de la calle Abu Talib y la shela del
qahwa
El centro de reunión de la pandilla de Mahmud es un qahwa en el
centro de la calle Abú Talib. En el interior del café, doce mesas permiten a
los clientes jugar al dominó, al backgammon y a los naipes, en un espacio
saturado que obliga a los fieles a ocupar la supuesta acera, sobre todo en las
188
horas nocturnas. Un mostrador de mármol separa el lugar dónde se prepara
el té, el café o cualquiera de las bebidas que en los cafés tradicionales se
pueden consumir, de la zona para los clientes. El servicio lo compone un
hombre para preparar bebidas e infusiones, y otro para servirlas, que
además tiene la importante misión de preparar las shishas. Un desvencijado
radiocasete y una vieja televisión en blanco y negro, completan la oferta del
qahwa. Sin embargo, su privilegiada ubicación hacen de él un lugar central
para la economía informal y para la interacción social en general; otros
establecimientos similares del área familiar del gara’ de Abu Talib no se
consideran así entre los vecinos, aunque no dejan de tener su clientela. De
esta manera, cada café tiene una importancia diferenciada por las
actividades que gestiona.
La primera de las mesas que ocupan la vía pública, estaba ocupada,
la mayoría de las veces, desde la oración del magrib hasta bien entrada la
noche, por el único fiel vestido con traje y corbata de importación. Todos
los jóvenes que llegan al café, incluidos Mahmud y Mustafa, saludaban
respetuosamente al hombre de la corbata. Se trata de un miembro del hara,
que recaudaba el alquiler de pisos, controlaba la ubicación de los puestos
ambulantes y, gracias a su red de conocidos, reclutaba trabajadores para la
construcción y otras actividades manuales. Su actividad diaria es estar allí,
recaudar el dinero de los alquileres y controlar los negocios informales, es el
mualim del primer sector de la calle Abú Talib. En este sentido, por la tarde,
cuando llegan al qahwa los adultos después de su jornada laboral, inicia su
tarea de reclutamiento de los trabajadores informales para el día siguiente.
Los hombres se sientan en las mesas del café y los va llamando para
asignarles la tarea del día siguiente. En su red hay todo tipo de profesiones.
Es la empresa de trabajo temporal del hara. Como mualim debe conocer el
motivo de nuestra presencia allí y es Mahmud quién le pone al día. Las
actividades de este personaje, así como su indumentaria, le convertían en un
serio aspirante a baltagi, nombre con el que se conocen a los miembros de
las redes informales que controlan los negocios legales e informales.
Mustafa, por su parte, sospechaba que este sujeto era además miembro de
la policía secreta o al menos un confidente. Esa era la razón por la que
Mustafa prefería hacer sus negocios en pequeños qahwa de su callejón, al
otro lado de la avenida veintiséis de julio o en los cafés del Downtown,
dónde el anonimato permite mayor libertad en las conversaciones.
El área familiar dónde se reunía el usab de Mahmud estaba
delimitado por un pequeño puesto de comida rápida de la calle, el qahwa en
el centro de la calle y el hara dónde se encontraban las viviendas de
Mahmud y Tawfiq. Formaban el grupo jóvenes nubios esencialmente, Tona
de diecinueve años, Mustafa de dieciocho años, Tawfiq, nacido en Mali,
también de diecinueve años; Tareq de veinte años, el hermano de éste,
también Tawfiq, de dieciséis años, al que todo el mundo llama Taw Aswad,
189
por el color negrísimo de su piel, y el propio Mahmud122. Sin embargo, este
conjunto de jóvenes no forma la usab del hara, la pandilla es más amplia y se
reúne con motivo de partidos de fútbol, mawlids o bodas. Estos pequeños
grupos, que se ven cada día y pasan siempre juntos todo el tiempo que
pueden, son conocidos como shela. Podemos entender la relación
establecida entre shelas y usabs como grupos de solidaridad segmentaria, con
su futuwwa actuando como líder y estableciendo relaciones entre las distintos
shela hasta formar la usab de la calle Abu Talib.
Al final del ryad, los bajos del inmueble donde residían Mahmud y
Tawfiq eran frecuentados por la shela para fumar bango123. Allí, en la puerta
de entrada al edificio el mualim, Darsh, recibía una libra por cada cigarrillo
que se liara. Los chicos entraban en ella y se sentaban en alfombras
plásticas, únicos enseres de la habitación, con las ventanas cerradas y
tapadas por papel de embalar. En una hoja de papel de periódico se
amontonaba la marihuana, con el tallo, la hoja y los cogollos, liaban los
cigarrillos pagados y los fumaban inmediatamente en la misma habitación,
saliendo a la calle de nuevo, sin la posesión de la sustancia que les acarrearía
problemas con la ley. Cuando conseguían un poco de dinero, habitualmente
como recaderos o en pequeñas labores de vigilancia de puestos ambulantes
encomendadas por el mualim del qahwa, lo gastaban en unos cigarrillos de
bango y en consumiciones en el café. Taw Aswad, era el principal comercial
del mualim del bango, aunque el resto de miembros del grupo también
buscaban posible clientela, ofreciéndolo a la entrada de la calle Abu Talib
por dónde podía rondar algún jawaga despistado. De esa manera podía
obtener un poco de dinero, y faruq gratis para él y sus zamala124.
Así, pasaba el grupo la mayor parte del día: en la calle Abu Talib
buscando pequeñas oportunidades económicas que les permitirán
satisfacer, aunque de forma limitada, sus necesidades juveniles. Se trata de
mocerío que se ausenta de la escuela secundaria y espera que llegue el día
para iniciar el servicio militar que supondrá, en su caso, dos o tres años
alejados del shela y del hara, al no contar con estudios secundarios que les
permitan la entrada en la universidad. Este absentismo escolar facilitado por
la ausencia de un control rígido parental, les permite disfrutar de la libertad
en las relaciones que ofrece el shela continuamente. En ausencia de adultos,
está permitido fumar, hablar groseramente, buscar el conflicto con las shela
y las usab rivales para construir su prestigio, que estará en juego en un
partido de fútbol, por ejemplo.
No se trata de mi informante principal Mustafa, que ya había hecho el servicio militar y no
formaba parte de esta pandilla de amigos.
123 Principalmente la procedencia de la planta es el delta del Nilo, el hachís se fuma principalmente en
las bodas en los suburbios tradicionales y populares, es más asequible al exiguo bolsillo de estos
jóvenes
124 Es otro de los nombres que se usa coloquialmente para el cannabis, en su forma resinosa conocida
como hachís. Toma su nombre del rey Faruq que gobernó, al suceder a su padre Fuad, entre 1936 y
1952, fecha en que tuvo que marchar al exilio tras el golpe militar, del que era conocida su afición a
fumar cannabis.
122
190
Siguiendo las categorías socialmente establecidas para el ciclo vital,
los podemos reconocer como personas en su primera juventud. De todos
ellos, sólo Mahmud tiene un empleo. Esa independencia económica le
asigna un prestigio entre el grupo que le permite ejercer cierta autoridad,
encargando pequeños recados a los miembros del shela. La responsabilidad
laboral de Mahmud le ha pintado un naciente bigote, simbolizando la
incipiente muruwwa que empieza a desarrollar al seguir un horario y
someterse a las jerarquías laborales. A excepción de Mahmud y Tareq, que
estudia leyes en la universidad de Al Azhar, el resto son “fadda, los que no
hacen nada, ni trabajan ni estudian, sólo se dedican a hacer lo que les da la
gana” como los define Mahmud, sin responsabilidades parentales ni
laborales. Entre los fadda que forman el shela, la cotidianeidad de las
relaciones establecidas ayuda a construir una cultura común basada en un
lenguaje propio, que incluye la designación de sus miembros con motes, y
una estética de arraigo al grupo basada en una vestimenta similar,
incidiendo en la construcción identitaria de sus miembros. En primer lugar
destaca, la utilización de gominas y cremas para alisar el cabello rizado que
todos ellos, por su origen subsahariano, presentan. Es una influencia de la
valorización positiva del modelo juvenil de la cultura dominante, de tipo
árabe y con el cabello liso, y la valorización negativa de los tipos étnicos
africanos ausentes de las representaciones culturales dominantes. En este
sentido, la ausencia de bigote y barba entre estos jóvenes también responde
a la valorización positiva del modelo del púber bien afeitado, cuyos valores
son la futuwwat, frente al modelo de barbudo que se asocia negativamente a
los islamistas. Aunque la precariedad económica impide que esta estética de
arraigo esté basada, únicamente, en las prendas de vestir, la posesión de una
cazadora de nylon y unos tejanos es experimentada como elemento
diferenciador con otros jóvenes, que deben vestir las prendas que reparten
las agrupaciones caritativas o la galabiya. Por otra parte, no podemos
considerar el uso de chancletas como elemento de esta estética de arraigo.
Al estar constituido el grupo por jóvenes de clases medias bajas, no tienen
acceso a una economía que les permita usar otro tipo de calzado, a
diferencia de Mahmud que, a pesar de su bajo sueldo, puede permitirse
comprarse un par de zapatos por temporada125.
En la forma en que se saludan se pueden observar diferencias que
delimitan su proximidad afectiva. El saludo habitual es el de ma’asalama, una
forma abreviada del tradicional as salam u al aykum, que usan otros jóvenes
afectos fuertemente con el Islam, tal y como hace continuamente Maher del
que hablaremos más adelante. Entre los miembros del usab una palmada en
la mano indica la lejanía. El saludo se convierte, gradualmente, en más
efusivo, hasta llegar a los cuatro besos en las mejillas de los amigos
próximos, son sadiqi. Esta categoría implica una estrecha relación entre los
El sueldo de Mahmud ascendía a doscientas cincuenta libras al mes, mientras que el precio de un
par de zapatos puede llegar a las ciento cincuenta libras.
125
191
individuos que se designan de esa manera. Entre los casos observados, esta
relación implica a dos jóvenes que fraternizan, suponiendo un sentimiento
de cariño, reciprocidad e intimidad en un trato muy parecido al que dos
adolescentes de distinto género podrían mantener, si el férreo control
ejercido por la parentela y el vecindario no lo impidiera126. En algunas
circunstancias, estas relaciones implican también elakat atifiyah, relaciones
emocionales que tiene que ver con el sexo, siendo entonces ashab, amantes
masculinos127. Además, el compartir este tipo de relaciones secretas propicia
la aparición de fuertes solidaridades entre ellos, como ya señaló Simmel.
Habitualmente se establece entre aquéllos de la misma edad, compañeros
de estudios y residentes en el mismo edificio.
Las relaciones sociales, incluidas las generacionales e
intergeneracionales, están marcadas por la jerarquía que se establece en los
grupos formados espontáneamente aunque sea por un espacio de tiempo
pequeño. La categoría también se establece mediante la edad. Los adultos
tienen autoridad sobre los jóvenes, y entre ellos los que están en la segunda
juventud sobre los que están en la primera. Estas diferencias se escenifican
en la separación entre edades en las mesas de juego: adultos, los que han
realizado el servicio militar y los fadda. A los jóvenes que lo han realizado,
sin embargo, sólo se les permitirá jugar en las mesas de los adultos una vez
hayan contraído matrimonio, estableciendo así las distinciones en el seno
del grupo de parroquianos. El dominio de los juegos más populares entre
los jóvenes en el qahwa, en este caso el dominó, también ofrece la
posibilidad de aumentar el prestigio. La versión del juego más popular en El
Cairo permite jugar a tres personas. Se cogen nueve fichas ganando el que
se apunta ciento cincuenta puntos, contando los tantos de los demás cada
vez que uno de ellos domina el juego en todas sus variedades. Es habitual
que cuando alguien hace una jugada importante repique fuertemente en la
mesa de mármol protegida con un tapete verde. Entre los gritos de los
parroquianos por las jugadas, los repiquetes de los dados del backgammon
y de las fichas del dominó; el ruido en el local es ensordecedor. Así pasan el
tiempo de ocio, jugando al dominó sobre todo a partir de la oración del
magrib, marcando el fin de la jornada laboral para aquellos que tienen un
trabajo en la economía formal, porque las economías informales son otro
asunto muy diferente. La excepción son los jueves después de esa oración,
En este sentido Malek Chebel, para el contexto magrebí, achaca este tipo de relaciones entre
jóvenes al sistema educativo “desde la primer infancia, definiendo el marco en el que está permitido
buscar sus objetos de catexis y donde puede producirse la confluencia del deseo. La separación
precoz de sexos es algo que cada adolescente experimenta con un regreso a conductas de
compensación y autoerotismo. El compañerismo de las pandillas de adolescentes y postadolescentes
no está desprovisto de la ternura que encontramos en los comienzos de las relaciones
heterosexuales… Más bien se concibe como una disposición plástica que coloca al niño y adolescente
magrebí en una situación virtual propicia a la catexis homosexual” (Chebel, Barcelona 1997: 37). La
validez de esta afirmación para el contexto cairota se asienta en las similitudes entre ambos sistemas
educativos que proponen la separación de géneros desde la enseñanza secundaria.
127 Nos referimos a la satisfacción de necesidades sexuales entre adolescentes no a verdaderas
relaciones homosexuales, que cuando existen siempre son calificadas de elakat maslaha, relaciones
basadas en el interés, que puede no ser exclusivamente económico.
126
192
tiempo en el que, si la economía lo permite, se busca un local para jugar al
billar americano en un café occidentalizado o para ir a beber unas cervezas
a zonas aisladas pero, en muchas ocasiones, se alarga la noche hasta la
oración de la madrugada, fajr. Estas actividades, por otra parte, son
cotidianas para el shela de Walid por su capacidad económica,
convirtiéndose en uno de los principales diferenciadores de los jóvenes, que
les permite, como a Walid, un consumo de actividades de ocio de mayor
gasto, el uso de vestimentas valorizadas entre la población juvenil, en su
mayoría de marcas occidentales y, sobre todo, el uso del teléfono móvil
como medio de comunicación que permite salvar el control parental de las
conversaciones. Son este tipo de personas los que, superficialmente,
pudieran parecer formar parte de esa juventud global marcada por el
consumo y por el uso de las nuevas tecnologías.
El ejercicio del poder de los adultos en este espacio puede
ejemplificarse con una situación en la que en el qahwa, a diferencia de otros
días, en el radiocasete sonaban los populares temas del High Quality Saba’, la
música de moda entre los jóvenes fadda, cosa extraña porque en este café no
era habitual que se tuvieran en cuenta la peticiones juveniles128. Esta especie
de golpe de estado de los jóvenes estaba propiciado por la escasa presencia
de adultos en el café: sólo una pareja de hombres jugando al backgammon
en una mesa del fondo. A medida que iban pasando los minutos la
presencia adulta iba en aumento. Cuando los fieles habituales habían
tomado el interior del café, a excepción de la mesa ocupada por los fadda,
uno ellos, de unos cuarenta años, con un bigote muy grande que siempre
vestía una galabiya, obligó al camarero a quitar la cinta y encender la
televisión, provocando la desaprobación de los jóvenes. Sin embargo, los
adultos habían conseguido su propósito, seguir en la televisión un partido
de fútbol entre el Ahly y el campeón nigeriano, valedero para la Copa de
Campeones de África. Los adultos habían ejercido su autoridad basada en la
edad, y los chicos debieron marcharse con la música a otra parte, a una
mesa fuera del café siguiendo con la partida de dominó y utilizando un
radiocasete de un coche que había aparcado, para seguir con su fiesta
particular. Finalmente, el alto volumen de la música provocó el enojo de los
adultos que seguían el fútbol, también a todo volumen, y el mismo sujeto
que les había obligado a abandonar el interior del café, ejerciendo su
autoridad, manda, de nuevo a los chavales, con muy malos modos a
desconectar definitivamente el radiocasete.
Este es un ejemplo de cómo se ejercen las autoridades basadas en
la edad en las relaciones sociales. Así, la sociedad patriarcal, adulta, que
impone sus criterios a miembros de otros grupos de edad, ha entrado en
acción, impidiendo la conducta espontánea de los chicos en su presencia,
que en este caso se han quedado sin su fiesta particular. Si bien es cierto que
en la actitud de la shela existía un atisbo de rebeldía, mostrando que no todo
128
Se trata de una producción musical recopilatoria de los éxitos del año.
193
es consentimiento, buscando, más que el enfrentamiento directo, fórmulas
para burlar la autoridad del mundo adulto, ya sea mediante la creación de
confidencialidades con los amigos; o buscando, además de la ausencia de
adultos, la compañía constante de los zamala de la shela, es decir de
miembros del grupo generacional, así los jóvenes construyen su propia
cultura. Sin embargo, este tipo de relaciones jerárquicas surgen
continuamente en el interior de los grupos. La autoridad, se establecerá, en
cada momento, en dependencia de las características del grupo: autoridades
basadas en la edad, en el poder económico o en el prestigio religioso de
alguno de los miembros del grupo, como el que ejerce Maher por su
reputación familiar. Teniendo en cuenta este carácter jerárquico de las
relaciones sociales en el hara, comprenderemos mejor la importancia del
futuwwa para el establecimiento de relaciones, también jerárquicas, entre las
distintas secciones del barrio. Así, el futuwwa se convierte en un mediador
cuyos juicios influyen en la valorización de los miembros del grupo y de las
usab rivales.
IV. 1. 2. Mustafa y el hara del Bulaq Abu al Ala
Mustafa como ya hemos señalado, no formaba parte ni de la shela
de Mahmud ni de la usab de la calle Abu Talib129. Era la economía informal
la que unía a ambos nubios; Mahmud le procuraba contactos de frangis
recién llegados a la ciudad. Además Mustafa, que ya había hecho el servicio
militar, buscaba sus zamala entre personas que podríamos clasificar en el
grupo de la segunda juventud. Así sus compañeros en el tiempo libre, eran
Ahmed, de veinticuatro años de edad oriundo de Zagazig, una población de
doscientos mil habitantes en la zona del Delta; Walid, al que conoció en la
facultad de leyes ambos con el servicio militar cumplido, gracias al cuál
pudo encontrar un empleo estable en la compañía de consumibles
informáticos en la que trabajaba, y ante todos su inseparable primo
Ibrahim, su sadaqa, con el que había vivido la niñez y la primera juventud en
el hara junto a la calle Veintisiete de Julio, en la que creció Mustafa. Hemos
de entender el hara, en este caso, no como un área familiar como la
presentada en la calle Abu Talib, sino como una extensión de los espacios
privados residenciales.
Si bien es cierto que la relación de Mustafa con el Bulaq hacía
tiempo que había dejado de ser tan intensa, a consecuencia de su vida
laboral principalmente, como lo era entre los miembros de la shela de la calle
Abu Talib, la forma de vida que se desarrollaba en su hara, ejercía su
influencia en la construcción de su identidad. No en vano cuando acabó el
bachillerato y antes de incorporarse a la milicia, se pasaba el día en la calle
hablando con amigos, jugando al fútbol en la calle, y en los cafés. Como
Mustafa, pasaba el metro ochenta y era de complexión fuerte, lucía un bigote bien cuidado y no
ocultaba su pelo negro ensortijado con gominas como era el estilo dominante entre los jóvenes
nubios.
129
194
veremos la conciencia política de Mustafa, su marcador personal más
prominente, tiene en su lugar de residencia su elemento determinante
principal. Su residencia se localizaba en un pequeño callejón del Bulaq, al
norte de la avenida Veintiséis de Julio130. La entrada a su hara estaba
controlada por un vendedor de frutas ambulante que reconocía a todos los
miembros de la comunidad. El callejón de Mustafa tomaba el aspecto de un
barrio tradicional. Por la noche, bien entrada la madrugada, el hara mantenía
una actividad casi normal; sólo se echaba en falta el ruido ensordecedor de
los talleres de los trabajadores manuales y la presencia de mujeres en la
calle. Tiendas abiertas, gente sentada en el qahwa de la calle, niños jugando,
bicicletas y motos, circulando por la estrecha calle. En la mezquita del hara
de Mustafa, en la parte de atrás del consulado italiano, en un espacio
separado de la calle por unas rejas reservado para los creyentes que no
pueden acceder al edificio durante las plegarias, la gente sin techo dormía en
las esterillas de oración. Esta mezquita es privada, es decir no controlada
por el Ministerio de Asuntos Religiosos. Está dirigida por los Hermanos
Musulmanes que, además, reparten ayuda entre los más pobres del
vecindario recogiendo el zakat directamente. La apertura las veinticuatro
horas del día de este tipo de mezquitas dirigidas por el grupo islamista y la
administración del zakat, son los principales motivos de enfrentamiento
con el gobierno, que pretende controlar esas actividades del grupo. A esta
mezquita es a la que acudía Mustafa a realizar la plegaria del viernes, cuando
la practicaba, y con motivo de las grandes celebraciones del año musulmán;
además de pedir consejo al shaijk, ante las contradicciones que la vida
cotidiana puede presentar para una persona que se tiene por un buen
musulmán, como en el caso de la cerveza sin alcohol ya comentado, en
relación con el que no se sintió tranquilo hasta que el sheyjk le resolvió sus
dudas.
En este ambiente había crecido Mustafa que tenía veintisiete años
en el momento de la investigación de campo. Su residencia ocupaba la
primera planta de un viejo edificio de cuatro pisos, ejemplo de la densidad
horizontal que presentan las zonas tradicionales y populares, carecía de agua
potable y tomaba la electricidad de la calle directamente, como ya se ha
dicho. El piso, tenía dos habitaciones y una pequeña cocina en la que se
encontraba también la ducha, mientras que el retrete había sido separado de
la cocina por una pequeña puerta de acordeón. La habitación más grande,
un cuarto empapelado en colores crudos con motivos vegetales, tenía como
mobiliario tres sofás rodeando la habitación. En esos muebles dormían los
tres, dos hermanos y su primo, cuando estaban en casa. En una vieja
estantería, las fotografías de los niños y, en un lugar destacado, la del padre
fallecido presidiendo la estancia. Llamaba la atención la inexistencia de
cuadros en las paredes con caligrafías doradas de la shahada o la primera
Se notará la ausencia de designación con un nombre del hara de Mustafa. Es habitual que los
nombres de los callejones no tengan ninguna relevancia o que sencillamente no existan. Así el lugar de
residencia de Mustafa se designaba como el callejón dónde está el puesto de frutas.
130
195
sura del Corán, presentes en otros hogares musulmanes. Con la ventana
abierta de esta habitación se podría dar la mano a cualquier transeúnte del
hara, por la poca altura de la planta. Esta ausencia de privacidad es la que
permite entender el callejón como una extensión de la vivienda, de ahí que
muchos residentes usen el lib il shuruug, para transitar y ocupar los espacios
del hara, sintiéndolo no como un área familiar o un espacio público, sino
como un espacio privado en el que se establecen relaciones de parentesco
ficticio con los vecinos. Así, cualquier presencia ajena al callejón debe ser
anunciada al resto de la comunidad y acudir con un miembro de la misma,
por lo menos al principio, para que explique los motivos de esa irrupción
extraña, evitando al mismo tiempo las habladurías de la opinión pública del
hara.
IV. 1. 3. Familia, religión y servicio militar
Desde la muerte de su padre, Mustafa vivió con su madre, sus
hermanos, su tío y sus hijos, siendo Mustafa el menor de cuatro hermanos.
La ausencia del padre ha propiciado una fuerte relación con su madre. Su
primo, de su misma edad, es como un hermano para él, su único sadaqa, ya
que al poco tiempo de la muerte de su padre, hace diez años, el núcleo
familiar de Mustafa se unió a la unidad doméstica del hermano de su madre.
La muerte del padre marcó la vida de Mustafa. Con mayor libertad para
decidir que cualquier chico de su edad, su hermano mayor se convirtió en
guía para sus decisiones, pero sin la férrea autoridad que representa la figura
del padre en las sociedades árabes, cuya presencia continúa presidiendo la
habitación principal del piso del hara de Mustafa, como reconocimiento al
creador de la saga, honrando su memoria. Además, siguiendo la tradición
islámica, que se entiende que caracteriza a los nubios, el piso no ha sido
rehabilitado y está en las mismas condiciones en que estaba cuando
aconteció la muerte del patriarca. Ese luto material que impide la
rehabilitación de la vivienda se extenderá por un período no inferior a diez
años.
Desde el matrimonio de su hermano mayor con una maestra y la
compra de un piso en Helwan, su madre se trasladó allí para estar mejor
atendida debido a su avanzada edad, aunque en las ocasiones festivas
menores el piso del Bulaq, sigue siendo el centro de reunión de la
progenie131. Mustafa, tiene otros dos hermanos casados que viven en Kom
Ombo y Asuán respectivamente, con los que no tiene excesiva relación en
los últimos tiempos. Estas dos ciudades, antes del servicio militar, eran
consideradas por Mustafa como una extensión de su área familiar por la
frecuencia con la que efectuaba sus visitas. Sin embargo, desde la entrada en
la universidad y en el mundo laboral, ha dejado de visitarla, aunque las
Zona residencial en torno a la zona industrial creada en los años sesenta por Nasser al sur del Gran
Cairo, donde finaliza la línea uno del metro, lo que la convierte en una zona privilegiada, dónde se
mezclan elementos de los barrios populares con elementos de los occidentalizados.
131
196
recuerda como el lugar de origen del linaje del que recibe su identidad
étnica nubia, del que fueron arrancados por el Estado; una tierra sin mal,
paraíso perdido al que desearía volver para olvidar la dura vida que le han
obligado llevar en El Cairo. Mantiene los lazos y el simbolismo étnico
político por las visitas periódicas de su madre acompañada de su hermano,
sobre todo para pasar las festividades religiosas importantes como la del
Aid al Kibir o las vacaciones del final de Ramadán. Su cultura parental le ha
legado un espíritu crítico frente a los gobernantes, con Nasser a la cabeza,
por el perjuicio que para los nubios supuso la construcción de la presa de
Assuán. Como hemos señalado, las expropiaciones obligatorias de algunas
zonas del Bulaq de construcción no planificada, y la falta de servicios ha
acentuado esa actitud crítica ahora frente al gobierno de Mubarak. En el
imaginario del nubio, sólo Anwar As Sadat, de fenotipo negro, que intentó
una reconstrucción económica de las deprimidas zonas del sur de Egipto,
se ha salvado de la imagen depredadora hacia el país nubio, que para él
tienen otros gobernantes. A pesar del discurso dominante que afirma que
no existen diferencias entre árabes y nubios, como ya hemos señalado es
difícil encontrar miembros de este grupo cultural en las capas altas de la
sociedad. Aún así, la opinión dominante les atribuye sinceridad y
honestidad, siendo muy apreciados, nótese la ironía, como sirvientes y
cocineros. Como vemos existen límites entre las dos comunidades que son
creados tanto desde el interior del grupo, como por la imagen que se les
presupone desde el exterior.
Si observamos la carta de parentesco de Mustafa, llaman la atención
sus diez hermanos, de los que cinco murieron a los pocos años de vida,
confirmando la alta tasa de mortalidad infantil en las zonas rurales, ya que
parte de la familia se trasladó a El Cairo como consecuencia de la
finalización de la presa de Asuán en los años setenta132. El último de ellos,
murió trágicamente con trece años, al contar Mustafa con once, al caer al
río cuando jugaban juntos en la orilla. Así, Mustafa sólo mantiene una
estrecha relación basada en el parentesco con su hermano de Helwan y con
Ibrahim, el hijo del hermano de su madre, de ahí que no sea capaz de
precisar el género del último de los hijos de su hermano mayor. Además,
dos características diferencian la carta de parentesco de Mustafa de la del
resto de informantes, como consecuencia de su cultura parental nubia. La
primera de ellas es la capacidad que tiene de poder incluir en sus relaciones
de parentesco la línea matrilineal, que como veremos, no aparece en los
La elaboración de las cartas de parentesco de los informantes principales está basada en las
respuestas que los informantes dieron a la pregunta: “¿Cuántos familiares eres capaz de recordar?”
Esta técnica nos permite interpretar ausencias o presencias en términos de intensidad de las relaciones
mantenidas entre los miembros del grupo de parentesco. En principio esta actividad generaba
suspicacias entre los informantes, pero después de realizar un pequeño número de ellas, se me
acercaban los zamala de los informantes principales y prácticamente me obligaban a que les realizara
“el juego de la familia” y les facilitaba una copia una vez elaborada definitivamente. La rivalidad por
conseguir mi presencia junto a ellos en el qahwa de su hara se asentaba en el prestigio que obtenían al
relacionarse con un occidental y conseguir que paseará con ellos por el vecindario. Por mi parte,
aceptaba todas las invitaciones para reunir una buena cantidad de cartas de parentesco.
132
197
informantes con una cultura parental tradicional, caso de Maher y Walid,
que se refleja en la estrecha relación con el hermano de su madre que se
hizo cargo de la prole con la pérdida del padre. La segunda hace referencia
al matrimonio de su única hermana viva con uno de sus primos, en una
costumbre frecuente entre los nubios para asegurar la reputación parental,
cuando uno de sus miembros femeninos no ha contraído matrimonio en
una edad considerada socialmente apropiada. Esta dificultad de contraer
matrimonio para las nubias en El Cairo -el matrimonio de su hermana se
produjo en Kom Ombo-, se acentúa si tenemos en cuenta la prohibición
para las nubias de casarse con hombres no nubios. Este tabú matrimonial
no puede asimilarse al que impide a las musulmanas casarse con un no
musulmán, se trata de una prohibición estatuaria relacionada con la
endogamia del grupo.
Fig. 4. Carta de parentesco de Mustafa.
Sin embargo, el matrimonio mixto si está permitido para los
hombres en una interpretación de la etnoteoría procreativa ya analizada,
que asegura que son los hombres los que insuflan la vida al embrión133. De
esa manera, la comunidad se asegura que un embrión de un matrimonio
mixto será siempre musulmán o nubio. Se mantienen así los límites étnicos
desde el interior del grupo, aunque comparta con la cultura dominante el
celo ante presencias alienas en la vivienda para preservar la honorabilidad
del grupo de parentesco. Aún más en un hara en el que la privacidad es
negada continuamente por el control que ejerce el vecindario y que se
externaliza en la opinión pública. Así, mi presencia siempre era avisada por
teléfono por Mustafa para que las mujeres, si estaban en el piso, estuvieran
a buen recaudo y se convirtieran en una sombra negra. Esta ocultación del
género femenino es extensible a las áreas familiares, que si bien durante
todo el día aparece como el espacio femenino por excelencia, al caer la
noche, con la presencia masiva de hombres que han terminado sus tareas
habituales, desaparecen de ellas.
Con todo ello vemos, cómo el lugar de residencia influye en la
construcción de la persona, valorizando aspectos sociales como el espacio
que deben ocupar las mujeres a diferentes horas del día para conseguir
De ahí que la población copta siga perdiendo miembros ya que la norma prohíbe a los hombres
coptos casarse con musulmanas y no al contrario.
133
198
salvar su reputación. Dicha socialización en los valores dominantes se
refleja en su consideración sobre el papel de las mujeres en la cotidianeidad:
“que son seres naturalmente diferentes a los hombres y por eso tienen un
estatus especial en el Corán”, afirmando la subordinación de las mismas,
según manifestaban tanto Mustafa como Maher y Mahmud. Siguiendo con
el modelo dominante transmitido por la cultura parental a Mustafa se
entiende que en su discurso prefiera los hijos a las hijas: “Los chicos ayudan
a los padres en la vejez, es una contradicción que viene del campo, el
hombre trabaja duro en el campo, es fuerte y necesario para esa vida.
También tener muchos niños es señal de virilidad... protege sus propiedades
de los robos y otras cosas: venganzas, disputas por la tierra… Esto era así
hasta ahora, una chica es diferente. El Cairo es diferente, es una ciudad,
ahora la ciudad ocupa los pueblos y cambia los hábitos: vestidos, televisión,
satélite, qahwas modernos, los campesinos cultivan con walkman, pero las
preferencias siguen igual mejor chico, que chica, en la ciudad. Muchos
habitantes de la ciudad han venido del campo, eso desaparecerá después de
mucho tiempo, más de cuarenta años… más de una generación… Para mi
es igual un chico que una chica, es un regalo de Dios, intentaré enseñarle
igual… Pero prefiero chicos y chicas mezcladas, si no se consigue se sigue
intentando, por eso hay gran cantidad de niños. Si nacen solo niñas se
busca otra mujer, para que tenga niños, pero también es porque al hombre
le gusta la variedad, para poder escoger niños y niñas”.
Además del sistema educativo, en el caso masculino, el servicio en
el ejército se convierte, como hemos señalado anteriormente, en una forma
esencial de interiorización, o mejor de in-corporación, de la cultura
dominante, cuyo mejor ejemplo es la jerarquización de las relaciones, ya sea
en la esfera pública o en la privada. Y decimos in-corporación porque la
milicia supone una separación de la persona de sus áreas familiares, de su
vida cotidiana y un traslado a áreas alejadas del país, que impedirán el
contacto físico, antes habitual. Además, supone un tratamiento del cuerpo
del recluta con cambios visibles en la persona, que van desde el corte del
cabello, hasta el ejercicio físico pasando por la vestimenta. Esta experiencia
supuso para Mustafa, a pesar de no ser recordada con agradó al sufrir
prácticas humillantes de sus superiores por su origen étnico, aprehender la
disciplina necesaria para afrontar las obligaciones que depara la vida con
responsabilidades que le espera al abandonar el ejército, y el autocontrol
frente a sus superiores, es decir, la sumisión al sistema jerárquico. En su
caso, el año que pasó en la provincia del Sinaí al servicio del gobierno, fue el
corte vital para iniciar su reintegración a la sociedad, completada cuando
contraiga matrimonio.
Así, Mustafa recuerda su vida anterior al servicio militar entre las
filas de los fadda como una vida dominada por la irresponsabilidad: “me
dormía en cualquier parte y abandonaba las obligaciones, o si había un
partido de fútbol perdía las formas gritando, saltando e incluso golpeando a
algún amigo por la rivalidad”. Mustafa comprende el año que estuvo
199
sirviendo en el Sinaí “como una necesidad desagradable en la vida de
cualquier hombre para endurecerlo y que deje de ser un niño”. Para él, sólo
los individuos que se han iniciado en el mundo laboral desde pequeños
pueden no tener necesidad de la experiencia vital militar porque “el trabajo
te convierte en un hombre”. Pero muchas personas necesitan de este
entrenamiento para ser hombres y dejar que cualquier cosa les aparte de las
obligaciones. Mustafa pensaba explícitamente en los hijos de las clases altas
egipcias, ocultando un conflicto de clase que reaparece continuamente
cuando se tratan temas como el matrimonio o el ocio, como se verá más
adelante. A Mustafa su paso por el ejército le permitió aprender a
controlarse, porque para él un hombre es aquel que se autocontrola, es
disciplinado y no manifiesta abiertamente sus sentimientos. “Si esto no lo
consigues por ti mismo entonces necesitas del ejército para conseguirlo”.
En su caso, lo que el paso por el ejército marca, es el fin de la primera
juventud, del tiempo de ser fadda, de hacer lo que te da la gana, y empezar a
pensar en conseguir el dinero necesario para poder contraer matrimonio.
Pero, la ausencia de control parental sobre su vida le permitía una
independencia difícil para otros jóvenes de su edad, que, por ejemplo, le
permitía decidir sobre el camino a seguir en su vida sin rendir cuentas a la
familia patriarcal, y le dotaba de un pensamiento crítico y un individualismo
ausente en otros sujetos de su misma edad. De esa manera, el matrimonio
era un objetivo relativo para él. Además, contaba con el beneplácito de su
hermano mayor para estudiar contabilidad que, al poco tiempo, abandonó
para enrolarse en la Facultad de Derecho de Ayns Shayms, donde conoció a
Walid. Como vemos, el servicio militar marca un límite construido entre los
que todavía no lo han realizado y aquéllos que ya han pasado por esa
experiencia, propiciando ciertos comportamientos y presentaciones del yo
permitidos para unos y no esperados en los otros. Vemos de esa manera la
determinación de la biografía individual que se consigue desde instancias
gubernamentales, homogeneizando lo heterogéneo, en un ejemplo del
proceso de individualización y que en este caso es fruto de la
modernización del país.
La religión islámica es una de las formas de interiorización de los
valores dominantes más importante en la sociedad cairota. Mustafa, cuando
es interpelado por su naturaleza, elige definirse como musulmán antes que
como nubio. Para Mustafa “la oración es una cosa que se debe hacer con
concentración y entrega y la mayoría no cumple con eso cuando reza en
cualquier parte, lo hacen así por hipocresía, para que todos crean que son
buenos creyentes”. Asimismo, no es relevante para él cumplir a toda costa
los preceptos, se trata de perseverar en el esfuerzo, ser cada día un poco
mejor; pero es consciente de sus transgresiones religiosas, porque sabe qué
es humano y no pretende ser el mejor de los creyentes. Mustafa, con una
religiosidad invisible, puede ser considerado como un protestante porque
piensa en la religión como conducta moral más que como exhibición
pública. En este sentido, valoriza positivamente su virginidad, que no
perderá hasta que contraiga matrimonio porque las relaciones sexuales antes
200
del matrimonio están prohibidas en el Islam. Por otra parte, su
conocimiento del árabe clásico conseguido en las clases de derecho en Ayn
Shayms le permite leer el Corán, forjando, de esa manera, una
interpretación personal del texto sagrado, apartada tanto de la versión
mercantilista de la religión oficial del Estado como de aquellos aspectos que
le suponen una critica a sus hábitos, del rigorismo de una lectura al pie de la
letra. De esa forma, el texto religioso, como texto alegórico, le permite
justificar todo aquello que le interesa.
Para él la Sharia, como código de organización de la totalidad de la
vida humana, es inmutable como el Corán y todo lo que contiene. “Es un
libro escrito por Dios y no por los hombres”. Es la “Madre de todas las
Leyes, es una constitución para los hombres” que sirve de inspiración al
resto de leyes que sí pueden ser cambiadas por las necesidades humanas134.
Para él, la organización social justa es la “enviada por Dios a los hombres”,
pero su cultura parental y la enculturación recibida en el vecindario le lleva a
considerar que en Egipto está corrompida, “sólo se hace lo que interesa al
gobierno”. Así, religión y política aparecen como campos semánticos
imbricados que se confunden hasta el punto de que para Mustafa
únicamente los Ajwan, nombre con el que se conocen a los Hermanos
Musulmanes en el Bulaq, trabajan en el sentido de crear una organización
islámica y, por tanto, más justa por el hecho de que es “la sociedad que
Dios ha ordenado a los hombres”. El conflicto presente en el Bulaq,
implementando formas para la construcción identitaria, le sitúa
políticamente en la disidencia y le permite construir su discurso crítico,
culpando al gobierno de mantener a los egipcios en la pobreza y en la
ignorancia, impidiendo cualquier atisbo de cambio por vía política: “Como
se puede pensar en hacer frente las leyes de los hombres si el gobierno
mantiene a la gente con la única preocupación de buscarse el sustento
diario, no se pueden preocupar de otras cosas… Aquí nadie sabe el nombre
de los ministros por ejemplo, nadie piensa más allá de comer cada día…
son como animales… porque el gobierno los mantiene así”. Para él, “sólo
los Hermanos intentan oponerse al régimen” trabajando por el istislah, el
bien común. “No se ocultan…, actúan a la luz” señala Mustafa, ofreciendo
servicios que el gobierno debiera afrontar, “pero es un viejo dicho que el
Ministro de Asuntos Religiosos se llena los bolsillos con el zakat. Pero el
gobierno aprovecha cualquier ocasión contra ellos para arrestar a sus
miembros”. Con una acusación de asesinato pueden detener a más de
cuatrocientos supuestos miembros para que, entre ellos, aparezca el
culpable. A pesar de todo esto, los Ajwan intentan oponerse al régimen y
son valientes en su oposición, pero el miedo que produce la represión y el
estado de excepción permanente impide que personas como Mustafa se
Esta descripción de la Sharia como constitución política es la forma habitual en que los islamistas
se refieren a la importancia política del texto religioso recogiendo unas famosas palabras de Hassan al
Banna, el fundador de los Hermanos Musulmanes. Una obra de interés para conocer el ideario
político de los islamistas en general y de los Ajwan en particular es Sayyid Qutb (2007), el segundo
dirigente del grupo egipcio después de la muerte de al Banna.
134
201
adhieran al grupo. Y elige como relato para sustentar su conciencia política
cómo en cierta ocasión apareció en la televisión uno de sus vecinos del hara
acusado, en aplicación del estado de excepción, de haber mantenido una
reunión con miembros de un grupo islamista para tramar un atentado. Este
chico desapareció durante más de dos años. A su regreso sin acusación
contra él, se le oía gritar en la noche por las pesadillas causadas por las
torturas recibidas, todo ello a pesar de ser bien conocidas sus actividades
caritativas en el vecindario incluso por los miembros del poder local. Sin
embargo, la falta de confianza en la política como solución para la mejora
de las condiciones de vida, hacen dudar a Mustafa de que ocurriría si
alcanzaran el poder los islamistas.
Aparece una desesperanza en la política como vía de solución de los
problemas sociales y económicos como en una mayoría de cairotas que se
reafirma para Mustafa después de las elecciones locales de 1996. En el
Bulaq se iban a presentar una serie de candidatos independientes,
conocidos miembros de los Ajwan al Muslimin y de la Gama’ al Islamiya.
Mustafa actuaba como interventor de uno de los candidatos, consiguiendo
movilizar a muchos jóvenes para que acudieran a las urnas a depositar su
confianza en ellos. Media hora antes de cerrar el colegio electoral situado en
una escuela de enseñanza primaria aparecieron las fuerzas del orden público
con la orden de cerrarlo, desalojando a los presentes y cargando las urnas
en una de las camionetas policiales. Cuando aparecieron los resultados, la
candidatura más votada fue la del Partido Nacional Democrático del
presidente Mubarak con algunos de los miembros de la lista independiente
ocupando puestos de dirección en la lista del partido gubernamental.
Habían negociado su pase al partido gubernamental para asegurar la
autoridad en la circunscripción desde los espacios políticos formales,
traicionando a los candidatos que se mantuvieron firmes en su posición,
perdiendo la oportunidad de ocupar cualquier cargo local. Aquellas
fraudulentas elecciones locales le apartaron definitivamente de la política e
inició la vía de la economía informal para mejorar sus condiciones de vida.
Este acontecimiento era, en el hilo narrativo de Mustafa, fundamental para
presentarse como apolítico cuando la situación lo requería, un cambio
individual que sustentaba en la reificación de ese acontecimiento electoral.
Por eso, cuando su posición cercana a la revolución social propuesta desde
instancias islamistas puede acabar con un negocio, utiliza una estrategia de
apariencias que recurre espontáneamente a los arquetipos más valorizados,
reiterando el discurso dominante sobre la política.
La corrupción de los políticos locales provoca este desencanto
generalizado: “seguramente acabarían con todas sus buenas intenciones y
no querrían cambiar nada y de nuevo se corromperían en el diwan, todo el
mundo cuando esta sentado en un sillón, quiere mantenerlo y beneficiarse
de ello”. Su discurso dominante en las conversaciones políticas, resignado
ante la fasad dominante, explica que “en Egipto si se tiene dinero pero no
amigos influyentes se pierde el dinero y el negocio”. Por lo tanto, se
202
necesitan dos cosas para salir adelante: dinero y amigos influyentes y
ninguna de las dos cosas están entre las pertenencias de Mustafa. Por lo que
la adscripción es imprescindible para la movilidad ascendente ¿Pero algo se
podrá hacer para cambiar la situación? “Imposible, todo el mundo cuando
está sentado en un sillón, quiere mantenerlo y beneficiarse de ello”. La
intuición de Ibn Jaldún de que el poder corrompe al mejor de los hombres
se hace presente, y ese desencanto es el que hace que la única realidad para
Mustafa, como para otros muchos jóvenes, sea buscar la prosperidad
personal a través del mundo laboral, ya sea en Egipto o fuera.
IV.1. 4. Lo electivo en el proceso identitario
El desengaño de la vía política propuesta por el gobierno es un
elemento identitario generacional causando una fractura con la generación
poscolonial que se encaramó en los puestos dirigentes después del Golpe
de los Coroneles. El aferramiento al diwan impide el cambio generacional y
la participación política de los jóvenes. Estamos frente a una tercera
generación que crece con el aumento de la islamización en el país durante
los años setenta para evitar la proliferación de grupos comunista y
socialistas en los campus universitarios. Para Abdelkader Zghal, "los
primeros signos que señalan la existencia de esta nueva generación permiten
intuir una relación con Occidente fundamentalmente conflictiva, una crisis
de identidad bastante grave y una predisposición a la violencia, en la medida
que se siente cotidianamente objeto de una violencia institucionalizada e
ilegitima. Los miembros de esta tercera generación de jóvenes urbanos,
socialmente movilizados sin estar integrados ni económica ni políticamente,
constituyen un vivero permanente contra el orden político y social de varios
países, tanto del Magreb como del Machreq" (Zghal 1997, 1992: pág. 167).
Mustafa forma parte de esta generación en la que los disidentes de la cultura
dominante como él, se encuentran con las manos atadas que les impiden
encontrar vías para la actividad política. Y cuando existen, como el caso de
los Hermanos Musulmanes o la oposición democrática, la represión es la
respuesta del establishment. Pocas esperanzas depositadas en un futuro
cambio social y político. La solución para los que han conseguido construir
un pensamiento crítico, a pesar de la falta de libertad de expresión y de
soportar la socialización del sistema educativo, fijada con ayuda de la
religión oficial en la escuela primaria y apuntalada en las universidades donde los apuntes están escritos a máquina desde hace años, y en cuyas
facultades de historia sólo se estudian los acontecimientos recientes en las
clases de doctorado-, pasa por huir de Egipto, al que Mustafa define como
una gran cárcel135. Es un refugiado político en su propio país sin posibilidad
135
La cuestión es dónde huir como canta Khaled describiendo el estado de ánimo de los jóvenes
en el contexto árabe: “¿Dónde ha ido el joven?, ¿Dónde está su desafío?, El rico se sacia, El pobre
trabaja para matarse, Los charlatanes islámicos dejan ver su verdadero rostro, La baraka ha
condenado al campo, El egoísmo ha borrado la solidaridad, En este caos organizado, ¿Dónde
están los hombres de antes?, Tu siempre puedes chillar y compadecerte, O escapar -pero ¿dónde?”
(Khaled, "El Harba Wayan" 1988).
203
para la huida por las condiciones para conseguir un visado en las embajadas
de los países que han firmado el Tratado de Schengen. Únicamente le
queda intentar buscar trabajo en los países del Golfo Pérsico y volver con la
cartera llena.
A pesar de definirse como musulmán, como hemos apuntado
anteriormente, Mustafa no define su persona alrededor de la Vía
Muhamandis antes descrita. Los ideoscapes, que se proponen para los jóvenes a
través de los modelos globales, reflejan la influencia de la cultura
generacional en su construcción identitaria. En su caso, su vestimenta
evoca, además de la posición en la estructura antes descrita, su rechazo al
puritanismo islámico. Vestido siempre con tejanos y camisa, de los que
únicamente posee dos modelos y siempre con los mismos zapatos negros
de puntera redondeada o con las chancletas, ship ship, que usan los jóvenes
de su hara, sigue el modelo de modestia impuesto desde la religión, más por
imposición de su nivel económico que por elección. Esta obligación afianza
un discurso negativo hacia las clases altas que oculta cierta envidia. Un
bigote bien cuidado y poblado muestra al grupo su muruwwa completada
cuando nazca su primer hijo. La imagen que presenta, el uso del habla en
un registro valorizado positivamente, junto con sus ocupaciones informales,
le permiten construir su prestigio en el hara.
Por otra parte su nivel académico alto, ha cursado contabilidad y
unos cursos de derecho, le permite el uso del coloquial alto y el bajo,
permitiéndole presentarse frente al otro según sus intereses específicos en
ese momento. Si tenemos en cuenta su nivel económico se situaría en una
posición media baja, aunque recientemente su nivel económico se ha visto
incrementado por la estabilidad que le permite el empleo que consiguió
gracias a su compañero Walid en la compañía de informática,
proporcionándole una retribución, por encima de la media, de trescientas
libras y facilitándole sus negocios informales136. Para él, este empleo es una
buena forma de aprender idiomas y, tal vez, de conocer a alguien que le
facilite la salida del país. A pesar de todo, su jornada laboral, que debería
acabar a las cinco y media, se extiende un par de horas como mínimo.
Además, las obligaciones de sus negocios informales le imponen un tiempo
libre dominado por estas actividades.
Estas nuevas posibilidades económicas convierten en un hito para
él haber conocido a Walid en la Escuela Superior de Contabilidad. “Me
abrió los ojos a otras cosas y a otra clase de vida” 137. Con él Mustafa
empezó a pensar en sí mismo, en formas de ocio como los qahwa
Las diferencias económicas, residenciales y étnicas entre ellos impiden a Mustafa reconocer a
Walid entres sus zamala, reconociendo que su relación está basada en el interés mutuo.
137 Mustafa cursaba, además de contabilidad por imposición de su hermano mayor del que dependía
económicamente, leyes. Los tres cursos de contabilidad los terminó pero la licenciatura de derecho la
abandonó en el último curso para emplearse en el pequeño negocio de productos informáticos en el
que trabajaba Walid.
136
204
occidentalizados con luces de neón y música a todo volumen, el billar y
también al bango138. En este sentido es interesante la observación que hace
Mustafa a propósito de la permisividad sobre el consumo de hachís durante
el gobierno de Sadat. “Porque el propio Presidente lo fumaba en shisha para
reflexionar sobre el país ahora la prohibición es dura”. Es una concesión
del gobierno al puritanismo islamista que, por otra parte, no tiene
demasiada incidencia en vecindarios como el Bulaq Abu al Ala. Sin
embargo, después de acabar su relación con Walid por motivos que
reseñaremos más adelante, abandonó los qahwas occidentalizados y el billar,
pero no el bango, que “me permite pensar tranquilamente”.
Además las nuevas tecnologías, como los ordenadores personales,
forman parte de su cultura generacional que le permiten salvar la represión
sexual provocada por el asfixiante control que impide las relaciones con el
otro género. Así, el cibersexo y la pornografía como formas de satisfacción,
según comenta, le permiten no caer en las relaciones sexuales ilícitas que
prohíbe la Sharia, usadas habitualmente entre los sadaqa y en la propia
familia139. De esta manera, en la habitación principal de su casa, en una
mesa de comedor se situaba el objeto más preciado para Mustafa, un
ordenador multimedia al que recientemente había incorporado un módem
para la conexión a Internet, que realiza a través del pirateo de la línea
telefónica con un número de acceso a un servidor, aunque sea imposible, en
la mayoría de ocasiones. Este ordenador le permite satisfacer, también su
gran pasión por el fútbol a través de un videojuego pirateado, ahora que
pasar mucho tiempo con los fadda jugando al fútbol en la calle es imposible
por sus responsabilidades laborales y sus negocios personales. Aún así, este
deporte consume gran parte del tiempo libre de Mustafa que acude
habitualmente al qahwa de la calle Abu Talib a ver los partidos de fútbol de
la Liga de Campeones europea, y en las grandes ocasiones como los
campeonatos internacionales visita los cafés occidentalizados del centro de
la ciudad, que tienen pantallas gigantes, a seguir los partidos más
importantes. Además, algunos viernes por la noche con su camiseta del
Ahly, unas deportivas, un balón de fútbol y varias botellas de agua,
reclutaba a unos cuántos zamala del hara y se dirigían en autobús al gran
aparcamiento del aeropuerto, dónde las bolsas se convertían en los postes
improvisados de las porterías del campo de juego. Allí, diversas pandillas
pasaban la noche jugando al fútbol y su reputación, creándose rivalidades
que se renuevan con la victoria o pérdida de un partido, elaborando
selecciones del hara para limpiar el honor mancillado. Estos campeonatos
informales se alargaban hasta que salía el primer autobús hacia la ciudad, a
eso de las cinco de la madrugada.
138 Si bien esta práctica es desancosejada por los shayks no está considerada como haram como el
consumo de alcohol por ejemplo. Eso permitía a Mustafa salvaguardar su conciencia religiosa cuando
consumía marihuana o hachís.
139 Este controvertido tema está magníficamente tratado por Rauf Musad Basta en El huevo de avestruz
(1997).
205
IV. 1. 5. Entre el flus y el zawag
Siguiendo nuestra organización del ciclo vital de los jóvenes cairotas
a partir de los datos del trabajo de campo, Mustafa estaría iniciando su
proceso de integración en la sociedad adulta. Como he señalado, es
imprescindible para ello contraer matrimonio, zawag. Sin embargo, este
hecho se convierte en una tarea de titanes por sus condiciones sociales. Son
muchos los impedimentos que hacen que la edad en la que se contrae
matrimonio alcance en los jóvenes de clase media más allá de la treintena de
años. El principal es el coste de la boda para el novio que supera las diez
mil libras, de las que casi la mitad suponen los gastos previos al alquiler de
la vivienda, cuando se encuentra (Singerman 1995: pp.109-121). Así, las
conversaciones entre los jóvenes, generalmente, de este periodo vital, giran
en torno al flus, el dinero, y las actividades para conseguirlo que les abrirán
las puertas del zawag.
Mustafa, en su empleo de comercial de consumibles informáticos,
obtenía un sueldo de trescientas libras mensuales. Por su situación familiar,
con su madre viviendo con su hermano en Helwan, y su empleo que le
obliga a pasar la mayoría del tiempo del día fuera de casa, se ve obligado a
comer en los puestos de comida rápida y cenar en pequeños restaurantes, lo
que le supone un coste adicional. Así, como la mayoría de cairotas, Mustafa
está obligado a buscar una forma de obtener un sobresueldo en la
economía informal. En su caso, gracias a sus negocios “hallal” su sueldo
puede aumentar hasta las mil o mil doscientas libras al mes, cuando le va
bien, lo que le permite seguir un ritmo de vida alejado del que sus
condiciones parentales le asignan140. Dos son los tipos de negocio a los que
dedicaba Mustafa su tiempo libre. La venta de consumibles informáticos
cargándoles un pequeño recargo cuando se pagan sin facturas oficiales de la
empresa, y el comercio con bebidas alcohólicas de importación. La primera
de las actividades provocó un conflicto con Walid, su jefe de sección, que
contaminó sus relaciones personales hasta el punto de separarlos. El
negocio del recargo en las facturas de dinero negro de la compañía era
conocido por Walid, dividiéndose las ganancias. En cierta ocasión Walid
hablando con un cliente se enteró de que Mustafa le había estado
vendiendo artículos sin pagarle su comisión. Una conversación de café les
hizo romper sus relaciones personales, pero seguir con los negocios
informales por interés mutuo.
En segundo lugar, el negocio que le reportaba mayores ingresos, la
compra venta de bebidas alcohólicas en las tiendas libres de impuestos de la
ciudad. A pesar de la prohibición islámica en referencia al consumo de
alcohol, es fácil comprarlo en bodegas especializadas del centro de la ciudad
Mustafa califica de permitidos, legales desde el punto de vista religioso, estos negocios porque no
incluyen el robo o la extorsión. La gran extensión de esta economía que alcanza el setenta y uno por
ciento en relación a la economía formal ayuda también a la calificación de hallal de Mustafa.
140
206
y de los sectores occidentalizados que siempre parecen estar regentadas por
un copto al situar una imagen del patrón San Jorge en el escaparate. Esa
presencia visible del alcohol convertía los negocios de Mustafa en hallal,
mientras que su consumo siempre era calificado como haram. Para Mustafa,
sin embargo, la abstinencia se sustenta en una supuesta experiencia corporal
propia ya que, según su relato, en una ocasión cuando era fadda probó ron
en compañía de su shela provocándole dolores abdominales, justificando
corporalmente la prohibición religiosa frente a un rumi al que le podría
parecer ridículo141.
Lo esencial para el negocio es conseguir contactar con extranjeros
recién llegados al país. Esto lo consigue gracias a su empleo comercial en
empresas internacionales, la presencia en el mismo edificio de la sede de la
empresa en que trabajaba de la residencia de estudiantes y los contactos que
aportaba Mahmud, con el que se repartía algunos beneficios, por su trabajo
en la empresa de servicios inmobiliarios de Zamalek en que trabajaba éste.
Las leyes del país permiten a los extranjeros recién llegados comprar cierta
cantidad de bebidas alcohólicas. Más adelante si la estancia se alarga, el
visado permite comprar cierta cantidad de alcohol mensualmente
dependiendo ésta de la ocupación y de la nacionalidad de origen. El negocio
permite mayores beneficios si se cuenta con una cantidad inicial de flus, en
divisas extranjeras, para comprarlo y revenderlo directamente a mualims que
las distribuyen entre las clases altas a precios desorbitantes. Si no se dispone
de la cantidad inicial necesaria para la inversión, el hecho de disponer del
pasaporte del recién llegado permite acudir a las tiendas libres de impuestos,
donde uno de los revendedores a gran escala proporcionará los dólares
necesarios para la compra ofreciendo una pequeña comisión por el
contacto. Dichos negocios tenían lugar, principalmente, en las dos tiendas
libres de impuestos del Muhandisin en la continuación de la avenida
Veintiséis de Julio. Se trata de lugares conocidos por Muhamad, que le
presentó a los revendedores de alcohol que pasan el día sentados junto a las
tiendas libres de impuestos, obteniendo pingües beneficios. Sin embargo,
estas fuentes de ingresos no son estables situando la economía de Mustafa
en el riesgo que le provoca tensiones al gastar parte del dinero a repartir,
hecho que le ocurrió con Walid, porque Mustafa gustaba de gastar sus
beneficios invitando a sus zamala, en cafés y restaurantes del Downtown,
comprando bango, acudiendo a salones de videojuegos y las cafeterías
occidentalizadas más modernas para seguir el fútbol internacional. El
ahorro no estaba en la mente de Mustafa. ¿Cómo conseguirá el dinero para
alcanzar su objetivo? ¿Intentará involucrar a su linaje para conseguirlo
como otros jóvenes cairotas?
El alcohol principalmente whisky, ron y ginebra que venden las bodegas coptas es de muy mala
calidad eso pudo provocar los dolores abdominales de Mustafa. Las marcas que se pueden encontrar
son réplicas de conocidas marcas occidentales: podemos encontrar whisky Johnny Walter, ron
Catique o ginebra Beefather.
141
207
Además de conseguir ahorrar el dinero suficiente para sufragar los
gastos del matrimonio, la búsqueda de arosa, novia, es otra de las
preocupaciones para Mustafa. Según las normas tradicionales en esta
búsqueda está implicada toda la estirpe. En el caso de Mustafa, buscan para
él una novia entre las mujeres nubias que conocen en el Bulaq y en Helwan.
Pero Mustafa también intenta relacionarse con chicas que ha conocido en la
universidad o en los centros de trabajo que visita. La importancia que tiene
para Mustafa la tradicionalidad islámica le empuja a buscar un modelo de
mujer “que vista modestamente pero que sea moderna”. Para él moderna
significa con estudios y que pueda trabajar, al menos hasta que tengan su
primer hijo, para compartir los gastos económicos de la boda,
abandonando así las prácticas matrimoniales tradicionales. Si consigue
contactar con alguna de estas chicas, le propone una salida con amigas y
amigos que les llevará a pasear por el centro de la ciudad, junto al río y con
las falucas con neones y música que zarpan frente al hotel Nile Hilton antes
descritas. Algún día conseguirá que alguna de estas chicas acceda a sus
intenciones, comunicadas por alguna mensajera. Sin embargo, su origen
nubio no facilita la búsqueda de una mujer blanca.
Si sigue el método popular, las exigencias económicas le llevarán a
años de noviazgo hasta tener el dinero suficiente para los gastos de piso,
mobiliario, electrodomésticos y la boda142. Cuando la familia de la novia esté
segura de las posibilidades económicas del novio accederá a celebrar la
jataba que unirá a los dos jóvenes como novios reconocidos y a los que se
les permitirá pasear juntos con una tercera persona de testigo, que
normalmente es una pariente o una amiga intima de la novia, y alguna salida
en pareja. Esta ceremonia tiene lugar en el lugar de residencia de la novia,
sella el pacto de las negociaciones entre las dos estirpes, incluyendo un gran
regalo de dulces y el oro para la novia que ofrece el novio. Las costumbres
populares hacen que la ceremonia incluya música y un trono donde se
sentarán los novios. Para la celebración de la ceremonia se instala una carpa
en la calle de la novia, disponiendo la sala como un teatro en cuyo escenario
se sitúa el trono de los novios. Frente a ellos, a la derecha, la familia e
invitados del novio y, a la izquierda, los de la novia. La ceremonia consiste
en la presentación del oro regalado para formalizar el enlace a los asistentes,
repartir dulces y bebidas a los invitados, acabando con un pequeño baile.
Mustafa también podría intentar solucionar el problema con el
matrimonio Urfi, sancionado en el año 1999 por la nueva ley de estatus
personal y civil. Una forma de matrimonio que no considera indispensable
el consentimiento de las familias para firmar el contrato por lo que propone
una vía directa para el enlace. “Es una forma matrimonial que tiene sus
raíces en los primeros años de la Sharia. En esos momentos mujeres
independientes lo practicaban e incluso el primer matrimonio del Profeta
Pudimos asistir a una jataba de un amigo de Mustafa de su hara de origen jordano en Al Fayum, el
ejemplo etnográfico es de la ceremonia que tuvo lugar en el lugar de residencia de la novia.
142
208
con la viuda fue en esos términos… además está aprobada por al Azhar”,
señala el nubio para justificarlo religiosamente. Pero, para él su efectividad
radica en “la sinceridad del amor del hombre por las mujeres”. Si es así, es
un buen camino para cambiar las rígidas normas matrimoniales que los
dificultan, que impiden que un gran número de jóvenes se casen con quién
aman, evitando que las chicas lleguen a prometerse por obligación con
hombres mayores o jóvenes de ricas estirpes, que piden su mano en
matrimonio por el conocimiento que tienen de su buena reputación aunque
no se conozcan. Se trataría de una buena medida para solucionar el
problema matrimonial, porque permitiría que muchos jóvenes se casen sin
necesidad de las altas sumas que se exigen para el piso y los muebles, según
las costumbres establecidas, que están muy lejos del alcance de las
economías de estos jóvenes.
Pero en su opinión tiene dos caras todo depende del hombre. Si es
sincero con su amor a la mujer, le parece bien que sólo tengan que firmar
un papel privado y casarse sin el consentimiento parental. Pero teme que
los ricos, “aquellos que acumulan el dinero”, lo usen para poder tener
relaciones sexuales con chicas, para después abandonarlas a su suerte sin
ningún derecho de divorcio para ellas, quedando desamparadas y mal vistas
en la sociedad cairota. Por eso el problema del matrimonio urfi son las
intenciones de los hombres, pero si es sincero su amor lo considera una
buena forma de convertir el matrimonio de un contrato comercial a un
enlace sincero entre dos personas adultas que deciden unir sus vidas,
“como en Europa”. Sin embargo, entre las clases populares esta nueva
forma de enlace debe salvar muchas valorizaciones negativas, como las que
entre los escrituristas como Maher lo consideran tafaya, inmoral. Mustafa
prefiere la vía directa que solucionaría las trabas económicas que impone el
matrimonio a la manera tradicional, pudiendo completar su integración en
la vida adulta definitivamente y convertirse en un hombre completado, pero
eso no es posible en Egipto: “Aquí las libertades no se entienden, si
permites esto los ricos pensarán que pueden hacer lo que quieran con las
chicas... Como esos que piensan que vivir como en Europa es tomar drogas
y hacer lo que quieran…Por eso no iría bien”.
La solución del matrimonio urfi, nos dirige hacia una solución
utópica para Mustafa por las características de las relaciones entre géneros
en el Bulaq. El desprestigio social para la muchacha que habla con
desconocidos impone la forma tradicional de matrimonio con el contrato
entre progenies. Para Mustafa sería posible si las relaciones entre géneros
“fueran como en Europa, pero eso no es posible por la mentalidad
egipcia”. Mustafa seguía negociando su identidad de egipcio que quiere ser
como un europeo para asegurar su relación conmigo, e intentaba ocultar
sus ideas en torno a las mujeres. Así, su fidelidad a no estar con ninguna
mujer antes del matrimonio la justifica por la mentalidad cairota que no lo
aceptaría, diferenciando entre las culturas: “en Europa bien, aquí no”. En su
209
caso la mentalidad utópica se presentaba continuamente en nuestra
relación. “Somos zamala porque puedo sentirme como un europeo, puedo
hablar de todo sin el temor de ofender”. Este sentimiento de no
pertenencia al grupo, en definitiva de la posibilidad de sentirse diferente al
resto de cairotas a través de nuestra relación, aumentó su carácter
individualista. Por fin podía entender que el ocio, no es únicamente estar en
el qahwa sin hacer nada como le había mostrado también Walid. Este
sentirse diferente se encarnó con la asistencia a un concierto de rock de raíz
árabe en el Centro Cultural Francés al que asistíamos unas treinta personas,
la mayoría europeas. El grupo estaba formado por un guitarra solista, que
utilizaba los medios tonos característicos de la música árabe, un bajo, un
batería, un músico que utilizaba todos los instrumentos habituales en el
conjunto árabe, nay, qanun, rabab por ejemplo, y una cantante de edad
avanzada. El repertorio estaba compuesto de canciones tradicionales,
acompañadas de ritmos rockeros y riffs de guitarra orientalizados. Es de
destacar que a diferencia de los grupos tradicionales que habían actuado
antes en la parte delantera del edificio, ofreciendo su actuación a cualquier
transeúnte; esta actuación se trasladó al patio trasero del edificio oculto a la
vista del viandante. Esta participación en el concierto de rock entre
franceses y árabes occidentalizados, permitió vivir a Mustafa su utopía
relacional, vivir la libertad europea imposible en la sociedad cerrada y
dominada por el interés en que se movía Mustafa. En aquel pequeño patio
trasero los chicos y las chicas compartían el espacio, bailaban juntos
disfrutando de la música sin temor a las habladurías del hara y a la mancilla
de su honor, temiendo las repercusiones de sus acciones.
Mustafa había localizado por unas horas su utopía y la reproducía
cada vez que nos encontrábamos solos, ya fuera para cenar, fumar una
shisha y conversar, o para pasear por la orilla del río. De esta manera, como
propone Amparo Lasén en su caracterización de los jóvenes de la cultura
de club, “las utopías logran transformar la situación presente al considerar
sólo los rasgos que salen de la vida ordinaria, constituyen así mundos
paralelos. Estas utopías intersticiales, según el término de Maffesoli, tienen
lugar aquí y ahora, a diferencia de los mañanas mejores de las ideologías”
(Lasén 2000: 221). Frente a ella, que en el contexto cairota de Mustafa
supondría la política islamista de los Hermanos Musulmanes, abandonada
por Mustafa, la utopía de relaciones abiertas, la individualidad de las
opiniones y su forma especial de in-corporar la religión situaban a Mustafa
en los márgenes del espacio social juvenil cairota.
Con esta interpretación de datos etnográficos, pretendo haber
ilustrado cómo la construcción identitaria es un proceso de negociación
individual, en el que están involucrados la cultura parental, la dominante y la
generacional que, como cultura cotidiana, producen los jóvenes al
establecer parte de sus relaciones al margen de los adultos, aunque
dependiente de los límites establecidos contextualmente. Por otra parte, la
narración sobre sí mismo que presenta Mustafa, como el resto de
210
informantes principales y de cualquier historia de vida, hay que entenderla
como una reificación narrada de algunos aspectos situacionales, elegidos o
impuestos, y transformados por el individuo, según los modelos
aprehendidos que estructuran su hilo narrativo. Estos aspectos situacionales
reificados son aquellos que el individuo elige como hitos: la frustración
frente a las elecciones locales o su participación en el concierto de rock, que
su memoria selecciona entre todos los recuerdos de lo vivido, en una
narración que es una estrategia para adquirir una identidad social que,
siguiendo las coordenadas contextuales, responde al individuo de la
preguntas: ¿Quién soy? ¿Quiénes somos? ¿Quiénes son? Sin embargo, no
podemos olvidar la distorsión que produce en dicha narración su
destinatario. Mustafa, elige unos hitos determinados acordes con el receptor
del mensaje, de ahí que la labor de construcción de la presentación de la
identidad de Mustafa, o de cualquiera de los informantes, no esté completa
sin datos obtenidos en situaciones interaccionales.
211
212
IV.2.
WALID, LAS NUEVAS CLASES MEDIAS:
EL MUHANDISIN UN BARRIOFRANGI
Si observamos una fotografía aérea de la ciudad de El Cairo,
observaremos la diferencia que existe entre el Bulaq Abu al Ala y el
Muhandisin, es decir de cualquier barrio tradicional con los modernizados.
Mientras que en el primer caso el vecindario aparece como una madeja de
callejuelas aparentemente desordenadas; el Muhandisin se muestra con
arterias rectilíneas ordenando el espacio según el modelo occidental de
urbanismo, dejando espacio para aparcar coches frente a los inmuebles. Se
trata de un suburbio construido durante los años setenta, los de la Infitah de
Anwar as Sadat, para acomodar a las nuevas clases medias altas que
obtenían beneficios de la liberalidad económica. El vecindario limita al
norte con la avenida Sudán, aislándolo del deprimido baladiyat de Imbaba.
Esta avenida lo circunvala siguiendo la línea del ferrocarril de Luxor, que va
de norte a sur de la zona residencial. El límite sur del polígono lo establece
el puente Seis de Octubre que une el vecindario con el sur de la isla de
Zamalek y con la plaza de Tajrir en el centro de la ciudad. El límite este lo
construye la orilla del Nilo y la calle Tajrir que permite rápidos
desplazamientos entre el norte y el sur de la división. Es esta vía la que
separa el Muhandisin del Dokki, otra zona residencial de estilo occidental.
Al norte otro puente, el Veintiséis de Julio lo conecta con la zona
residencial de la isla, comunicándolo ágilmente con el centro de la ciudad y
con los zonas residenciales de sus mismas características, pero no con las
deprimidas, que lo rodean como Imbaba o el Bulaq el Drukur. Un sector en
el barrio de asentamiento no planificado que creció en los años setenta con
inmigrantes de zonas del Sur de país, que ha perdido algunos de sus
pobladores por la expropiación forzosa que a finales del siglo XX, se
consumó para construir el enlace de la avenida Veintiséis de Julio con la
circunvalación de la ciudad.
En su avenida principal distinguimos tiendas de marcas
internacionales de moda, bancos, establecimientos de comida rápida,
pizzerías, modernos restaurantes egipcios, tiendas de automóviles,
electrodomésticos, clínicas con los últimos avances quirúrgicos, salas de
billar, qahwas occidentalizados y pantallas luminosas indicando la hora y la
temperatura a los transeúntes. En las fincas, cuya altura supera las cinco
plantas, oficinas y despachos profesionales ocupan los primeros pisos, junto
con los aires acondicionados y antenas parabólicas en los balcones
aumentan la impresión de caminar por cualquier ciudad europea. Sólo los
bababs, porteros de las fincas, que conservan el vestido tradicional con
galabiyas de sus lugares de origen, recuerdan al transeúnte que está en El
Cairo. El tráfico, ordenado por semáforos en los cruces principales, y los
equipos de limpieza urbana intentando remediar la suciedad, ausentes en
213
otras zonas de la ciudad, ayudan a esta impresión. Sus calles y plazas se
denominan con personajes y elementos de la antigüedad faraónica o de los
hechos históricos de la época más reciente del país, ayudando a construir el
imaginario nacionalista del que es un buen representante el padre de Walid.
Mapa 8. Delimitación del Muhandisin y del área familiar de Walid.
Sus habitantes, en su mayoría nativos, visten con ropas
occidentalizadas: trajes y corbatas, pantalones tejanos, faldas y zapatos de
tacón, pañuelos de seda en la cabeza para las jóvenes y muchas mujeres de
mediana edad con el cabello a la vista. En los qahwa, con decoraciones
orientalistas, utilizando los estereotipos árabes que deconstruyó el palestino
Edward Said (1986), se sirven shishas, infusiones y zumos, las mismas
consumiciones que en los qahwa populares y tradicionales, pero los
camareros visten camisa blanca y pantalones negros. La música aparece a
un nivel medio, mezclando temas de éxito internacional con los éxitos
locales y las canciones clásicas de Umm Khalsum o Farid el Atrash. Sillones
de mimbre y mesas acristaladas, permiten una relajada conversación. En
estos cafés la presencia de mujeres en animadas conversaciones no es
extraña, sino habitual.
La ordenación espacial no permite la ocupación del espacio para
usos futbolísticos, por ejemplo, mientras que la ausencia de niños en la
calle, a cualquier hora del día llama la atención. Durante la mañana, los cafés
y restaurantes rápidos aparecen casi vacíos y el tráfico es intenso. Es a partir
de la oración zuhr, cuando se llenan de oficinistas para realizar su almuerzo.
A media tarde, cuando el tráfico vuelve a ser intenso, los parroquianos
ocupan sus lugares habituales e inician sus partidas de tabula y ajedrez;
mientras que los jóvenes acuden a los locales de ocio para jugar al billar y
reunirse para pasar el tiempo. En este hábitat ordenado vivía Walid, en un
214
ryad que desembocaba directamente a la Plaza de la Esfinge, centro
neurálgico del barrio.
IV. 2. 1. Walid, religión popular y cambio social
Walid vivía con sus padres y hermana en un edificio de seis plantas
de la shariá Doctor Ibrahim Salama, situado al suroeste de la división que
marca la avenida veintiséis de julio. Dos calles más arriba de la citada calle,
todavía queda un reducto de asentamiento no planificado, entre las calles
Tanta, Al Faluga y Abú al Barakat que la concejalía intenta expropiar para
seguir con la especulación y alejar a las clases bajas de los espacios
modernizados.
El piso, con aire acondicionado, seguía la planificación exigida a una
familia de su clase. La residencia está dividida en dos espacios diferenciados:
el primero, de unos cincuenta metros cuadrados, para recibir la visita de
amigos y familiares divide la residencia en dos partes distintas: una sala y un
verdadero harem en el sentido que sólo los miembros de la parentela pueden
acceder a él, convirtiéndolo en un espacio sagrado familiar. La sala para las
visitas está decorada con papel pintado de formas recargadas en tonos
crema; dos vitrinas en las paredes perpendiculares a la entrada para exponer
las fotografías de la familia; un par de óleos en los que se representan
escenas de bosques, ríos y montañas nevadas en la pared paralela a la
entrada143. Una mesa de madera noble para ocho personas, ocupa la parte
más alejada de la puerta de entrada a la vivienda. En la más cercana, dos
sofás de tres plazas y dos butacas, todos de cuero forman un cuadrilátero en
cuyo centro se sitúa una mesilla de madera y mármol. En este espacio
segregado del resto de la vivienda, la hospitalidad y el prestigio, son puestos
a prueba con cada visita que se recibe, destacando la ausencia de televisión,
definiéndolo como un lugar de relación, abierto al exterior comparable a los
hara de los asentamientos tradicionales. Este tipo de planificación de la
vivienda, anuncia el respeto por las normas impuestas por la cultura
dominante de las clases acomodadas cairotas entre las que se incluyen la
estirpe de Walid.
El nivel educativo del padre de Walid, ingeniero eléctrico, le
permitió migrar al Golfo Pérsico trabajando en varias plataformas
petrolíferas de los Emiratos Árabes Unidos durante más de diez años, hasta
finales de los años ochenta, en que regresó para fundar junto a un
compañero de trabajo una pequeña empresa de marqueting favoreciendo el
ingreso de buenas rentas. Esta ausencia del padre como figura autoritaria
durante buena parte de la adolescencia de Walid, le ha dado un carácter
individualista a pesar de que su hermano, seis años mayor que él, siempre
ha intentado suplir la ausencia del progenitor. Como hijo de la revolución
Estas representaciones gráficas son muy populares en los hogares no tradicionalistas, simbolizando
la idea popular del Paraíso como un lugar de abundancia natural.
143
215
nasserista, el padre de Walid ha educado a sus hijos con modelos
secularizantes, basados en el predominio de la razón sobre el pensamiento
religioso, constante de toda la etapa iniciada con el movimiento
protagonizado por los Oficiales Libres. Walid y su hermano mayor
acudieron a una escuela privada del Muhandisin, de inspiración británica,
aunque con separación por géneros en la etapa secundaria, como obligan
las leyes egipcias. Esta cultura parental, ha influenciado directamente a
Walid en su vestimenta occidentalizada, americana y tejanos habitualmente,
en el bigote que se deja crecer, en la actitud en sus relaciones y en su habla
cotidiana, incluido el volumen notoriamente más bajo que el usado por
Mustafa, Maher o Muhamad. Su habla próxima al coloquial alto utiliza
algunas frases del registro coloquial de las clases populares, asimilando a
Walid con su grupo generacional. También su forma relajada de seguir los
preceptos coránicos es consecuencia de su cultura parental. “Sólo voy a la
mezquita de vez en cuando…, no rezo las cinco veces al día”, lo que
significa en las grandes celebraciones. La religión es así socializada y
secularizada como forma de obtener prestigio en una sociedad dónde lo
dominante obliga a guardar sus formas, manteniendo los estereotipos en
cuánto a piedad religiosa, con una presencia pública de la familia en las
celebraciones importantes. “Pero si sigo el Ramadán y he viajado a La Meca
para el umra con mi padre”. Como advertimos, las formas visibles de la
religiosidad y, por lo tanto, formas que regulan aspectos sociales del
individuo, son aquellas que práctica habitualmente Walid. Es la vía de la
hipocresía que critican los islamistas a las clases medias y altas que usan la
religión en su beneficio para mantener “las cosas como están”, como
apuntaba Mustafa continuamente.
Al analizar su carta de parentesco, no perdamos de vista la
modernización que el modelo tradicional ha sufrido por el impacto de los
cambios producidos por el contacto con las culturas occidentales. En su
generación, Walid tiene presente a sus primos maternales con los que tiene
contactos frecuentes, pero si ascendemos dos generaciones, el recuerdo de
la línea maternal desaparece en unos supuestos abuelos, de los que sólo
recuerda el nombre; mientras que por línea paterna, los hermanos del padre
de su padre si son tenidos en cuenta.
Figura 5. Carta de parentesco de Walid.
216
En la generación anterior a la suya, podemos apreciar también el
cambio de modelo de parentesco de las capas altas cairotas. El hermano
mayor del padre de Walid sigue con la alta natalidad de las zonas rurales, en
este caso del Delta, lugar de origen del linaje de Walid, mientras que no es
así en el caso de los hermanos asentados en El Cairo, a excepción de un
hermano de su padre que no migró a trabajar en los Estados del Golfo
Pérsico. A pesar de vivir en Al Abasiya, tiene cinco hijos, todos ellos en
edad infantil y primera juventud. De esta forma, apreciamos como el
modelo de parentesco está sufriendo una transición hacia natalidades bajas,
mientras que los vínculos se mantienen con ambas líneas agnaticias. Por lo
que su transformación es visible entre las clases acomodadas de El Cairo,
de la que es un buen representante Walid.
Al mismo tiempo, la influencia de la religiosidad popular como
normativa dominante aparece también en los atributos impuestos a Walid
por su cultura parental. Al definirse como “musulmán”, más por necesidad
que por sentimiento religioso, Walid sigue el discurso dominante. Eso no le
permite dudar de la existencia de Dios y el Paraíso prometido, porque ha
peregrinado a la Kaaba y ha visto “la piedra negra que es un regalo de Dios
a los hombres enviada desde el Paraíso, para que estén seguros de su
existencia, esta piedra despide extraños rayos brillantes y un olor especial”,
la Piedra Negra se convierte en materialización palpable de la metafísica
divina. Al mismo tiempo, su visión religiosa se completa con la creencia
escatológica en un milenarismo islámico que espera la llegada del Mahdi y el
fin de los tiempos para cambiar la situación actual, dominada por los
Estados Unidos y las fuerzas del sionismo internacional. Para Walid, la
situación internacional se reduce a una conspiración contra el Islam, la
única religión, en la que se unen masones y judíos. Para demostrarlo saca un
billete de diez dólares y señala la pirámide con un ojo enmarcado en un
triángulo resplandeciente, como imagen divina masónica, y la leyenda del
medallón del reverso del billete: Annuit Coeptis y, sobre todo, Novus ordo
seculorum que señala varias veces, justificando el discurso de Bush sobre la
necesidad de establecer un nuevo orden mundial. Y refrenda su
cosmovisión del mundo contemporáneo con una leyenda urbana: “Un
conocido de mi barrio tiene papeles del Mar Muerto donde explican la
venida del Anticristo de las Bermudas, donde vive bajo el agua para
provocar el fin de los tiempos como consecuencia del dominio americano
que así impondrá la ley del Anticristo”. Lo interesante de esta cuestión es
que todos los acontecimientos actuales –presencia israelí en Jerusalén,
dominio norteamericano, imponiendo la ley del dinero en todo el mundoya están para él anunciados en una lectura esotérica del El Corán, en la sura
de La Vaca por ejemplo, en la que los genios y los demonios son metáforas
de los gobernantes israelíes y norteamericanos. Así, la argumentación se
convierte en islámica y todas las situaciones actuales se comprenden como
formas de intentar apartar el poder divino sobre la tierra contenido en la
revelación al Profeta Muhamad.
217
Este tipo de argumentaciones son muy populares en el país. En
cualquier quiosco de la ciudad podemos encontrar títulos sobre el fin del
mundo, como consecuencia, en forma similar que en el mundo occidental,
de la percepción de riesgo que se impone sobre los individuos que
conforman las sociedades contemporáneas desde instancias dominantes. El
milenarismo se propone como solución a esta percepción de riesgo que
jóvenes como Walid perciben del medio que les rodea, contextualizando la
explicación acorde con sus tradiciones enculturativas144. De esa manera, la
tierra se puebla de otras creaciones divinas que son “los demonios, los
genios y los ángeles que luchan entre sí para atraerse a las personas hacia su
lado, explicando la existencia del bien y del mal, tal y como se dice en el
Sagrado Corán”. Entidades materiales, como demuestra su amigo Amr que
fue utilizado por un genio para ver el mundo, sentándose en su parpado,
obligándole a cometer acciones maléficas. No fue hasta la visita de Amr a
una mujer de un pueblecito, Kafr al Arab en el Muhafazat de al Gharbiya, en
el Delta, cuando consiguió deshacerse de él con la ayuda de rituales y de
amuletos facilitados por la viuda145. Así se configura el modelo creyente de
Walid, asentado en la religiosidad popular, con una cosmovisión poblada
por seres míticos y visiones escatológicas de la realidad, así como por la
influencia de su cultura parental materna. De esta manera contrasta con la
ortodoxia escriturista de Maher, que presentaremos en la próxima escena, y
la interpretación de las instituciones religiosas gubernamentales; grupos para
los que dichas prácticas son supersticiones con las cuáles hay que acabar.
Por otra parte, este modelo religioso impuesto contrasta con sus
prácticas generacionales, ejemplificando la compleja dialéctica para la
construcción identitaria entre ambos polos culturales. Conducir por la
ciudad con el estéreo a un buen volumen, frecuentar restaurantes de comida
rápida, jugar al billar bebiendo cerveza o ir a la discoteca, como búsqueda
de sensaciones de libertad individual, le permiten la ilusión de realizar su
modelo utópico fugazmente con sus amigos, recreando el modelo juvenil
que propone la cultura de masas global, resemantizado por el contexto
cairota. Pero su cultura parental y la cultura dominante, con sus modelos de
relaciones entre géneros y obediencia a los mayores, le impiden romper
definitivamente con el mundo que le rodea por el que se siente coartado
para realizar su plan de vida. Vive la contradicción, en mundos morales
diversos, y como rechazo al Islam dominante, critica en su discurso a las
En este sentido son muy conocidas las obras de Ahmed Deedat (1918-1996) presidente del Centro
Internacional de Propagación Islámica, financiado por el Grupo Saudí Binladin. Este predicador
indio, afincado en Sudáfrica propone una visión crítica del cristianismo y del judaísmo como
religiones equivocadas frente a la verdad que representa el Islam que es entendido como la única
religión verdadera, hasta el punto de que en el lenguaje coloquial usado por Walid no existe una
palabra para definir las creencias religiosas en plural, únicamente en singular. En la vivienda de Walid
existían varias obras de este predicador pero no una edición de El Corán o los hadices como en casa
de Maher.
145 El gobernorado de Al Garbiya situado en el Bajo Egipto tiene su capital en Tanta, a unos cien
kilómetros al norte de El Cairo. Cuenta con una población de unos cuatro millones de habitantes
según el censo de dos mil seis, dedicada en su mayoría al cultivo de arroz y algodón.
144
218
autoridades religiosas como el Shaijk al Tantawi. Por eso venera a la figura
del Shaijk as Sharawi y su versión secularizada de la religión, reafirmándose
en su pensamiento crítico al gobierno y a la religión dominante que le
impide mostrarse libre en su comportamiento146. Por eso busca esa libertad
y “vivir como en Europa” que para él significa un mayor contacto con el
otro género, principalmente, como elemento metafórico de la ansiada
libertad individual para decidir, que le asemeja a Mustafa. A pesar de su
situación económica, aportada por la vinculación parental con su puesto de
trabajo, Walid no se sentía satisfecho “por la imposibilidad de hacer
negocios, siempre necesito la aprobación de mi padre”; así, las
oportunidades, que en su representación del mundo norteamericano se
ofrecían a un chaval como él, situaban su modelo utópico, su plan de vida,
en un ganador de la sociedad norteamericana. Precisamente el mismo país
que amenazaba la seguridad de su orden colectivo, propiciaba la salvación
individual para jóvenes emprendedores como él. Walid de esta manera
ejemplifica una relación de amor y odio a los modelos occidentales.
IV. 2. 1. Walid y sus zamala
A diferencia de la shela que se reunía en el café de la calle Abu Talib,
Walid, como sus amigos, utilizaba su teléfono móvil para contactar con sus
zamala, una vez que sus ocupaciones profesionales se lo permitían. Decidían
en qué pasar el tiempo de ocio y se encontraban normalmente en un qahwa
de dos pisos en la avenida Abd al Azziz Radwan, en cuya planta superior,
cuatro mesas de billar americano ocupaban el sitio. En la planta inferior,
una barra de bar con taburetes, mesas bajas de mármol y butacas permitían
a los jóvenes mantener una separación con el resto de mesas, viabilizando la
privacidad de las conversaciones. La penumbra de esta sala contrasta con la
luminosidad de las salas de billar del primer piso. Shishas nuevas, bebidas
refrescantes y alguna cerveza sin alcohol, con altramuces que sirven
gratuitamente, junto con las infusiones omnipresentes son las
consumiciones preferidas de los clientes. Una gran pantalla de televisión
proyectando videos musicales de éxitos nacionales e internacionales –Ricky
Martin, Michael Jackson y Enrique Iglesias principalmente, que no se alejan
del modelo nacional que representa Amr Diab- sustituyen a las viejas
televisiones de los qahwa populares. En algunas mesas, observamos la
mezcla de géneros, nunca en parejas solas, que han llegado por separado
después de llamarse con sus teléfonos móviles y que al poco tiempo salen
del local para iniciar un paseo por la zona.
El Imam Metawalli as Sharawi (1911-1998) originario del Delta como el linaje de Walid, se
convirtió en uno de los religiosos más influyentes del país a su regreso de Arabia Saudí en mil
novecientos setenta y cinco por su aparición semanal, hasta su muerte, en el programa de televisión
Nur’ Ala Nur. Con una visión del Islam discrepante de las autoridades de Al Azhar –y evidentemente
del Ministerio de Asuntos Religiosos-, su prédica, en un lenguaje cercano al coloquial, proponía una
vía religiosa acorde a los tiempos modernos. Su popularidad se extendió por todo el mundo árabe y, a
pesar de su fallecimiento su presencia en los quioscos y la televisión es frecuente.
146
219
Como vemos, la privacidad y el anonimato de este tipo de locales se
corresponde con la forma de vida que muestran los vecinos, cuyas
relaciones se basan en solidaridades instrumentales, tal y como hemos
señalado anteriormente sin descartar otros matices en ellas. También en los
inmuebles las interacciones entre sus habitantes adquieren todos las
variables, que van desde el anonimato absoluto hasta la total intimidad. El
único habitante de los edificios que conoce a todos sus residentes es el
babab. Por lo tanto, las relaciones de parentesco ficticio como consecuencia
de la vecindad son extrañas a estas calles en las que la densidad es vertical.
Así, los zamala de Walid se encuentran entre sus familiares -primos
principalmente-, compañeros de estudios, de trabajo e hijos de amigos de
su padre. Sólo su sadaqa, Muhamad, que conoció en la escuela primaria a la
que asistían, reside en su mismo edificio dos plantas más abajo, puede
considerarse una relación basada en la vecindad.
Walid, como todos sus zamala, está en esa segunda juventud que
antes he intentado describir. Pasado el servicio militar, en el caso de Walid
un año en la ciudad de Alejandría, buscan su integración en su estrato
adulto cairota, estatus que ocupan por el nivel económico de sus linajes, que
les permiten el uso individual de sus salarios para el consumo de artículos
como los móviles, y para el ocio en lugares como la sala de billar o realizar
pequeños estancias vacacionales en Alejandría, como lógica de su cultura
prefigurativa. Acorde con su posición, Walid y sus zamala visten moda de
conocidas marcas occidentales, a diferencia de Mustafa y de los chicos de la
shela de la calle Abu Talib, permitiéndoles cambiar de vestimenta casi a
diario, como consecuencia de la lógica de consumo que acompaña a su
caracterización occidentalizada. Entre sus rasgos principales podemos
señalar la aparente libertad para la toma de decisiones en relación con la
orientación a seguir en su camino vital, pero que no deja de ser una ilusión
provocada por el individualismo homogeneizante que describió Beck.
En este sentido, Walid, decidió buscar un visado para un Estado
miembro del Tratado Schengen, que una vez obtenido le permitiría
trasladarse a los Estados Unidos, su objetivo. Su conflicto con el país está
motivado por la imposibilidad de prosperar mas allá de su nivel actual y la
dificultad de relaciones con el otro género; eso es lo que le promete el
“american dream” que ha recibido como ideoscape en la cinematografía y
teleseries norteamericanas. Más allá de las motivaciones económicas para
salir del país, éstas se anclan en la admiración que siente por el tipo de vida
occidental ya que, como se ha ilustrado, está bien situado económicamente,
gracias a las rentas obtenidas por su padre en el Golfo Pérsico, que le han
permitido comprar el piso en el que vive el núcleo familiar y comprar otros
dos: uno para Walid y otro para su hermana Hamida, en Medinat Nasser.
“Por respeto, el mío es más grande, que soy hombre”, con este comentario
observamos como el sistema de representaciones de la cultura dominante se
hace presente en Walid. Él mismo recibe parte de los beneficios de la
compañía de marketing que creó su padre y un compañero al regresar del
220
Golfo, cuyas amistades le han permitido a Walid encontrar su empleo de
jefe de sección en la empresa de consumibles informáticos. Esta necesidad
de huida es compartida por el núcleo de amistades más cercano a Walid.
Este grupo está formado por Muhamad, Anwar al que conoció cursando
contabilidad, Amr, compañero del servicio militar, y Omar, el hijo de uno
de los socios de la empresa de marketing de su padre. Todos ellos están
entre los veintisiete años de Walid y los veintinueve de Omar, lucen su
bigote de buscadores de la muruwwa y siempre se reúnen por motivos de
ocio. En este sentido, la relación establecida entre ellos carece de las
características jerárquicas detalladas en el caso de Mahmoud y la pandilla del
café Abu Talib, convirtiendo su pequeño grupo en una comunidad basada
en relaciones personales. En el caso de Walid ejerce cierta autoridad entre
su círculo de conocidos por relaciones basadas en el interés mutuo: Ahmed
Maser y Mustafa a los que continuamente obliga a sustituirlo en sus tareas y
obligaciones laborales, ausentándose de la oficina cuando algún asunto
personal o profesional informal atrae su atención. Walid está seguro que
Mustafa y Ahmed Maser están obligados a obedecerle porque les ha
facilitado su puesto de trabajo en la compañía. Es así como se crea su red
clientelal que le permite ganancias extras sin apenas esfuerzos. Cuando
Walid se enteró de los negocios informales de Mustafa sin pasar la debida
comisión a sus manos, se produjo una ruptura entre ambos que parecía
acabar con una aparente amistad duradera. Sentados en unas sillas de
mimbre de un qahwa de la calle Alfy, con una shisha y un par de cervezas sin
alcohol, discutieron las razones que llevaron a Mustafa a traicionar su
“amistad”. Mustafa visiblemente afectado por las consecuencias que
pudiera acarrearle, pérdida del empleo especialmente, dejaba pasar el
vendaval. El incidente de las ventas sin factura sin comisiones para Walid se
zanjó con un retórico “no vuelvas a pronunciar mi nombre nunca más”.
Walid no podía denunciar a Mustafa en la compañía por que él mismo
estaba involucrado en las ventas ilegales, el escándalo con su padre le habría
acarreado peores consecuencias a él que al nubio. El nubio estuvo un par
de semanas indeciso paralizando sus negocios informales, pero calmada la
tempestad, volvió a sus andanzas habituales a pesar de las amenazas de
Walid de denuncia si lo descubría.
IV. 2. 2. Billar, arabeyas y clubes
Las actividades de Walid y sus compañeros durante la tarde y la
noche del jueves precedente a la fiesta del Aid el Kibir o Aid el Adha, puede
ser representativa de otros fines de semana del shela de Walid147. Con tres
días festivos seguidos que se extienden desde el jueves por la tarde hasta la
oración del magrib del domingo, para Walid y sus zamala son una buena
Esta fiesta que se celebra setenta días después del Aid el Fitir, último día del ayuno de Ramadán, es
una fiesta en la que se sugiere, desde la ortodoxia, que se mantenga un ayuno hasta después de la
oración del magrib. Se conmemora el sacrificio de Ismael por Abraham impedido por la misericordia
divina. Se trata de una fiesta muy popular en la que los niños después de cenar reciben regalos y
dulces en recuerdo de la vida salvada por la divinidad.
147
221
oportunidad de pasar los días construyendo su identidad utópica. Después
de la oración del mediodía, Walid, consiguió hacerse con el automóvil de su
cuñado. Después de unas llamadas de móvil, aparecieron Muhamad y
Omar y nos dirigimos al bulaq Abú al Barakat. En un pequeño qahwa de un
hara, nos sentamos y fumamos unas shishas acompañadas de un shay a la
menta. En aquel pequeño café Walid y sus zamala acudían a comprar bango,
faruq y manzul. El comerciante era un hombre de unos cuarenta años, alto y
de complexión fuerte, vestido a la manera tradicional, con una galabiya
blanca simbolizando la pureza alcanzada con el ritual de las wudu y con el
ayuno hasta la oración del magrib que propone la ortodoxia islámica para
esta festividad. En aquella ocasión especial la compra fue de faruq y un poco
de manzul. Salimos de allí y recorrimos la ciudad en el arabeya de Walid
escuchando música a alto volumen. Paramos a comprar comida rápida en
dos establecimientos internacionales y cerveza en un almacén de venta legal
de alcohol en la calle Champollion, dirigiéndonos a una zona aislada, cerca
de la línea ferroviaria, abandonada la avenida Sudán. Allí, con las puertas
abiertas del coche y el radiocasete a alto volumen consumimos la comida,
las cervezas y un par de cigarrillos de faruq. Aquel lugar apartado del orden
social, paraje habitual para ellos, ofrecía a Walid, Muhamad y Omar la
posibilidad de transgredir las normas dominantes en día tan sagrado para la
comunidad, después de haber cumplido con la obligación impuesta desde el
orden parental de acudir a la mezquita al mediodía, sin provocar un
deshonor para sus progenies, evitando las miradas inquisidoras de los
vecinos. Además, la celebración familiar del Aid el Kibir no les obligaba
hasta el día siguiente a la caída del sol, con la oración del magrib, cuando la
prole se reuniría a comer el cordero sacrificado al mediodía por los
matarifes hallal, comprado el día anterior por el cabeza de familia. Pero
todavía quedaban muchas horas para eso.
La conversación entre ellos, a diferencia de las preocupaciones de
Mustafa por conseguir mayores recursos económicos y de la preocupación
por encontrar novia de Maher y sus zamala, se centra en las dificultades de
salir del país y escapar del asfixiante control parental y vecinal de las
actividades juveniles. La sensación que transmiten es la de reos, en una
situación de la que no pueden emerger, ni tan siquiera con sus recursos
económicos. Únicamente, se permite trasgredir puntualmente las normas
sin cuestionarlas abiertamente. Por ejemplo, me explican lo duro que es
aquí fumar marihuana tranquilamente y el desprestigio que provoca el
hacerlo a la edad que ellos tienen, ya que hace tiempo que dejaron de ser
fadda, además de las gravísimas consecuencias que te impongan repetidas
multadas por ese motivo, ya que puedes acabar con largas penas de prisión;
o el acercarse a las jóvenes que les atraen, para lo que hay pasar numerosos
filtros de control social. La solución a sus pulsiones sexuales pasa por
acudir a la prostitución, medio en el que se han iniciado cada uno de ellos
gracias a su nivel económico alto. Y comparan su situación con la de los
jóvenes europeos o norteamericanos que han descubierto a través del cine y
la televisión, en series y películas como The beach, estrenada en esos
222
momentos, o cualquier comedia dedicada a plasmar la excitante vida de un
adolescente norteamericano148.
El grupo decide dirigirse a la cafetería habitual para jugar al billar.
Por el camino unas llamadas telefónicas permiten la reunión allí del resto de
habituales: Anwar, Amr y un amigo de éste Ahmed. Omar presenta el flyer
reproducido más abajo, mientras se juega al billar y propone pasar la noche
festiva en ese local del edificio del World Trade Center en la Corniche al Nil.
La entrada con consumición asciende a treinta libras, demasiado dinero
para Mustafa, Maher o Samir, pero no para Walid y sus amigos. “Este tipo
de fiestas están llenas de los awlad al zawal que van a la Universidad
Americana” explica Omar, que encontró el flyer en las inmediaciones de la
sede universitaria, tentando al grupo para que pasen allí la noche como
miembros de las clases altas cairotas. Finalmente lo consigue con el
argumento de que las jóvenes de esos grupos son más permisivas que las
del barrio y son makana. No era la primera vez que iban a ir a un club, como
llaman a las discotecas, pero sí a una de aquellas características, tal vez por
mi presencia entre ellos.
Fig. 6 Flyer de la fiesta del Aid el Kibir.
Se trata de una película del año 2000 dirigida por Danny Boyle y protagonizada por Leonardo di
Caprio en la que éste se traslada a una isla en la que una comunidad, formada íntegramente por
jóvenes, conviven en libertad.
148
223
El local situado en la quinta planta del edificio del World Trade
Center es amplio, con luces claras iluminando la barra. Allí se distribuyen
unas mesas altas redondas en torno a las cuáles se reparten los clientes.
Pintado en tonos grises oscuros para atenuar la luz, la decoración
minimalista permite centrar la atención en las pantallas de televisión de gran
formato que emiten los videoclips de moda, cuando son pinchados, o
imágenes de espectáculos deportivos. Al fondo, a la derecha de la barra, la
mesa de sonido de los pinchadiscos delimita el espacio para el baile,
formado por un espacio circular con una tarima de madera elevada unos
veinte centímetros del suelo de unos veinticinco metros de diámetro. Es en
esta delimitación, cuyas paredes abren la vista al río con unos grandes
ventanales, dónde los proyectores de luces de colores, lásers y cegadoras
permiten a los jóvenes allí reunidos disfrutar del equipo de sonido
adecuadamente, y abandonarse al baile. Las únicas bebidas alcohólicas que
se sirven son cerveza Fayruz y Stella, de fabricación nacional. Los jóvenes
allí reunidos visten con ropa de marcas transnacionales tanto chicas como
chicos. La vestimenta tipo se compone de gorra de visera, camisetas con
inscripciones de famosas marcas de lujo y camisas; pantalones vaqueros,
deportivas de marca y un teléfono móvil bien visible en las manos o en los
bolsillos traseros de los pantalones. Además, las cazadoras tipo bombers de
las que usan los skinheads, resemantizadas localmente al tratarse de prendas
de importación, se mezclan con las chaquetas tejanas, las chaquetas de piel y
las tipo teenager. La mayoría, llevan el pelo engominado, usan perfumes y
colonias; las perillas son mayoría entre los que usan pelo en la cara, pero
mayoritariamente aparecen sin estos atributos. Por su parte, las chicas
visten pantalones apretados, tejanos o de tergal, faldas largas, camisetas
ajustadas de vivos colores y zapatos con plataformas altas, peinados de
peluquería con maquillajes extremos. Son los awlad al zawal, según la
categorización despectiva que realizaban Walid, Omar y Muhamad y los
demás. “Esto son de esos que no saben lo que es la vida, no necesitan
trabajar porque sus padres son ricos”, comentaba Amr no sin cierta envida
mientras bebíamos una cerveza Stella. Aquellos jóvenes tenían la
posibilidad de viajar a Occidente sin grandes problemas, algo que para ellos
era un sueño difícil de realizar.
El estilo musical predominante es el Al Jil: Hani Shaker, Diab o
Mohammed Fuad, aunque también se han pinchado ritmos africanos y
reggae; además de música occidental comercial como Ricky Martin o
Enrique Iglesias. Música sin pretensiones y para divertir bailando. Solo
Michael Jackson aparecía fuera de lugar por la antigüedad de las piezas:
Thriller y Rythm of Boggie. Los temas que provocan mayor aceptación son los
ritmos latinos, algunos de producción local, y cantantes de la diáspora árabe
como Natatcha Atlas, Rachid Taha o Khaled con Aïsha, único tema de
ritmo lento que ha provocado exclamaciones de aceptación sobre todo
entre las chicas, sin conseguir que los chicos bailaran agarrados: todo queda
limitado a miradas y sonrisas. La forma de bailar, con los brazos al estilo de
la danza del vientre, así como las caderas, mientras las piernas siguen el
224
ritmo musical, manteniendo el mestizaje de estas prácticas culturales
también en el uso del cuerpo. Como en las falucas son los hombres los que
mueven el cuerpo más provocativamente. A pesar de la publicidad, los DJ
se limitaban a pinchar canción tras canción, respondiendo a las peticiones
de las chicas. Es interesante señalar que, a diferencia de los locales para las
clases medias como el del centro comercial Al Bustan, la separación de
géneros no se aprecia tan rígida conversando animadamente y bailando en
grupos mezclados, nunca por parejas.
En aquel ambiente, el grupo de Walid contrastaba con los jóvenes
de clases altas allí reunidos. La vestimenta: camisas, tejanos, americanas,
zapatos con decoraciones de metal, el cabello corto y los bigotes que lucían,
les delataban la pertenencia a grupos inferiores económicamente,
provocando un rechazo que se manifestaba en las miradas. Aquello
estimuló que lo que debería haber sido una fiesta a la occidental, se
convirtiera en un acto de contestación dialéctica a las diferencias
económicas que los awlad al zawal aireaban continuamente con su
indiferencia hacia nuestro grupo. Después de otra ronda más de cerveza,
que provocaba nuevas miradas inquisidoras, salimos a la calle entrada la
noche, con la sensación que aquello sólo era un sucedáneo de la libertad
occidental que en El Cairo parecía reservada para las clases de elite.
Recuperamos los dos automóviles que nos habían llevado allí, y tocando el
claxon por las avenidas, nos dirigimos por la carretera de circunvalación
hacia las Pirámides, dónde siguió la fiesta masculina con otra ronda de
cervezas y cigarrillos de faruq, mientras en el radiocasete los cantantes Sabih
del Golfo ofrecían su música melódica usual. Conduciendo por la ciudad,
Walid y sus amigos, buscaban una escapatoria a las férreas normas
construidas por la sociedad cairota, y sin miradas ajenas imaginan cómo
vivirían su juventud en cualquier país occidental.
Igualmente, algún fin de semana buscan una escapatoria,
posibilitada por su capacidad económica, realizando viajes cortos a
Alejandría o Dahab. Lejos de El Cairo y de su cotidianeidad, durante esos
pequeños períodos refuerzan sus modelos utópicos relacionándose, sobre
todo en Dahab, con turistas. Su objetivo es un encuentro furtivo con alguna
occidental o israelí, pasar el tiempo bebiendo combinados alcohólicos,
fumando bango sin temor a las autoridades, aprovechando la fama alcanzada
por Dahab después de la recuperación de la península por Egipto, y
bañándose en la playa, “estar aquí es lo mejor, es así como estaría toda la
vida, tranquilo… sin problemas… y con diversión a todas horas” como
señalaba Omar. Sin embargo, mientras más esperan de su viaje al topos de
su utopía, más les decepcionaba al no conseguir sus objetivos sexuales.
Persecuciones por la playa, charlas nocturnas en alguna de las jaimas
instaladas junto al mar y un beso de despedida, eran suficientes para incitar
el mito de Dahab como el paraíso para los jóvenes, transformando lo
ocurrido en los encuentros en leyendas urbanas de encuentros amorosos
225
con extranjeras que alentarán el próximo viaje hacia la utopía entre los
zamala.
Con esto descubro los tránsitos morales entre el discurso y la
práctica de Walid. En su hilo narrativo se presenta como un musulmán
poco ortodoxo, utilizando todos los estereotipos al uso, incluida su
presentación del yo. Sin embargo, sus prácticas contienen ese tipo de
acciones prohibidas por la tradición islámica pero que su cultura
generacional le empuja a cometer. Viviendo la contradicción identitaria
entre lo impuesto, lo elegido y lo utópico. Entre la necesidad de presentarse
como un buen musulmán, realizando las prescripciones religiosas
imprescindibles para mantener su prestigio y el honor familiar, y la
necesidad individual, avalada por sus zamala, de realizar fugazmente sus
horizontes utópicos generacionales producto de su contexto de clase media.
De esa manera, descubrí esos secretos que nunca me había confesado que
le travestían en un Walid diferente y más humano.
IV. 2. 4. La migración a occidente
Los días transcurrían para Walid entre los negocios informales, las
partidas de billar, los paseos en coche y comprando ropa, mostrando así su
procedencia social. Cada vez aparecía menos por la compañía y los
problemas con Mustafa aumentaban porque éste se veía obligado a suplir
sus ausencias. Su relación interesada estaba llegando a su fin, pero eso no
impedía al nubio seguir con sus negocios informales. Estas rencillas y cierta
animadversión de clase que Mustafa sentía contra Walid, no sin ciertas dosis
de envidia por sus posibilidades económicas, les separaban cada día más. A
Walid, contrastando con Mustafa al que esperaba un matrimonio cuando
tuviera el dinero suficiente para su coste, no le interesaba el matrimonio por
el momento, ni tan siquiera el urfi. A pesar de sus formas occidentalizadas
no difería su opinión al respecto. Se trata de un matrimonio no aceptado
por las normas establecidas entre los jóvenes de las clases altas y medias
como él. Lo oportuno para Walid “es dejar ese tema en manos de las
mujeres de la familia que conocen bien el vecindario y buscarán una buena
chica, no se puede hacer un buen matrimonio engañando a tus padres, se
ha de hacer a los ojos de todo el mundo. Eso está bien para los pobres”.
Todos estos atributos asignados, se contradicen, evidentemente, con la
cultura generacional demostrada en sus acciones cotidianas posicionándolo
en formas occidentales de juventud. Al mismo tiempo, el ejemplo de su
padre trabajando en el golfo y ganando buenas cantidades de dinero, le
ayudan a reforzar su proyecto identitario, en el que marchando a cualquier
país occidental, conseguirá salvar la corrupción que le impide despegar
como empresario a su edad.
Por todo ello, Walid sólo pensaba en salir del país hacia el mundo
occidental que tanto le atraía, de cualquier forma, a pesar de su fuerte
226
identificación con el discurso político árabe. Durante una reunión habitual
con sus zamala para jugar al billar, anunció que había pedido un visado para
Inglaterra esa misma mañana, después de haber convencido a su padre de
que le ayudara a realizar los trámites y que le depositara una buena cantidad
de libras en una entidad bancaria a su nombre, requisito indispensable para
conseguir el ansiado visado. Eso solucionaba el aspecto de Walid que vestía
un traje gris, una camisa blanca y unos zapatos negros recién comprados,
aunque no tenía la esperanza de conseguirlo a pesar de cumplir con todos
los requisitos formales para su tramitación. El no poseer en su pasaporte
algún visado de entrada para países de la comunidad Schengen, únicamente
para Arabia Saudí para hacer el Umra, le impedían justificar su persona
frente a las autoridades británicas. Ni tan siquiera su residencia en un
suburbio como el Muhandisin, evitaría la denegación del visado. Y
efectivamente después de dos semanas Walid anunció que se lo habían
denegado. Aquella noche Walid estaba triste y frustrado, sus planes no se
iban a realizar por el momento.
Al cabo de un par de meses, Walid apareció de nuevo radiante. Se le
había abierto la posibilidad de conseguir un visado para los Estados Unidos,
el enemigo número uno del islamocentrismo, arraigado en su cultura
parental y dominante, que no le impedía admirar desde cultura
generacional. Había conocido a Harami, un conocido propietario de tres
pequeños puestos de comida en callejones muy concurridos del Downtown, a
los que acudían músicos, actores y funcionarios después de las
representaciones en los teatros más concurridos de la ciudad149. En uno de
ellos, entre las calles Champollion y Husseyn Basha, cerca de la compañía
en la que trabajaba Walid, cenaba habitualmente un funcionario de la
embajada norteamericana que le debía varios favores a Harami. Este
funcionario le consiguió el visado a Walid, con la mediación de este
aparentemente insignificante restaurador cairota. Una semana antes de la
partida Walid se despidió de sus zamala con una fiesta en los locales de la
compañía de informática. Comida rápida y cervezas para cenar; música
occidental a alto volumen y cola con ron para acabar la velada: iba a iniciar
su plan utópico de vida en un avión que le llevaría a Nueva York después
de hacer escala en Londres.
La imposibilidad de enfrentamiento con éxito a las normas que no
son de su agrado como la institucionalizada corrupción económica; la
dificultad para el éxito social entre los jóvenes no casados; así como la
islamización social creciente desde los años ochenta que obliga a la
Harami, gracias a estos tres locales, tenía grandes influencias en muchos círculos sociales ya que sus
locales estaban abiertos hasta altas horas de la madrugada ofreciendo comida. A pesar de su aspecto
poco aseado, con camiseta de imperio de algodón blanco, pantalones grises de fabricación egipcia,
chancletas, con un bigote cuidado y barba de dos días, se decía que poseía dos pisos en Madinat
Nasser para sus dos esposas y sus siete hijos que vivían cómodamente, probablemente gracias al fruto
de sus ganancias en los negocios informales.
149
227
hipocresía religiosa para alcanzar el éxito -a diferencia de en las
generaciones anteriores tal y como recuerda su padre de los primeros años
setenta con la Infitah de Sadat-, le han dejado una única salida: la migración a
occidente. Walid no busca el dinero fácil de los países del Golfo, como
muchos trabajadores emigrados, para volver a reproducir el modelo social
dominante. Finalmente Walid podrá dejar de presentar una conversación y
un discurso metafórico sobre sus acciones, tipificado, contradictorio,
arraigados en dos formas diferentes entender el mundo. Pero ¿cuál será el
nuevo tránsito por diferentes mundos morales a qué se verá obligado en su
destino? ¿Cómo construirá su nueva identidad al negociar con la realidad de
la sociedad de destino? Esta escena nos ha permitido observar la diferencia
entre identidad narrada e identidad negociada situacionalmente. Ésta última,
propone estrategias de actuación y presentación del self diferenciadas y
contradictorias entre sí, que adquieren su coherencia, si entendemos lo
negociado utilizando modelos impuestos –parentales y dominantes-, y
electivos –esencialmente generacionales en el caso presentado-, como un
proceso de reconocimiento de uno mismo, necesario para la estrategia de la
acción cotidiana y que, al mismo tiempo, construyen la narración del self,
dependiendo del interlocutor al que se dirija la narración.
228
IV. 3
UNA FAMILIA
ORTODOXA EN UN BALADIYAT:
ZUQ EL HAD Y MAHER
Los baladiyat, ocupan la mayor parte del territorio de la conurbación
de El Cairo-Gizeh creando un cinturón suburbial en torno al centro
europeo, islámico y a la carretera que lleva a las Pirámides. Se trata de
asentamientos mayoritariamente informales; definidos por las autoridades
como “no planificados" para destacar su carácter ilegal desde un punto de
vista oficial y emprender acciones legales contra sus ocupantes si lo
consideran necesario. A principios del siglo XIX, estas comarcas estaban
ocupadas por tierras agrícolas sometidas al régimen hidrológico de la
cuenca nilótica. Es decir, recibían agua del Nilo una vez al año,
produciendo una inundación total durante tres a cinco semanas entre los
meses de agosto y de octubre. En esos años, los únicos asentamientos
humanos de esta región son los pueblos situados por encima del nivel de la
crecida Gezirah, Badran y Bulaq al-Dakrur dónde se localiza actualmente el
Zuq el Had, y en él la vivienda de Maher. Es a partir de 1830, cuando los
trabajos de ingeniería hidráulica -en particular, la excavación de dos canalespermiten un riego permanente y la protección de ambas regiones durante la
crecida. La desaparición de la inundación estacional favoreció la
construcción de jardines y palacios en Gizeh. Sin embargo, a finales del
siglo XIX se construyen nuevas áreas residenciales populares
sustituyéndolos, como la de Umm al Masriyin dónde se encontraba la
residencia de Samir
Mapa 9. Umm Masriyin y Zuq el Had.
Es a partir de los años sesenta y setenta del siglo XX cuando se
produce la expansión inmobiliaria en el Bulaq al Drukur, siguiendo la línea
del ferrocarril y el canal de riego para asegurar los servicios sanitarios en los
229
nuevos inmuebles. Se trata de un proceso de urbanización espontánea, no
planificado institucionalmente ni controlado jurídicamente, que es tolerado
por las autoridades. Sin embargo, este proceso es estructurado por los
propios agentes sociales que participan en la construcción del asentamiento,
enmarcándose en el proceso global de edificación informal de otras zonas
de la ciudad como Dar as Salam o Shubra al Khayma. En estos procesos las
prácticas nunca son individuales sino comunitarias, siendo organizadas por
los propios líderes de la comunidad. La aparente espontaneidad es,
realmente, una organización de redes informales que utiliza prácticas
estratégicas que son objeto de debate, proyección, reflexión, de juicios de
valor, de decisiones tomadas individualmente o en el marco de la parentela
más o menos ampliada, o de distintas redes de sociabilidad, incluyendo en
algunas ocasiones la participación de grupos formalizados locales. (Ireton,
1988: 125-126)
En la actualidad, el Bulaq al Drukur ocupa una gran extensión
territorial cuyo límite norte es la avenida Feysal; la línea del ferrocarril y del
metropolitano al este; las estribaciones de la meseta de Gizeh al oeste, y los
territorios desérticos y la vía rápida de circunvalación de la ciudad conocida
como Ring Road al sur. Sin embargo, como en el caso del Bulaq Abu al
Ala, debemos delimitar el área familiar de Maher y su shela, formada en su
mayoría por miembros de su progenie, en torno a la calle en que residía
conocida como Zuq el Had por el mercado de frutas, verduras y carnes que
ocupaba la vía pública los viernes, los lunes y los jueves. Esta área quedaba
comprendida entre el canal del Nilo al oeste, la avenida Salah Salem y la
línea de ferrocarril al este, extendiéndose hasta el inicio de la sharia al Ahram
al norte, y las zonas desérticas del sur de este polígono. De nuevo,
encontramos demarcaciones por accidentes del territorio difíciles de
flanquear, y en la que sólo la avenida de las Pirámides permite a sus
pobladores cierta accesibilidad al centro de la ciudad, mejorada a finales de
los años noventa con la construcción de una nueva estación del
metropolitano en la zona fronteriza este, la estación de Gizeh Suburbs. La
comunicación, precaria, con la cercana barriada de Um Masriyin en la zona
histórica de Gizeh era facilitada por pasos elevados sobre las vías férreas,
extendiendo su área familiar hasta allí, dónde residían Samir y los miembros
de su shela con los que rivalizaban por su pertenencia a otro gara.
En este territorio la mayoría de calles están sin asfaltar, a excepción
de los ryads que cruzan el sector. Las edificaciones, de tres pisos, están
construidas con cemento y ladrillo sin acabados que decoren las fachadas.
La falta de iluminación callejera se suple con las luces de las tiendas de
comida preparada, quioscos de bebida y tabaco y qahwas de cada hara. En
estas callejuelas, la vida comunitaria en torno al lugar de residencia contrasta
con el anonimato de las calles del Muhandisin, dónde la densidad de
población vertical y el estilo occidentalizante asegura cierta privacidad. Pero
en estas zonas, con inmuebles de tres plantas y estrechos callejones, los
altos índices de densidad de población extendida horizontalmente, facilita el
230
control de los vecinos impidiendo la privacidad y favoreciendo solidades
comunitarias que se traducen en cooperaciones colectivas para el acuerdo
entre los habitantes de un mismo bloque, aunque sea temporalmente, con el
fin de negociar y de construir colectivamente sus ampliaciones, en pisos
superiores para alojar a los recién casados de linajes del bloque, o mediante
aportaciones económicas informales, para el mantenimiento de las
infraestructuras comunes a los residentes. Además, estas redes, permiten
también la reagrupación de los habitantes con la financiación de
edificaciones informales, cuando las autoridades amenazan con la
demolición. Este tipo de organización espontánea es favorecida por la
residencia común de los vecinos que constituyen así una comunidad con
una historia común. En este sentido, el peso de las asociaciones vecinales y
el de las relaciones institucionalizadas entre los habitantes, desempeñan un
papel significativo que ayuda a conformar alianzas entre vecinos.
Al Bulaq al Drukur, se trasladó el segundo hermano de la familia
Zyan desde Beni Suef, para buscar una vida mejor para su mujer y sus cinco
hijos a mediados de los años setenta del siglo XX siguiendo la llamada de la
política de la Infitah de Sadat150. Allí puso en práctica sus conocimientos
comerciales; como tantos otros inmigrados de las zonas rurales del Delta y
del Egipto medio, que provocaron la expansión informal del asentamiento.
Después de casarse, alquiló un piso en la segunda planta de un edificio de
Zuq el Had con tres habitaciones, convirtiéndose en el hogar, contando con
una estancia para el matrimonio, una para las dos hijas y otra para los cuatro
hijos. Completaba el apartamento, una pequeña cocina, un lavabo y una sala
de estar dividida en dos espacios por un visillo: en el primero de ellos, el
más cercano a la puerta de entrada y al corredor hacia la cocina, el lavabo y
las habitaciones, un televisor en color de gran tamaño preside la sala junto
con un retrato del abuelo; en el segundo, el más alejado a la puerta de
entrada, se sitúan dos sofás de tres plazas y unas mesitas auxiliares. En este
espacio, destaca la presencia de un Corán de gran tamaño, encuadernado en
cuero negro y grandes letras doradas, con la primera de las letras de cada
sura iluminadas por bellas cenefas, que el padre de Maher ha traído de La
Meca en uno de sus habituales viajes comerciales al Hijaz. A pesar de la
buena situación económica de la familia, como todos los habitantes del
Bulaq al Drukur, la electricidad la consigue directamente de la línea de la
calle, después de que los electricistas informales del hara la instalaran y
mantengan periódicamente, ya que los servicios estatales no tienen en
cuenta a estos asentamientos no planificados en sus necesidades
infraestructurales. Así, el piso de la familia Zyan no sobrepasa los cincuenta
metros cuadrados para ocho personas, en una muestra de cómo se
estructura la alta densidad de población de los barrios populares, que ha
Población de unos doscientos mil habitantes, capital del gobernorado al que da nombre, a unos
ciento cuarenta kilómetros al sur de El Cairo. Su economía está basada en la agricultura extensiva del
arroz y del algodón principalmente.
150
231
sido definida como densidad horizontal por el elevado número de
habitantes de cada apartamento.
IV. 3. 1. Familismo moral: Islam y ascenso social
El familismo amoral es un término acuñado por Edward Banfield
en 1958 para definir las relaciones que se establecían en las zonas rurales de
Sicilia. En éstas, los intereses del linaje, que incluía miembros
consanguíneos y agnaticios, se situaban por encima de los intereses
comunitarios estableciendo un poder económico, político y social que
suplantaba la autoridad que el gobierno intentaba extender. De la misma
manera en el sistema de relaciones establecidas a partir del modelo de la
Sharia, los intereses de la familia extensa pasan por encima de las
necesidades comunitarias o individuales y de los intereses estatales. Sin
embargo, como veremos en el caso de Maher, el comportamiento según la
normatividad implícita en los textos religiosos convierte este familismo en
moral, imponiendo modelos de conducta a sus miembros y reprimiendo
aquellos comportamientos que, según los juicios de valor de la ‘asaba, se
alejan de la moralidad islámica.
Desde esta perspectiva religiosa, los Zyan se distinguen en la
vecindad como muminun, es decir no únicamente muslimin, sino creyentes y
practicantes del modelo de vida que propone la Sharia y el ejemplo del
profeta, no sin contradicciones como observaremos más adelante. Rachid,
el padre de Maher, es un hombre de gran prestigio religioso que, algunos
viernes cuando sus ocupaciones comerciales se lo permiten, realiza la jutba.
Este prestigio religioso lo ha construido tanto por haber realizado el Haj y
el Umra en varias ocasiones, por la herencia religiosa -el abuelo financió la
construcción de una mezquita en Beni Suef- como por la dirección de
reuniones religiosas en domicilios particulares. Por supuesto, trataba todo
elemento de la religión baladí como los mawlids, las prácticas del dhikr que
practican ciertas taqiyas sufíes o los amuletos protectores contra el mal de
ojo, omnipresentes en los automóviles de los cairotas, como prácticas
desaconsejadas e incluso ilícitas. Eso implica que en celebraciones como la
del Aid al Adha, en la que se rememora el sacrificio de Abraham, la familia
mantenga un ayuno hasta la puesta de sol, recomendado pero no
obligatorio, según la normativa religiosa. Por lo tanto, la práctica religiosa
aprehendida por Rachid de su padre en Beni Suef, rigorista y ortodoxa, se
refuerza con el modelo practicado por los musulmanes escrituristas como
son los salafistas, que dominan la mezquita del barrio.
Es en este sentido que podemos definir la cultura parental de Maher
como ortodoxa, imponiendo un modelo de presentación de la persona
fuertemente marcado por esta pertenencia. Así, en el baladiyat de Zuq el
Had, la familia Zyan era respetada y prestigiada por su cultura religiosa, lo
que imponía a sus miembros en edades juveniles modelos de
232
comportamientos estrictos cuando realizaban sus actividades por sus calles.
Pero, también impone esquemas en torno a la persona: “lo más importante
es ser un buen musulmán…: si primero eres un buen musulmán, serás un
buen hombre y un buen egipcio…, eso [ser un buen musulmán] depende
principalmente de la familia. Si tu familia es mala es difícil que tú seas un
buen hombre” explicaba Maher exponiendo la identidad básica que
solidifica su hilo narrativo, no sin provocarle tránsitos morales y formas
para evitar el control parental que expondremos más adelante.
Fig. 7 Carta de parentesco de Maher.
1, 4, 5: Viven en el Bulaq al Drukur.
2, 3: Viven en el mismo edificio de Beni Suef (140 Km. de El Cairo) en la casa construida por el
abuelo.
En la carta de parentesco de Maher que reproducimos sobre estas
líneas, podemos observar algunas características diferenciadas de las cartas
de parentesco de Mustafa y de Walid. En primer lugar, es interesante
resaltar, el matrimonio del padre de Maher, Rachid, el conocido como
matrimonio de primos cruzados en una forma habitual de asegurar el honor
y el patrimonio. Por otra parte, si observamos la pauta de asentamiento de
los grupos domésticos, todos se trasladan al Bulaq al Drukur ocupando
apartamentos cercanos para mantener los lazos parentales en la ciudad, en
una práctica habitual del asentamiento de inmigrados. Los dos hermanos
que siguen en Beni Suef son los dos mayores que viven con su anciana
madre, en la casa levantada por el padre en los años cuarenta, asegurando la
fortuna en la ciudad de origen y con los que los migrados mantienen
estrechas relaciones con frecuentes visitas, incluso por unas pocas horas al
día. Al mismo tiempo, el prestigio local se solidifica al casar a la hermana de
su padre, que vivió durante los años ochenta en casa de Rachid, con un
conocido shaijk, que además garantiza uno de los negocios informales
relacionado con los viajes a La Meca para las peregrinaciones. Las
decisiones importantes, desde los negocios en los que invertir hasta los
estudios que seguirán los hijos, son responsabilidad de la asaba: el consejo
de miembros masculinos adultos al que se ha añadido el zawj de la hermana
en un lazo de parentesco proclamado, resaltando la importancia de este
enlace matrimonial, a pesar de la importancia formal de la ideología de la
233
descendencia patrilineal151. De esta manera, el prestigio basado en solidades
religiosas queda definitivamente asentado en el nuevo lugar de residencia de
los Zyan. Por lo tanto, a diferencia del caso de Walid en que prevalecen las
relaciones establecidas a partir de la estratificación, o de Mustafa donde las
organizadas a partir del área residencial son las predominantes; en este caso,
es la familia extensa la que proporciona la trama de relaciones esenciales,
prolongándolas hasta ciertos elementos de la comunidad cuyo vínculo tiene
un beneficio para la parentela. De ahí que sea posible calificar este tipo de
relaciones como familismo moral. Por lo tanto, en este contexto parental, el
matrimonio se convierte en un asunto de primera importancia que obliga al
control de los miembros no casados, para evitar emparentamientos no
deseables.
Este sólido prestigio religioso de la familia Zyan en el Zuq el Had
permite su instrumentalización en la economía informal. Rachid, el padre
de Maher, tiene dos fuentes principales de ingreso de dinero relacionados
directamente con lo religioso. En primer lugar, gracias a su vinculación con
la mezquita del hara obtiene un rédito en forma de prestigio basado en lo
religioso152. Así, los premiados para el viaje del Haj que no tienen los
recursos suficientes para sufragar sus gastos, les confían la venta de su plaza
a estirpes ricos que sí se pueden permitir el viaje153. En segundo lugar, es
socio de una empresa especializada en viajes a La Meca, en la que trabaja su
hijo Maher, que le permite enviar a los agraciados a su agencia lo que le
reporta grandes ingresos. Por último, los viajes periódicos que realiza junto
a su hijo mayor Muhamad a los países del Golfo y a Arabia Saudí, le
permiten recibir encargos de sus vecinos y conocidos para que “importe”
instrumentos electrónicos, como teléfonos móviles principalmente, de las
tiendas libres de impuestos de los aeropuertos de Jedah o Ryad. Todo este
entramado le ha permitido aportar el capital necesario para financiar un
comercio de productos de limpieza y alimentación a su hermano menor,
llegado en los años noventa a la ciudad, junto a la avenida Feysal, al
noroeste del Bulaq. Además ha iniciado un negocio de venta de informática
de consumo, situado en una segunda planta de un inmueble de la misma
avenida. Las ganancias económicas, hallal, de la familia Zyan son
Es cierto que para Ibn Jaldún la estructura cultural subyacente en la asabiya no se basa en los lazos
de sangre, sin embargo era el término usado por los propios miembros de la estirpe para referirse al
consejo masculino de toma de decisiones importantes para la familia extensa.
152 Se trata de una pequeña mezquita situada en una encrucijada del barrio, por la que se debe pasar
para entrar en el ryad principal, dónde se sitúa la vivienda de Rachid Zyan, dónde se instala el mercado
de abastecimientos del hara. Construida con aportaciones populares, tiene una capacidad de unas
trescientas personas que, sin embargo, sigue la ortodoxia de ser un edificio aislado contando con un
minarete desde el que se llama a la oración cinco veces al día. Es un ejemplo de lo que se conoce
como mezquita privada que distribuye el zakat, al margen de los medios estatales. Esto permite crear
una clientela que asegura toda una red de relaciones estableciendo solidaridades económicas y
políticas al margen de las oficiales.
153 Cada nación con miembros de la comunidad islámica recibe el permiso de Arabia Saudí para un
número determinado de peregrinos, para evitar la avalancha de peregrinos si fuera de libre acceso. En
Egipto, las demandas son tantas que nunca pueden ser todas satisfechas por lo que se realiza un
sorteo para adjudicarlas. Estas plazas se revenden para las estirpes acaudaladas.
151
234
depositadas, siguiendo las recomendaciones de los shaijks más influyentes
entre los mumimun, en el Faysal Islamic Bank: un banco islámico que no
“cobra” intereses a sus clientes, cuya sede central está en Arabia Saudí. Para
Maher, este banco no comete el pecado de riba, por el que los bancos te
cobran el diez por ciento de interés por mantenerte la cuenta tengas
pérdidas o ganancias. En el banco islámico ganancias y pérdidas se reparten
proporcionalmente según el dinero depositado sin cobrarte cantidades
adicionales establecidas legalmente154.
El ascenso social y económico conseguido por Rachid le facilitó la
compra de un amplio apartamento en la avenida Feysal. Ese fue el
momento en que mi relación con los Zyan se hizo más estrecha al pedirme
Rachid que asistiera al acto de compra y venta, siguiendo la costumbre de
realizar la transacción, que fue en metálico, entre las dos estirpes y con
testigos de ambas partes. Este traslado residencial es posible por esta forma
de familismo moral que he presentado que no da demasiada importancia al
vecindario como comunidad de iguales naturalizada, sino como lugar de
relaciones instrumentales para el beneficio del linaje, y por la ideología del
trabajo para las necesidades familiares, constriñendo los intereses
individuales. El acto de compra venta se realizó en el inmueble en el que se
localizaba la vivienda objeto de la transacción, en la quinta planta. Un lujoso
edificio, decorado con mármol en el vestíbulo y ascensor. Allí nos esperaba
un efendi y su hijo. La comitiva estaba formada por Maher, Mustafa, el padre
de Maher, un abogado y un testigo amigo de la prole, trabajador de la
empresa del padre de Maher. La suma de la transacción ascendía a ciento
veinte mil libras que pagaría en dos plazos: uno en ese momento y otro a la
entrega de las llaves el uno de julio. Una gran cantidad de dinero para las
clases medias, demostrando el ascenso económico que han conseguido con
sus negocios informales. La rúbrica del acuerdo tuvo lugar en el salón para
las visitas; una amplia estancia decorada con piezas de imitación Luís XV
dividida en dos espacios diferenciados. Únicamente los típicos cuadros de la
shahada, en fondo negro y caligrafía dorada, y una pequeña mesa con las
fotos de las mujeres de la familia rompían el estilo barroco de la estancia.
Un gran aire acondicionado aliviaba el calor de la tarde cuando el
propietario lo puso en marcha después de realizar las presentaciones.
La estancia estaba dividida en dos espacios diferenciados. Fue en el
espacio ocupado con un sofá de tres plazas y cuatro individuales
alfombrado, dónde tomaron asiento las dos progenies en posiciones
enfrentadas. El vendedor en una butaca individual frente a los situados en
Este tipo de bancos han tenido una amplia difusión a partir de los años ochenta en Egipto con la
Infitah y la islamización social. Sin embargo, a pesar de lo manifestado, siguen con el negocio de los
préstamos con interés con un subterfugio eufemístico para no designarlo de esa manera. Se trata de
una forma de compra de bienes, incluido el dinero, que paga el banco y lo vende al cliente a un mayor
precio del original. Así, se compra un electrodoméstico por una cantidad que paga el banco y al
cliente se le reclama una cantidad superior actualizando el precio de dicho electrodoméstico por la
inflación.
154
235
el sofá y junto al retrato de sus hijos. Su hijo en una silla junto a su padre,
los dos vestidos en ropas cómodas, chándal y pijama respectivamente, las
ropas típicas conocidas como libs al shuruug, y el testigo en otra butaca
individual. La representación de los Zyan en el sofá de enfrente y en una
butaca individual el padre, mientras el abogado ocupaba una silla en medio
de la estancia en un terreno neutral. Al iniciarse la reunión la situación era
tensa, nadie hablaba después de las presentaciones. Esperaban que el
abogado repartiera las copias del contrato que fueron leídas detenidamente
por todos los implicados: primero los patriarcas y luego los hijos,
intercambiando impresiones sobre las cláusulas y modificando algún punto
en los mismos. Finalmente, aclarados estos puntos llega el acuerdo final y el
ya ex propietario se sienta en la silla que ocupaba el abogado mucho más
cerca de la familia de Maher relajándose la situación. El padre de Maher le
da una bolsa con un paquete envuelto en papel de periódico, el vendedor se
lo pasa a su hijo que empieza a contar el dinero sentado en la mesa. Está
todo. Se suceden las felicitaciones, los estrechones de mano y las bromas, ya
no hay gravedad en el trato. Todos los presentes, excepto el abogado,
firman el contrato que queda rubricado con un apretón de manos de todos
los presentes. Salimos a la calle y mientras Rachid, Mustafa y el testigo se
dirigen a Zuq el Had, Maher vuelve al trabajo en la oficina de la agencia de
viajes recibiendo una reprimenda del jefe por abandonar el puesto de
trabajo sin avisar. Pero él esta seguro de su inocencia ya que “la familia, mi
padre es lo primero… se deja todo por su llamada”. Una nueva prueba del
familismo moral y del dominio parental al que nunca osaría desobedecer.
Eso es lo que impide a Mustafa, uno de sus hermanos, realizar sus
expectativas de cambio de vida “me podría ir al extranjero… pero mi
padre…”. La voluntad del padre, los intereses parentales por encima de los
intereses individuales para reproducir el modelo prefigurado, cuyo éxito
queda simbolizado en la compra del piso de la avenida Feysal. Todo en la
vida de estos hermanos está determinado por el modelo impuesto:
nacimiento, aprendizaje, casamiento, paternidad y muerte.
Para Maher y sus aj y sus ujt, este modelo parental manifiesta éxito
en forma de ascenso en la estructura, facilitado, en parte, por la islamización
de la sociedad cairota que se ha producido a partir de los años ochenta y
noventa del siglo XX principalmente, sobre todo en los baladiyat. Además
ofrece seguridad en un futuro posfigurativo en el sentido que proponía
Margaret Mead (1997[1970]), apartado del riesgo de las situaciones de
Mustafa o Walid, basadas en mayor medida en las formas y modelos y
cofigurativos y prefigurativos propuestos155. Así, Maher y sus hermanos
siguen los modelos de comportamiento aprobados por la ortodoxia
interpretativa parental como el no fumar, la vestimenta basada en la
austeridad, el uso del coloquial estandarizado jalonado de frases piadosas
Aunque no podemos referirnos en el contexto cairota de aplicaciones directas del modelo ideal de
Mead (1997) sino siempre a una mezcla de características de las tres categorías formuladas por la
norteamericana: posfigurativas, cofigurativas y prefigurativas.
155
236
para introducir o acabar los discursos con inshallah y al hamdulillah, o el
omnipresente bismillah antes de comer o iniciar cualquier actividad. El
cumplimiento estricto de los preceptos religiosos, incluidos los sólo
recomendados, ancla su identidad en el modelo de mumin, tan necesario
para la supervivencia del grupo.
Sin embargo, el modelo, al vincularse directamente con el prestigio
y el honor, impone también un control rígido y estricto sobre sus miembros
más jóvenes frenando, al mismo tiempo, una toma de decisiones individual
alejada de los intereses familiares. Dicho control llega, por ejemplo, a
controlar las llamadas telefónicas de Maher, que al recibir una llamada de
una amiga de la escuela superior que no conoce el padre, es castigado con
no poder hablar por teléfono sin el beneplácito de su padre justificado en la
ignorancia de la persona del interlocutor y su parentela;.o a la prohibición
de acudir al qahwa de su hara al vincularse en la cosmovisión a la cultura
baladí y a lo haram, a la que no pertenecen a pesar de residir en un baladiyat.
Pero, como veremos en el siguiente apartado Maher ha encontrado vías
para generar su propia cultura generacional mediante acciones
protagonizadas por esquemas elegidos, en ocasiones en contradicción con
el modelo parental presentado.
IV. 3. 2. Tránsitos morales y conflictos parentales
Maher, no pertenecía a una shela basada en los vínculos
comunitarios de residencia156. A excepción de Mansur, su sadiqi al que
conoció en la escuela primaria, que vive al norte del Bulaq al Drukur junto
al establecimiento del tío de Maher en la avenida Feysal, los amigos con los
que suele pasar su tiempo libre en el hara son miembros de su estirpe. Se
trata de sus hermanos menores Mustafa de veintidós años y Mahdi de doce,
y sus primos Abd al Rahman y Jabbar. Sus áreas familiares en el gara se
extienden hasta la avenida Feysal dónde se sitúa el colmado del padre de
Abd al Rahman. Allí pasa muchas tardes, cuando el trabajo se lo permite,
jugando al ajedrez, escuchando música del “arabian dream” de Ihab Tawfiq,
Mad El Kassim o Hammada El Allah. Con títulos como Al ayawn al Helwa,
Illah Rasul Allah o Allah please forgive me, estas composiciones hacen
referencia a los momentos gloriosos del pasado, la importancia de ser un
mensajero de Dios o más interesante, presentando la vida disipada de los
jóvenes de buena familia como un desvío de lo religioso que provoca todo
tipo de desgracias. De esta manera, el modelo parental se refuerza con estos
segmentos musicales producidos para una población que mira hacia el
Maher tenía veinticuatro años, con bigote y poco cabello, aparentaba físicamente más edad de la
que tenía. Siempre vestía con pantalones tejanos o de pana, con una camisa o jerséis de cuello alto los
días más fríos de febrero, cuando la temperatura baja a los quince o dieciséis grados, un cambio
térmico muy apreciable si tenemos en cuenta los treinta y cinco grados habituales desde finales de
abril a finales de octubre. Estudiaba último curso de contabilidad en la Universidad de El Cairo en
Gizeh. Una universidad en la que el campus está dominado por las agrupaciones islamistas como los
Al Ijwan o la Gama Islamiya.
156
237
pasado y la religión, para reforzarse ante las inseguridades que les plantea el
futuro.
Uno de los pasatiempos preferido por Maher y su shela es ir al cine
de barrio en la avenida Feysal. Algunos viernes por la tarde Maher, sale de
casa acompañado de Mustafa para ir a buscar a Abd al Rahman, ese viernes
el pequeño Mahdi se quedaba en casa. Ante la ausencia de móviles para
preparar el encuentro como hace Walid y sus compañeros, la costumbre es
pasar por las residencias de los posibles convocados gritando el nombre
desde la calle y esperar a que aparezcan por la ventana y bajen a la calle.
Durante el trayecto hasta la casa de Abd al Rahman, decorada con un avión
que parte de El Cairo para llegar a La Meca como recuerdo del viaje que
realizó su padre, Maher saluda continuamente con el Assalam u aleykum
barakatu Allah, el saludo habitual de los mumimun, a todos los conocidos que
se cruzan con él. El prestigio de la familia le acompaña obligándole a un
comportamiento acorde con lo esperado.
Aparece Abd al Rahman, se saludan con dos besos en las mejillas y
partimos en busca de Mansur. Al llegar a su casa, Maher sube al
apartamento, momento que aprovecha Abd al Rahman, de menor edad que
Maher, para sacar un paquete de tabaco y fumar un cigarrillo pidiendo que
no le digan a Maher que fuma, lo que le arrastraría desagradables
consecuencias. Abd al Rahman es estudiante de química y no acepta con
resignación el futuro que su familia le ha preparado. El joven se siente
encerrado entre el patriarcalismo y las nulas oportunidades de futuro, y si
consigue su objetivo de salir del país para estudiar en una universidad
extranjera, deberá ser sin el consentimiento ni la ayuda de su familia para
conseguirlo. Les deshonra: “fumo, voy al qahwa, me quedo en casa y no voy
al colmado… y, sobre todo, hablo con chicas de la universidad y del barrio
que me encuentro por el gara… rezo obligado y no pienso lo que significa,
pero mi familia quiere que lo haga”. Estos comportamientos cercanos a su
cultura generacional, le acarrean problemas con su padre y Rachid su tío,
haciendo que no se sienta querido por su ellos. Igualmente, cuando pide
dinero para él se lo niegan repetidamente, tanto su padre como su hermano,
a pesar del negocio de ultramarinos junto a la avenida Feysal. En este
sentido, “sólo mi hermana se muestra comprensiva,…, me da algún dinero
necesario para tabaco y para ir al cine alguna vez,…, sino no fuera por mi
hermana no podría comprar ni libretas”. Siente su vida en Egipto
empobrecida, sin capacidad de decisión, le espera el refugio en la religión y
vivir el eterno presente. Para el chico que mira la opulenta vida que se
ofrece desde Occidente en las películas con envidia, no hay salida del
oscuro mundo del vecindario en Egipto. Además, en este caso está en
choque permanente con la cultura parental que no acepta. Es una persona
en la que pesa más su cultura generacional, figurativa, que la parental
posfigurativa, a pesar de que por obligación guarda el debido respeto,
porque en su situación es imposible romper con ella. Esa es la coerción que
ejerce, en este caso, la parentela sobre Abd al Rahman, la imposición de
238
voluntades desde la jerarquía masculina parental, que en estas salidas ejerce
el representante de mayor edad de los Zyan, Maher.
Pero, obviamente, Maher también tiene sus elecciones que le dotan
de una individualidad construida dialécticamente en las distintas situaciones
por las que transita. Probando, de nuevo, que ésta no es inamovible ni fija,
sino un proceso de negociación con lo cotidiano basado en modelos y
esquemas que conectan el proceso cognitivo conocido como identidad, self
o conciencia de uno mismo, a un contexto específico y determinado,
mediante símbolos relevantes y compartidos. Esta negociación a partir de
los modelos culturales juveniles se pone de manifiesto al salir del área de
influencia del hara. La conducta dominada por la muruwwa, simbolizada en
su bigote, cambia hacia las bromas, las miradas y comentarios hacia las
makana con las que se cruza el grupo. La rigurosidad deja paso a la
distensión en el comportamiento, y a la ironía permanente. En esa situación
Maher permite fumar a Abd al Rahman, en una deferencia hacia su primo
que muestra cierta solidaridad generacional. Uno de los temas que
provocan hilaridad y sorna, permitida por Maher, es la dependencia de su
familia porque con sus escasas ganancias económicas por su trabajo en la
agencia de viajes de la que es socio su padre, no puede permitirse grandes
gastos personales; tacañería, según Samir, agravada por su tendencia al
ahorro, justificado en las necesidades del matrimonio.
Había en el grupo dosis de impaciencia por llegar a la sala de
proyecciones. Un cine de ciento cincuenta plazas con el suelo y las butacas
de madera, una pantalla de pequeñas dimensiones y lámparas de arañas de
metal desvencijadas. Se proyectaba la película del cómico egipcio Adel
Imam Risala ila alwani. Antes de iniciarse la proyección se pronuncia la
shahada y se anuncia que la sesión ha sido aprobada por el Ministerio de
Asuntos Religiosos. Acto seguido aparecen las imágenes de un desfile de
moda italiana femenina de ropa interior: camisones, visos, lencería fina con
un tango como banda sonora, que provoca expectación y gritos de
admiración a las mujeres que los presentan. Eso explica la ausencia de
Mahdi, el hermano pequeño de Maher en la sala; la resemantización por
parte de los espectadores de esta sesión masculina del publirreportaje es de
un contenido explícitamente sexual157. El largometraje cuenta la historia de
un fellaha que paga una enorme suma a un baltagi para migrar a Italia. Allí
intenta buscar un trabajo, hasta que cae en manos de una egipcia, actriz
porno, que lo utiliza sin que el protagonista se de cuenta. Maher, cada vez
que aparece una mujer en bikini o bañador me llama la atención con un
golpe en el brazo de butaca buscando mi confidencialidad y, como la
mayoría del público, silva y lanza obscenidades a la pantalla. El clímax de la
sesión se consigue con la escena de “hob”, tal como la ha definido Maher: el
En estas salas las sesiones suelen ser masculinas. Sólo en las salas del centro de la ciudad se realizan
sesiones femeninas después de la oración del mediodía y mixtas las sesiones de tarde después de la
oración.
157
239
momento en que la artista porno, ligera de ropa, y el palurdo se dan un
beso en una cama giratoria. Maher exclama de júbilo y comenta que es “una
escena fuerte”. A la salida del cine, se convierte en el objeto de conversación
de los jóvenes por su fuerte contenido sexual, que contrasta con el modelo
parental de la familia Zyan. Es importante resaltar que el control y el
complejo del honor, impide las relaciones sexuales prematrimoniales y en el
caso de Maher, Abd al Rahman y Mansur, todavía no han besado a una
mujer y, evidentemente, su moralidad y su economía, les impide la
satisfacción sexual que podrían ofrecerles las prostitutas; tal y como Walid y
algunos miembros de su shela han practicado. Este desconocimiento sexual
provoca en Maher falta de seguridad en su posible relación con la que será
su esposa, temiendo no estar a la altura de lo propuesto en el Corán y la
Sharia que obligan a la satisfacción sexual de la mujer por parte del
marido158.
Este tránsito moral de Maher se reproduce en lo que podríamos
considerar como áreas naturales generacionales. Como ya se ha dicho,
Maher trabaja en la recepción, atención telefónica y diversos encargos en
oficinas estatales, como presentar la documentación necesaria de los
viajeros para el visado de entrada a Arabia Saudí, de la agencia de viajes de
la que su padre es socio. La oficina se sitúa en la calle Mohammed
Bassiouni en el Downtown, en la tercera planta de un edificio construido en
los años veinte. La mayoría del tiempo Maher está en la oficina con Samir,
botones y encargado del té de las visitas, además de compañero de curso, y
con Mansur, su sadiqi, en algunas ocasiones. Su puesto de trabajo le permitía
realizar todas aquellas llamadas telefónicas que en su casa le estaban
vetadas. Así aprovechaba para llamar a amigos y amigas de la escuela de
comercio en la que estudia y a la que sólo asiste en los períodos de
exámenes. De esa manera, se mantiene informado de las novedades del
curso y contacta para reunirse con ellos y que le pasen los apuntes. Por otra
parte, en el despacho del director de la oficina hay instalado un ordenador
que Maher utiliza para buscar información de su interés: páginas que en el
contexto aparecen como eróticas con chicas ligeras de ropa, ver videos
musicales de éxito entre los jóvenes o utilizarlo como consola de juegos.
El lugar en el que suelen tener lugar sus encuentros estudiantiles es
un qahwa de un callejón junto a la calle Qasr al Nil a pocos metros de la
plaza Talaat Harb. Se trata de un café tradicional que ocupa un espacio
urbanizado entre dos fincas con doce mesas para sus clientes. Sin embargo,
su situación en pleno centro de la ciudad, permite que la presencia de
estudiantes sea habitual. Allí, Maher pasaba ratos libres entre encomienda y
encomienda de sus superiores y las dos horas del almuerzo. Además,
algunas tardes después de la oración del magrib, pasaba un par de horas con
Para una introducción al mundo del sexo en países árabes son útiles las aportaciones de Ait
Sabbah (2000 pp. 43-63 y 81-102). En especial para el tema de las inseguridades masculinas derivadas
de concepciones culturales desde el discurso religioso, importante para Maher por los modelos
recibidos desde la cultura parental.
158
240
amigos y amigas de la escuela de comercio, justificando su tardanza a su
padre por motivos laborales principalmente.
Por lo tanto, una solidaridad basada en el interés mutuo se modifica
en una comunidad naturalizada, destacando los diferentes aspectos que
puede tomar una relación social: juegos de mesa, intercambio, de cintas de
casete grabadas con los éxitos de moda del Al Jil, conversaciones sobre
chicas cuando no están presentes, bromas y chistes, acercan al grupo a los
valores de la futuwwa: galantería, valentía, ironía… Así, las reuniones se
convertían en una competición entre ellos para convertirse en líder de esta
shela esporádica, ante las chicas del grupo. Maher siempre dirigía las bromas
y contaba numerosos chistes pero no pasaba de ahí. Era el líder cómico del
grupo por lo que lo conocían como Stangalina, vocablo recogido de un
personaje bromista televisivo, pudiéndose traducir como loco, en el sentido
de individuo que es capaz de cualquier tipo de acto para conseguir la
sonrisa del grupo. Al mismo tiempo, es revelador el cambio de registro del
coloquial estándar usado en el contexto agnaticio a un coloquial
generacional, repleto de expresiones adaptadas de otros contextos con
significados dependientes de su cultura cotidiana, como makana, jawal,
sultan, pashá, fadda… y de expresiones tomadas del inglés como up to you, as
you like, take it care, take it easy… Es en este contexto, dónde la identidad
elegida de Maher se pone de manifiesto sin olvidar la básica y sus modelos
parentales que le obligan a dejar las reuniones momentáneamente para ir a
realizar la oración que corresponda, a un pequeño oratorio situado cerca del
callejón. Estas estrategias para la trasgresión, justifican sus continuos
intentos de conseguir de mí un teléfono móvil para evitar el control
parental de sus relaciones generacionales; que su padre, a pesar de las
facilidades que tendría para obtenerlo, no le facilita. Como podemos
observar, busca el anonimato del centro de la ciudad para estos encuentros
y la soledad de la oficina, aunque en algunas ocasiones realiza estas
actividades en compañía de Mansur aumentando la confidencialidad y
estrechando sus lazos de amistad, como estrategia para desarrollar sus
rasgos electivos. Únicamente cuando se reúne con sus compañeros de
escuela técnica evita la presencia de Mansur, ocultando esta parte de sus
relaciones generacionales a todo su entorno familiar y vecinal.
Sin embargo, todas estas transgresiones tienen un punto de
conexión con sus relaciones vecinales. Esa conexión se llama Samir por su
residencia próxima al hara de Maher en Umm Masriyin, zona que ha
convertido en una extensión de sus áreas familiares en su tiempo libre. La
relación entre ambos está marcada por la jerarquización: Maher ejerce su
autoridad sobre él en la oficina basada en el nivel económico y el prestigio
religioso que adquiere con la práctica cotidiana de las plegarias en su centro
de trabajo. Sin embargo, Samir acepta acompañar a Maher a las salas de
videojuegos de los centros comerciales del Downtown y a los puentes del
río, que antes describimos como un área para las relaciones juveniles, para
intentar algún contacto con las chicas que por allí pasean parapetándose en
241
el anonimato de esos espacios, al final de algunas jornadas de trabajo. El
conocimiento de Samir de estas diferencias de Maher en su presentación en
su hara y en sus actividades anónimas le permitían usarlo en momentos
estratégicamente elegidos.
IV. 3. 3. Culturas generacionales en conflicto: la
rivalidad con Samir
Samir, a diferencia de Maher, nunca realizaba la plegaria en la
oficina, los viernes no acudía a la mezquita y únicamente respetaba el ayuno
de Ramadán. No obstante, su primera referencia al ser interpelado por su
pertenencia es la de “muslimin”, con una interpretación popular de la religión
basada en la creencia en los santos y las prácticas populares como los
mawlids, los dikhr y las visitas a la tumba de los parientes muertos. Así, su
cultura parental se diferencia ampliamente del modelo referencial de la
familia Zyan. Nacido en El Cairo, su padre, analfabeto, es miembro del
Partido Nacional Democrático de Hosmi Mubarak como ya he destacado.
Así puede pagar la deuda que cree mantener con el país por el trabajo de
conductor de autobús en la compañía nacional. En casa de Samir, a
diferencia del apartamento de Maher, la ausencia del libro sagrado se suple
con cintas de recitación coránica y dos cuadros de Nasser y Mubarak están
colgados de la pared, junto a un tapiz de baja calidad de fondo negro con
imágenes de un frondoso bosque con ciervos y un riachuelo, en una imagen
popular del paraíso prometido159. El repertorio lingüístico de Samir se basa
en el coloquial popular en el barrio y en el estándar en su lugar de trabajo; a
diferencia del registro repleto de expresiones religiosas que utiliza
habitualmente Maher. También a diferencia de Maher su vestimenta se
aproxima a los modelos dominantes entre los intérpretes de Al Jil: tejanos,
zapatillas deportivas, el uso de gominas para alisar su cabello ensortijado
consecuencia de su origen nubio y la ausencia del bigote. El estilo de Samir
visibiliza las diferencias con Maher. En Samir, la preocupación por la
imagen, y la búsqueda de diversión con sus amigos en su tiempo libre como
consecuencia de la mixtura entre su cultura generacional y su cultura
parental, son dos de los rasgos predominantes.
Samir, siguiendo con la takaful de los baladiyat, como en el caso del
Bulaq Abu al Ala, forma parte de una shela formada por Ibrahim, sadiqi de
Samir, Goha, Sabir, Hani, Muhamad y Ahmed conociéndose también,
como en el caso de la shela de Abu Talib por sus motes. Samir es Shakshak,
un sonido onomatopéyico que hace referencia a un personaje de dibujos
animados muy popular en El Cairo; Ibrahim es Berbesh algo así como el
que mueve muy rápidamente los parpados; Goha, Yahue, sonido
onomatopéyico como el ¡uff! español; Hani, Sabuna, jabón el que está
siempre en el lavabo, popularmente pajillero; Mohamed, Zaluq, pobre
En la página ciento tres se puede encontrar una descripción de la vivienda de Samir en contraste
con la de Maher.
159
242
hombre débil mentalmente; Ahmed, Jalaf, el que siempre hace lo contrario.
Todos estos alias acentúan caricaturescamente algunos rasgos físicos o
comportamentales de estos jóvenes. Entre ambos jóvenes, como vemos,
existen distinciones derivadas de sus culturas parentales, pero también de la
forma en que construyen sus identidades electivas, marcada en un caso por
sus relaciones parentales y por las de vecindad en el otro. En este sentido, la
confidencialidad con el sadiqi es fundamental para Samir, “a tu sadiqi se lo
cuentas todo, no hay secretos… le ayudas y te ayuda… lo conoces muy
bien”.
Maher y Samir manifiestan sus diferencias en una relación
conflictiva que se manifiesta en los espacios públicos. Maher impone sus
decisiones sobre dónde ir al acabar la jornada laboral ejerciendo su
autoridad jerárquica que Samir nunca acepta de buen grado; pero su
capacidad adquisitiva con un sueldo mayor le ayuda a imponer su voluntad.
Los sarcasmos e ironías entre ellos son continuos: sobre las novias
inventadas de Maher y por la falta de aql de Samir; utilizando mi presencia
para expresar sus diferencias generacionales, parentales y comunitarias y
convertirme en juez de las mismas. Mientras, Maher intentaba mostrar su
autoridad continuamente, Samir intentaba ser un cicerone inmejorable por
las calles del gara; además se desprestigiaban informándome de las
actividades transgresoras de uno y otro, buscando mi confidencialidad.
Todo este conflicto se manifestó el día que visitamos la Feria Internacional
de Muestras de El Cairo formando un grupo con Maher, Mansur, Samir y
Mahdi. Maher, ejercía su autoridad económica pagando las entradas, el
transporte, la comida y algún que otro capricho como zumos o refrescos.
El grupo aceptaba sus órdenes y sugerencias. Se sentía a gusto y toleraba las
bromas de Mansur y Samir, que en minoría aceptaba a regañadientes las
decisiones de Maher. A la hora de la oración todos se dirigieron a la
mezquita que hay en el interior del recinto ferial excepto Samir. Ese fue el
momento que aprovechó para preguntarme sobre el hara de Maher, por
empatía, le mostré mi agrado por el bullicio del baladiyat aquella mañana de
viernes. Samir exhibió cierto disgusto y me invitó a conocer su casa que “es
más vieja que la de Maher y que te va a gustar más”160. Samir se diferencia
así de Maher y su grupo reconociendo que sus relaciones se basan en el
interés.
Pero, también, Maher, Mansur y Samir poseen modelos comunes
figurativos que los diferencian de las generaciones anteriores: la fascinación
que les produce la tecnología occidental: los videojuegos, la telefonía móvil
y los instrumentos informáticos principalmente; y el orgullo de mostrar los
logros tecnológicos nacionales, como el último modelo de coche producido
en el país, la tecnología para el cultivo intensivo de fabricación nacional o
Recordemos que me presentaba a estos jóvenes como estudiante de historia contemporánea de
Egipto por los motivos antes señalados, de ahí que Samir subrayara la antigüedad de su vivienda de
Um Masriyin.
160
243
los discos compactos religiosos con explicaciones del Corán y de la historia
religiosa y natural totalmente adaptadas a las tradiciones islámicas. También
su relación reprimida con las chicas, que señalaban continuamente con
gestos entre ellos y onomatopeyas, aunque ninguno de ellos se aventuró a
tomar la iniciativa para entablar un contacto, a diferencia de los intentos de
acercamiento que Walid y su grupo intentaron en la discoteca Ta-tú. La
timidez de Maher con las chicas ha provocado innumerables bromas de
Samir con mala intención, defendiéndose de los ataques a su inteligencia
que Maher lanzaba a la menor ocasión, impregnados de la idea xenofóbica
de la inferioridad de los africanos negros, que Mansur y Maher manifiestan
cuando en los pabellones de países subsaharianos desprecian sus productos
tradicionales.
Pero existe otra característica común generacional entre Maher y
Samir: la filiación con su hara que acentúa la rivalidad entre ellos. Maher, a
pesar del familismo moral que mantiene relaciones únicamente
instrumentales con el vecindario, conserva ciertos vínculos, aunque escasos
y poco importantes, con sus compañeros de escuela. Está característica se
manifestaría el primer día del Aid el Adha. Durante la mañana, Zuq el Had
aparecía abarrotado de gente comprando alimentos para la celebración del
día siguiente al despuntar el alba, cuando miles de animales serían
sacrificados y parte de la carne distribuida entre los pobres sin acceso a ella
habitualmente. Los días anteriores, en las calles de los baladiyat y garas
tradicionales asomaban cabras, ovejas y erales para el sacrificio del El Jamis
al Sabah, intentando cada linaje hacerse con su animal expiatorio. En casa
de Maher, esa mañana, se seguían por televisión las celebraciones del Haj en
La Meca. Es el momento propicio para iniciar una conversación sobre el
Islam, demostrando su superioridad sobre el judaísmo y el cristianismo,
para él religiones equivocadas; revelando la determinante adscripción que
tiene Maher con la religión y su personalidad de mumin, que le permite dar
unidad a los diferentes modelos que le influyen en su construcción
identitaria. Maher estaba dispuesto a celebrar la festividad siguiendo las
prácticas escrituristas que recomiendan el ayuno hasta la puesta de sol, sin
ser obligatorio.
La intención era pasar el día en Um Masriyin por lo que Samir ha
llegado a casa de Maher para dirigirnos a sus áreas familiares. Mustafa,
Mahdi y Mansur nos acompañaban. Durante el trayecto por el hara y sus
calles adyacentes, Maher destacaba las cualidades del arrabal. Ya en Um
Masriyin ha ido haciendo notar la suciedad de las calles. Una vez que
llegamos al hara de Samir, dónde destaca un espacio entre viviendas que da
a un corral de gallinas que además sirve de basurero, Maher destaca la
pobreza del lugar y de Samir, iniciando una discusión entre ellos en la que
Samir acusa a Maher de mentiroso y de “ver pornografía por Internet” que
acaba con un: “Olvida al hombre llamado Muhamad Samir”. Para Samir
una afrenta a Um Masriyin es una afrenta a su honor. Así, han aparecido
Sabuna, Berbesh y Jalaf en ayuda de Samir, demostrando la cohesión social
244
motivada por la vecindad, incrementando los improperios hacia Maher, que
decide marcharse, insinuando que no quiere pasar el día allí porque tiene
que seguir las prácticas religiosas de la festividad. Sin embargo la verdadera
razón es su caracterización del hara de Samir, “viven apartados del
verdadero camino,… no aprecian la Sharia…solo piensan en divertirse…
no les importa la familia ni Dios”. Mansur, Mustafa y Mahdi le siguen. Esta
pequeña victoria de Samir le permite sentirse como un pequeño líder local.
En las calles adyacentes al ryad, sin asfaltar, llenas de qahwas, muchos
más que en Zuq el Had, se han instalado mesas de ping-pong y diversiones
para los niños: norias, casetas del terror y barracas de tiro con escopeta. La
calle principal está abarrotada de proles con niños en las atracciones,
montando en burro o caballo. La shela de Samir, sobre la que ejerce cierta
autoridad ya que es el único que trabaja, ha pasado el día disparando,
bebiendo refrescos, comiendo juntos, riendo y jugado al ping-pong, las
principales diversiones para la juventud en esta festividad. Esa es la forma
de pasar el tiempo de ocio de la shela de Samir, marcando su cultura
generacional diferenciada de la de Maher. Con poco dinero para gastar, se
pasa el tiempo en común, sin atender a las prácticas religiosas, tal y como la
rigurosidad parental de Maher le exige seguir. Así, el límite se define tanto
por la cultura generacional, en mixturas específicas de lo parental, lo
electivo y lo dominante, como por la identificación con el área familiar,
habitualmente asociada a la residencia.
Este agravio al honor del hara de Samir se zanjó a favor de Um
Masriyin con un partido de fútbol celebrado en unas instalaciones de la
avenida Feysal. Maher y Samir buscaron entre sus conocidos residentes en
sus respectivos hara a los jugadores para la contienda, encontrándose en el
campo de juego a las cinco de la tarde, un viernes por la tarde. Maher
reclutaba su selección pasando por sus domicilios y en furgoneta de
transporte público, llegamos al centro deportivo en cuya puerta esperamos
a los oponentes de Um Masriyin. El espacio, compuesto por un campo de
fútbol de tierra con pistas de atletismo y varios campos, también de tierra,
para la práctica del baloncesto y el balonmano estaba ocupado por gentes
de edades variadas disputando partidos de fútbol, por lo que tuvimos que
ocupar una parte sin porterías, que construimos con ropa y piedras, para la
disputa del encuentro. La masificación hacía que los balones de los
diferentes partidos se confundieran. La entrada a estas instalaciones, que
ascendía a dos libras por persona, la pagaría el equipo perdedor. Después de
tres horas de partido, la victoria del equipo de Um Masriyin fue apabullante,
los contactos de Samir por sus solidaridades comunales le habían procurado
una buena selección futbolística. Contrastaba su atuendo -camisetas de
conocidos equipos profesionales egipcios y europeos y, excepto un par de
ellos que jugaban descalzos, botas de fútbol- con el del equipo de Zuq el
Had: pantalones tejanos, camisetas y bambas. La ausencia de bigote, el pelo
engominado y cortado según el modelo dominante, abundante en su parte
superior y afeitado en el cogote y encima de las orejas, contrastaba con la
245
apariencia del equipo de Zuq el Had: bigotes, cabellos cortos y sin
engominar. Representaban dos estilos de cultura generacional: una basada
en la importancia del modelo parental y otra con mayor influencia de los
modelos generacionales. El grupo de Samir lo formaban faddas y
trabajadores de la economía informal, con mayor destreza futbolística que
los estudiantes de Zuq el Had. Maher que además de sus hermanos y
primos, convenció a Mansur y éste a algunos de sus vecinos, no tenía la
suficiente popularidad en su hara para atraer a los mejores jugadores,
simbolizando el escaso interés de su progenie por el sector que
abandonarían, en los próximos días por su nuevo piso de la avenida Feysal.
Al final de la contienda Mansur se sentía especialmente deshonrado por la
opinión que sus vecinos tendrían de sus compañeros de equipo y de él
mismo, por la escasa pericia y combatividad demostrada, que les había
costado una triste derrota frente a los miembros de Um Masriyin. El
prestigio futbolístico de Mansur en su hara, Tarabeya el Haram no se
restauraría sin una victoria.
Resumiendo, la relación entre Maher y Samir visibiliza las
diferencias culturales generacionales que contrasta con la visión homogénea
de la juventud cairota que se pretende desde el Ministerio de la Juventud. Al
mismo tiempo, se ha revelado como la estrecha vinculación con el
vecindario, teniendo en cuenta también la práctica descrita para el Bulaq
Abu al Ala y el Muhandisin, no está determinada directamente por las
características culturales de estos espacios urbanos, sino por la
imposibilidad de establecer estrechas relaciones más allá de los límites
residenciales para algunos de sus habitantes. En este caso, se mantiene una
estrecha relación con los vecinos de la misma edad que se convierten en
familiares proclamados, en especial con el sadiqi, que se asemeja a una
relación fraternal, mientras que el resto de miembros del shela se confunden
con una relación similar a la que existe entre primos, a los que no se
confesarían ciertos secretos. Esa es la práctica de Samir con Ibrahim, de
Walid con Muhamad, de Mustafa con Ibrahim, de Maher con Mansur, de
Mahmud con Tareq y, como veremos, de Muhamad con Rachid. ¿Es
posible que la carencia de relaciones de amor adolescente les empuje a esta
clase de relaciones muy cercanas al amor sentimental por las dificultades y
barreras que se crean y se mantienen con los miembros del género
femenino, ya que no se pueden “mantener” o “no se deben mantener”
relaciones de amistad verdadera con una chica por los problemas que
acarrea en el barrio sobre su reputación? ¿Será un sustituto también de las
relaciones sexuales reprimidas, el amor hacia ese amigo único que menciona
Samir?
IV. 3. 4. Matrimonio y emancipación
Las diferencias entre Maher y Samir aparecen también en sus
modelos utópicos para resolver su situación liminal y reintregarse a la
246
sociedad adulta de la muruwwa. Para Maher -sobre todo después de la
compra del piso de la avenida Feysal, que ha facilitado la promesa del padre
de que el piso de Zuq al Had será para el primero de los hijos solteros que
se case- su gran objetivo está en contraer matrimonio lo antes posible
aunque todavía tenga que realizar el servicio militar de un año, después de
graduarse en comercio. Desde su modelo parental, la edad habitual para
contraer matrimonio es a partir de los veintitrés años. Su hermano mayor lo
hizo el año pasado a la edad de veinticinco años con una familiar del imam
de la mezquita gami’a Sharieya, la mezquita del buen camino, que el venerado
abuelo Mahmoud Zyan había levantado cuarenta años atrás en Beni Suef.
La solución podría venir de la mano del matrimonio urfi pero para Maher
beneficia a las clases altas, que pueden usar su poder económico para crear
un problema. Rechazando la opción del matrimonio urfi, al alejarse del
modelo contractual islámico, espera que su progenie busque para él una
chica de buena reputación, ya sea entre los vecinos o en Beni Suef y le
ayude a obtener el dinero necesario para realizar el matrimonio. Pero con la
promesa del padre, la carrera ha comenzado y si encuentra él mismo un
buen partido será aceptado por su parentela.
De nuevo, para Maher la familia se convierte, a pesar de sus
ahorros, en el centro definidor del yo, incluido el utópico, porque su salario
le impide financiar los gastos relacionados con el matrimonio, que pasan
por amueblar el piso conyugal con todos los elementos necesarios para
iniciar la vida en pareja. Estos gastos, sino fuera por su parentela, le
supondrían años de privaciones a las que, por ahora, no está muy dispuesto
todavía; sin contar con la dificultad de encontrar piso si no se casa antes
que su hermano Mustafa. De esa manera, Maher conseguiría entrar en la
asaba y en los negocios familiares, satisfaciendo sus deseos sexuales
reprimidos por el control que impone la separación de géneros y por la
represión de la moral religiosa que le impide cometer actos haram. Para
Maher reproducir el modelo parental siguiendo el ciclo vital, adquirir la
muruwwa y olvidar los años de juventud es el futuro que espera de los años
venideros. Se imagina así mismo, casado, con un piso con todas las
comodidades posibles, con varios hijos frutos del matrimonio y
participando de las decisiones del grupo. Quién sea la elegida no tiene
demasiada importancia, el matrimonio para él es una relación contractual
que poco o nada tiene que ver con una relación establecida libremente entre
dos personas adultas que deciden vivir juntos. De esa manera, salvará su
timidez y desconocimiento del género femenino, dejando en manos del
linaje una decisión que en otros contextos es un derecho individual, aunque
en el Islam la mujer deba estar de acuerdo con la unión. De ahí que las
buenas relaciones con las mujeres de la unidad doméstica sean
imprescindibles para esta búsqueda, ya que son ellas las que pueden
conocer a las posibles candidatas, sobre todo a sus parentelas, propuestas
por o para Maher y Mustafa, que dejarán la decisión final en manos de sus
agnaticios masculinos aconsejados por las mujeres de la estirpe. Además, la
compra del piso de la avenida Feysal convierte la búsqueda de novia en una
247
carrera entre los hermanos menores para ocupar el piso de Zuq el Had. La
preocupación por el matrimonio explica que durante la visita a la Feria
Internacional de El Cairo se interesara continuamente por los precios del
mobiliario y electrodomésticos necesarios para un piso, que en las normas
tradicionales debe correr a cargo del novio, además del oro para la novia de
la ceremonia de celebración del compromiso y los gastos de la fiesta de
celebración del enlace cuando se produzca. Por su parte, la novia debe
llevar consigo todos los enseres necesarios para el hogar, desde las sábanas
hasta los utensilios de cocina. Pero ¿qué chica se niega a casarse en una
situación de precariedad como la que allí se vive?
Por su parte, Samir, al que no le preocupa el servicio militar por su
miopía que le convierte en inútil, espera conseguir una emancipación de su
estirpe que le resuelva su precariedad económica. Al poco tiempo de
producirse el conflicto con Maher, Samir consiguió un trabajo de telefonista
en una empresa de exportaciones e importaciones que tiene su sede en el
aeropuerto internacional. Para él ese empleo le permitirá mejorar su calidad
de vida a corto plazo porque su familia no puede darle el dinero necesario
para sus gastos. Esa es la causa de muchos abandonos de las escuelas
primarias y secundarias en un mundo donde los jóvenes de las clases
medias, atraídos por el consumo pero con poco dinero para satisfacer estas
nuevas necesidades, buscan una solución a su ansiedad. Es el caso de Samir
que está matriculado en comercio pero no asiste a las clases. “Sólo voy
cuando hay exámenes… yo no quiero estudiar solo vivir en el presente de la
diversión”. Además el contacto con empresarios le permitirá establecer
relaciones con ellos que le pueden reportar alguna posibilidad de entrar en
la economía informal, que a su vez le permita aumentar sus ingresos.
Y sobre todo conocer mujeres occidentales, “que te dejan hablar
con ellas”. En su imaginario toda relación con una mujer no islámica puede
acabar en una relación sexual, salvando la represión que marca las
relaciones entre los géneros en los barrios cairotas. En este sentido, para
Samir viajar a Dahab se convierte en una de sus utopías juveniles,
irrealizable económicamente a diferencia de Walid y sus zamala161. “Allí, las
mujeres occidentales van en bikini… todo está permitido... estamos lejos
de El Cairo…”. Esta conceptualización de este pequeño pueblo de
pescadores convertido en centro turístico a bajo precio a diferencia de
Sharm el Shayk, aparece a consecuencia de las historias que los jóvenes que
han hecho el servicio militar en la península del Sinaí cuentan en el
suburbio. Lugar dónde se materializa la utopía de una vida de diversión y
sexo sin problemas, para una juventud que, por motivos sociales y
económicos, es alejada de prácticas comunes para las poblaciones juveniles
occidentales.
Dahab es una población fronteriza de la provincia de Sinaí junto al mar Rojo destino de jóvenes
turistas occidentales e israelíes que durante los años sesenta y setenta, atrajo a numerosos hippies.
161
248
Desde la consecución de su nuevo empleo aparecía siempre bien
aseado, pero con sus mismas ropas de siempre ya que su sueldo, que en este
nuevo trabajo es de trescientas libras frente a las ciento cincuenta libras que
obtenía de la agencia de viajes, no le permite gastos extraordinarios por el
momento. Esperaba que llegará el día de pago: “compraré unos tejanos
nuevos, una camisa y gomina para el pelo”. Aún así, no podrá realizar
inmediatamente su utopía vital: independizarse de sus padres, conseguir
unos ahorros y buscar un apartamento, con comodidades occidentales
como frigorífico, cocina y un lavabo propio, en una zona cercana al río, en
uno de esos altos inmuebles que lo circundan. Una verdadera utopía para su
economía actual. Pero tiene trazado un plan para conseguirlo: acabar sus
estudios de comercio lo antes posible y gastar parte de su dinero en estudiar
inglés para mejorar su curriculum. El matrimonio vendrá más tarde,
inshallah, por el momento su interés se centra en el consumo y pasar el
tiempo libre con sus amigos.
Con Samir y Maher hemos constatado como dos culturas parentales
diferenciadas, configuran formas de estar en el mundo diversificadas,
constituyendo procesos de construcción identitaria complejos, que, a pesar
de mantener ciertos puntos comunes -la admiración por la técnica
occidental que se refleja en su interés por los instrumentos electrónicos, el
gusto por el deporte o por los videojuegos-, se trata de construcciones
generacionales heterogéneas. La ausencia del padre de Samir por su extensa
jornada laboral, invita a pensar que sea esa la razón por la cuál tenga más
peso su cultura generacional en su construcción identitaria, a diferencia de
la construcción de Maher que parece estar mucho más influenciada por la
cultura parental, debido, en gran medida, al estricto control familiar que
sufre Maher, aunque ambos dependan económicamente de sus parentelas
respectivas.
249
250
IV. 4
MOHAMED,
UN IBN AL BALAD EN DAR AS SALAM
A pesar de la prohibición de las autoridades de construir inmuebles
en terrenos desérticos y cultivables, el gara de Dar as Salam en el qism de El
Basatin, se asienta en terrenos agrícolas que se sitúan al sur de la
conurbación, en la ribera oriental del río. Dichas tierras, repartidas en lotes
de pequeño tamaño entre los campesinos, fueron adquiridas para fines
residenciales por los primeros migrados de zonas del Delta,
principalmente después de la revolución nasseriana. Los residentes
poseían títulos de propiedad legal, pero nunca pudieron registrar la
construcción de viviendas, en una situación paradójica que marginaliza al
sector desde sus primeros pasos en los años sesenta del siglo pasado. Se
trata de poblamientos calificados como no planificados por las
autoridades, que en una aparente indiferencia, permitió su expansión en la
década de 1970. De esa manera el gobierno evitaba enfrentarse a los
problemas de vivienda y las familias que recibían las remesas de dinero de
los migrados a los países del Golfo, mayoritariamente de clases medias
bajas, realizaban la compra de un apartamento para la prole (Khariofi
1995).
A pesar de una serie de leyes decretadas después de la guerra de
mil novecientos setenta y tres no se ha conseguido ralentizar los
asentamientos, sino reforzar aún más la informalidad de las
construcciones. Durante esa década, el ochenta por ciento de aumento en
el parque de viviendas se produjo en asentamientos informales como el de
Dar as Salam (Sims, 2003), a pesar de los intentos gubernamentales de
ofrecer vivienda pública en nuevas áreas residenciales ganadas al desierto
como las ciudades Sitta Oktober, Hamsin Ramadan, Al Badr o New
Heliopolis a precios fuera del alcance de las clases medias, apareciendo,
actualmente, algunos inmuebles en esas zonas vacíos o en ruinas.
Sin embargo, este crecimiento ya no se produce como en las
décadas anteriores. Durante los últimos veinte años, la subida de los
precios de la tierra, así como la apertura de un mercado de alquiler,
provocó la entrada de empresas privadas en la construcción de inmuebles
en Dar as Salam. Estas empresas, en algunos casos, construyen edificios
de más de diez plantas junto al río a pesar de las prohibiciones,
aumentando el precio del suelo incluso en las construcciones informales
populares. Estos promotores se aprovechan de las infraestructuras
ganadas con las luchas vecinales durante los últimos años del siglo pasado
y de la construcción de la estación del metro Dar as Salam, para atraer a
residentes de clases económicamente agraciadas. La construcción de
edificios de apartamentos está reemplazando las primeras edificaciones de
251
inmuebles bajos de financiación popular, que aumentaban su altura según
las necesidades familiares. Estos empresarios consiguen las licencias de
obra con sobornos a las autoridades locales construyendo en terrenos
cultivables que, a diferencia de los terrenos desérticos no son propiedad
del Estado, beneficiándose de un cierto dejar hacer, por parte de la
administración. Hoy en día la mayoría de las construcciones son obra de
promotores inmobiliarios, incluso las informales, mientras que en los
primeros asentamientos eran los propios propietarios del suelo los que
actuaban como promotores, contratando a las pequeñas empresas locales
compuestas de mano de obra local. Estos movimientos especulativos han
permitido la aparición de grandes bloques de apartamentos de lujo, junto
a los tradicionales edificios bajos de financiación popular (Sims 2003).
Estos nuevos edificios han sido ocupados por familias cairotas
que no pueden permitirse el lujo de alquilar apartamentos en el centro de
la ciudad. Muchas de ellas son parejas jóvenes que prefirieron abandonar
el hacinamiento de los barrios donde crecieron como Sayida Zeynab, el
Ghourriya o Um al Masriyin para encontrar casas asequibles y una
residencia conyugal separada de la progenie en la periferia (Florin 1999).
Todo ello ha provocado un cambio en el mercado de alquiler; gracias,
sobre todo, a una ley de 1996 que permite a los propietarios fijar los
alquileres de acuerdo con los precios de mercado y aumentarlos
anualmente, dando lugar a importantes aumentos en la renta de los
apartamentos. No es de extrañar entonces que la vivienda en los baladiyat
como Dar as Salam, que había sido asequible para las clases con más bajos
ingresos hace dos o tres décadas, ahora se conviertan en costosos
alquileres. Este aumento de precios beneficia a los primeros vecinos
propietarios, que alquilan también los apartamentos construidos para sus
hijos a desplazados de otras zonas de la ciudad e inmigrantes de zonas
rurales del Delta principalmente.
La población según el censo del año 2000 asciende a unas cien mil
personas aproximadamente, de las cuales más del veinte por ciento no
tienen agua corriente ni electricidad, sus cifras de analfabetismo alcanzan
el cuarenta por ciento para las mujeres y casi el treinta por ciento entre los
hombres (Sims 2003). La barriada, situada frente a la isla de Dahab, está
aislada del núcleo urbano por la línea uno del metropolitano que une El
Marg con Helwan al este; la orilla este del río como límite oeste, mientras
que las vías rápidas de tráfico completan el aislamiento, limitando el
acceso tanto al norte al cercano Misr al Qadima, como al sur a Helwan. La
composición revela la exclusión social de sus pobladores, una clase popular
formada por gente con rentas fijas, los arzuqi que trabajan mayoritariamente
en el sector informal de la construcción principalmente, facilitando el
servicio eléctrico. La ausencia de ordenación territorial oficial se suple con
la planificación informal llevada a cabo por los primeros propietarios que, si
observamos una fotografía aérea del sector, han construido una red de ryads
dirección este-oeste y norte-sur, formando cuadrículas con las
252
construcciones informales, probando la capacidad organizativa de las
mismas. Las calles aparecen sin asfaltar, sin iluminación pública ni
alcantarillado habitualmente. Sin embargo, las protestas vecinales han
conseguido que la red de agua pública alcance a la mayoría de edificios,
subsanando el problema de suministro parcialmente; pero las aguas fecales
todavía se desechan mediante fosas sépticas debajo de los inmuebles, que
no hace sino aumentar los problemas ecológicos en los cultivos cercanos y
en las aguas del río y, en muchas ocasiones, en las propias calles del
baladiyat. No es de extrañar, por lo tanto, que la ausencia de servicios
estatales dote a los habitantes de Dar as Salam de una cosmovisión en la
que el gobierno aparece como un elemento extraño y perturbador de la vida
comunitaria, que sus habitantes definen como pacifica, asimilándose su
nombre propio, Casa de la Paz.
Mapa 10. Dar as Salam
A este conglomerado llegó la familia de Muhamad al abandonar
Sayida Zeynab después del terremoto de 1992. Un seísmo que destruyó la
casa en la que habitaban desde los años cincuenta y que la promoción
estatal decidió reconstruir en forma de apartamentos, fuera de sus
posibilidades económicas. En Dar as Salam, su apartamento ocupa una
mitad de la primera planta de un edificio de cuatro plantas, construido en
los años setenta por el propio propietario del suelo, con agua corriente y
electricidad, construida con vigas y ladrillos a la vista. Su coste, ciento
cincuenta libras al mes supone más del cincuenta por ciento de los
ingresos fijos que obtiene Ragab, el padre de Muhamad, trabajando como
vigilante nocturno y Muhamad como chico de los recados de la empresa
de informática en la que trabajan Mustafa y Walid. La pieza consta de dos
habitaciones, una con una cama de matrimonio en la que una caja de
253
madera sirve para criar palomas que consumen habitualmente y otra con
una mesa plegable, una nevera y una televisión en blanco y negro de
pequeñas dimensiones, junto con un par de sofás que se convierten en
camas improvisadas, son todo el mobiliario. Un calendario es la
decoración de las paredes pintadas de azulete. Por la ventana de esa
habitación que da al hara, unos cables les permiten disfrutar de la corriente
eléctrica sin tener que pagar por el servicio, como muchos habitantes del
barrio. Otra pequeña habitación es utilizada como cocina y pequeña
despensa, mientras que el lavabo es comunitario, así como el lavadero
situándose ambos en el terrado del edificio. De esta manera el terrado se
convierte en una extensión de la vivienda, en un espacio comunitario para
las relaciones femeninas y juveniles principalmente, convirtiéndolo en una
de sus áreas familiares, estrechando, por lo tanto, los lazos comunitarios
en el hara y evitando la privacidad de los asuntos domésticos.
Como en el Bulaq Abu al Ala y en Um Masriyin, la ausencia de
espacios en las viviendas para las relaciones familiares, que sí encontramos
en las residencias de Maher y Walid, permite la conceptualización del hara
como un espacio comunitario privado de los residentes. De ahí que el
teléfono del hara sea el del almacén de bebidas refrescantes situado frente
a la puerta de entrada del inmueble en el que vive Muhamad, utilizando al
empleado como telefonista. Como se ha ejemplificado, no es extraño ver
a los vecinos con libs il shuruug en sus callejones, lo que obliga a que
cualquier presencia extraña a la comunidad sea anunciada por el
acompañante, informando de los motivos de esa presencia. En este
sentido, en el hara en el que vivía Muhamad, un pequeño establecimiento
situado a su entrada, en el que unas videoconsolas permitían a los chicos
pasar el tiempo, servía de puesto fronterizo que reconocía a los
transeúntes como miembros de la comunidad o extranjeros. Sin embargo,
una vez que se ha establecido tu identidad mediante tu nexo con el hara,
tu presencia pasa desapercibida como la de cualquier otro miembro de
ella. Las áreas familiares en el hara se completaban con un qahwa baladí, al
que solía acudir en su escaso tiempo de ocio a jugar al dominó y ver la
televisión principalmente; y un espacio en el que los pescadores de caña
intentaban obtener algún fruto de las aguas de un canal del río, que
Muhamad visitaba con la caña de su padre acompañado de Rachid, su
sadiqi, habitualmente en horario nocturno.
IV. 4. 1. La carga de ser el hermano mayor
Muhamad con veinte años de edad es el mayor de cinco hermanos:
Sayd, Rauf, Musa e Ibrahim. Su progenie, a la que Mustafa incluye entre los
que “son como animales y sólo se ocupan de la subsistencia por culpa del
gobierno”, es originaria del Muhafazat ash Sharqiyah, en el Bajo Egipto cuya
254
capital es Zagazig162. En Tahira y Shawbak Bastah, pequeños pueblos
agrícolas, siguen viviendo algunos hermanos de su madre, con cuyos hijos
Muhamad mantiene vínculos parentales. Tanto Zagazig como estos
pequeños pueblos, se convierten en un área familiar de Muhamad y en
lugares dónde su línea paterna ha buscado mujeres para el matrimonio
habitualmente, al ser el lugar de nacimiento de su abuelo que migró a la
ciudad poco después del movimiento protagonizado por Nasser. Fue su
abuelo el que alquiló la casa del gara de Sayida Zeynab, levantando un
segundo piso para sus hijos menores nacidos en El Cairo, entre ellos Ragab
el padre de Muhamad. En esas calles, el primogénito pasó sus primeros
años de vida hasta la destrucción de la casa. A pesar de las malas
condiciones de la vivienda en Dar as Salam, a diferencia de la añorada
vivienda de Sayida Zeynab, como afirma Ragab “por lo menos no vivimos
en un terrado… con esos que llegan del campo y viven entre animales”,
orgulloso de su condición de cairota, diferenciándose de los recién llegados,
cuya economía les impide alquilar, por el momento, una vivienda y se
contentan con una habitación en los terrados del centro de la ciudad y de
los barrios tradicionales. Si la casa del gara Sayida Zeynab vio el nacimiento
de sus dos primeros hijos, Dar as Salam ha visto el nacimiento de los tres
hermanos pequeños de Muhamad integrando a la estirpe definitivamente en
la vida comunitaria, al celebrar el aqiqa con sus vecinos. Esta solidaridad
comunal les facilita a Ragab y Muhamad la ocupación laboral en los
empleos informales que generan las necesidades del vecindario, no
cubiertas por los servicios estatales. Muhamad vivía el hara y el Sharqiyah
como Gemeinschaft; frente a la Gesselschaft del resto de sus relaciones incluidas
las que mantenía con su familia proclamada en Ayn Shayms y las
establecidas a partir de su lugar de trabajo, aunque se manifiestan
variaciones de este modelo general.
Figura 8. Carta de parentesco de Muhamad
1-2: Matrimonio de un médico de clase alta con una hermana de la madre de Muhamad que vive
separada de la primera esposa, y que es proclamado por Muhamad por intereses estratégicos.
3. Matrimonio habitual en Sharqiyah entre una hermana del padre de Muhamad y un hermano del
padre de Muhamad.
Se trata de una ciudad media de uno cuatrocientos mil habitantes y su principal riqueza son las
factorías de transformación de materia prima, como el maíz, la caña de azúcar, el algodón. Además el
contar con la sede del Gobierno en la zona y una facultad de agronomía, la convierte en capital
política del valle que la rodea.
162
255
Hay varios elementos a señalar en la carta de parentesco de
Muhamad. En primer lugar, llama la atención el número de hermanos y de
hijos de los hermanos de su padre y de su madre, por encima de la media
urbana. Cifra, por otra parte, habitual en los suburbios de las características
de Dar as Salam, dónde las autoridades sanitarias y el voluntariado reparten
pequeños manuales para difundir métodos anticonceptivos, con muchas
ilustraciones para facilitar su comprensión por parte de las mujeres del
barrio. Es preciso señalar que en aquellos grupos domésticos de su misma
línea de descendencia, ya sea patrilineal o matrilineal, de los que no puede
dar cuenta del número de hijos, es debido a que no mantiene ninguna
relación con ellos. Como el caso de dos hermanos de su padre; el primero
de ellos emigró a Qatar, del que afirma, con orgullo, que ha podido casarse
con dos mujeres; mientras que el segundo, del que no conoce la
descendencia marchó a trabajar a Libia en los pozos petrolíferos. Es
destacable también el matrimonio de una hermana del padre de Muhamad y
un hermano del padre de la madre de Muhamad (3) en un intercambio
matrimonial habitual entre las familias de Sharqiyah, estrechando aún más
las relaciones y evitando las habladurías que se producen cuando la edad de
la mujer supera la habitual para desposarse en las zonas rurales, tal y como
ocurría con la hermana de Ragab.
En este sentido es interesante observar en la línea matrilineal que
una de las hermanas de la madre de Muhamad es la segunda esposa de un
hombre de clase media alta, con el que ha tenido tres hijos (1), viviendo en
un piso separado de la primera esposa de la que Muhamad no conoce ni el
nombre. Este parentesco agnaticio es proclamado por Muhamad por el
prestigio del esposo de la hermana de la madre de Muhamad, médico en
Ayn Shayms, al mismo tiempo que mantiene relaciones con sus primos por
motivos económicos. Estos familiares le han facilitado ocupaciones como
la que ejerce actualmente de chico de los recados de la empresa comercial
en la que trabaja Walid, ya que uno de ellos, es conocido de Omar, es
miembro de la shela del Muhandisin.
Así, para Muhamad, a diferencia del parentesco que hemos descrito
en el caso de Maher, es indiferente si los miembros de su parentela lo son
por línea matrilineal o patrilineal. Se trata de tener cuánto más posibilidades
mejor para extender su red de relaciones y conseguir medios de
subsistencia, aunque eso le obligue a alejarse del modelo tradicional. Estas
estrategias para la obtención de recursos para la familia nuclear por su parte
le sitúan en su tipificación como ibn al balad, hijo del pueblo. Lenguaje
coloquial bajo, lleno de refranes populares, de palabras malsonantes cuando
debe utilizarlas para marcar su territorio en el hara, un aprendizaje en las
calles más que en la escuela, abandonada después de la educación primaria,
a los doce años como su padre; permiten afirmar que su cultura parental,
impuesta por la situación económica, a diferencia de en el caso de Maher,
influyen su construcción identitaria en mayor medida que su cultura
generacional.
256
Su cultura parental definida, entre otras características, por el
analfabetismo y el tradicionalismo, las prácticas religiosas basadas en la
intermediación de los morabitos y su poder sagrado -atribuido a personajes
históricos islámicos como Sayida Zeynab-, la protección de los amuletos como la mano de Fátima que lleva colgada en su pecho- y la medicina
alternativa -con la visitas a las curanderas de su región de origen-, le carga
con la responsabilidad como hermano mayor hacia sus hermanos menores.
Con la precariedad económica, Muhamad debe contribuir con su esfuerzo a
que los hermanos menores puedan continuar en la escuela primaria,
sufragando parte de los gastos domésticos. Sin embargo, esta situación le
permite actuar con cierta autonomía del dominio patriarcal, que no
encontramos en Maher, por ejemplo. Por lo tanto, Muhamad participa de
las decisiones por la importancia económica que tiene para la estirpe y, al
mismo tiempo, esta situación le permite disfrutar de una mínima
independencia cubriendo, limitadamente, los gastos relacionados con su
cultura generacional, que no son demasiado habituales. Esta situación se
representa en su vestimenta: camisa de manga corta y pantalón de pinzas de
algodón de fabricación local, que usa para su empleo y para sus negocios
informales. A pesar de situarse en esa etapa distinguida como primera
juventud, no ha realizado el servicio militar ni luce el bigote responsable de
la muruwwa; sus responsabilidades le han hecho madurar rápido. Como
comentaba Mustafa es uno de “esos jóvenes que la vida hace que no
necesiten del servicio militar para aprender”, que le comportaría, por su
nivel de estudios, tres años de separación, y el consiguiente deterioro de sus
condiciones económicas. Esa es la razón por la que continuamente busca
una solución para evitar el servicio militar, consiguiéndolo por el momento
ya que elude las citaciones del Ministerio, hasta lograr que su tío médico en
Ayn Shayms le firme un diagnóstico de problemas vertebrales para
esquivarlo definitivamente, o, que al menos, le permita un año de servicios
sociales como en el caso de Rachid, su sadiqi, que lo realiza en un centro de
huérfanos de Zagazig. Si lo consigue podrá seguir responsabilizándose de
gran parte del sustento familiar, porque Ragab, su padre, no puede realizar
grandes esfuerzos a sus cuarenta y seis años debido a problemas
respiratorios, limitándole las posibilidades de encontrar un empleo estable,
más allá del de vigilante nocturno en un edificio de la calle Ibrahim Pasha y
sus pequeñas tareas de carpintero a domicilio en el gara.
IV. 4. 2. Un ibn al balad en acción
La situación familiar es una de las más importantes influencias en el
comportamiento y la acción en las comunidades shabi, donde la familia
mantiene un fuerte control económico, político y social de sus miembros
imponiendo así un modelo que determina la construcción identitaria
(Rafaaf 1994). Este modelo influye en las personas y los grupos cuando
tratan con un espectro más amplio de cuestiones y problemas que se
discuten bajo el prisma de sus intereses. De esa manera, tanto las mujeres
257
como los hombres mantienen una vigilancia de los posibles problemas a
los que el grupo doméstico y la comunidad, el hara, puede enfrentarse.
Los miembros del grupo deben convencer a los demás de que sus acciones
son razonables y adecuadas, y que la familia, en su conjunto, no se verá
afectada por un interés individual, ya que estos conflictos individuales
afectan directamente a la dinámica política y económica, tanto en el grupo
doméstico como en la familia ampliada. Si en el capítulo anterior Abd al
Rahman representaba un modelo conflictivo de relación con su red de
parentesco, Muhamad acepta sus competencias de hermano mayor y pasa la
mayor parte del tiempo intentando aumentar las comodidades, por el amor
que siente, en especial, por sus dos hermanos pequeños y por su madre. Sus
intereses, sus preferencias, sus necesidades, todo queda subordinado a las
necesidades familiares.
Por lo tanto, eran estas estrategias las que determinaban en
Muhamad su comportamiento cotidiano desde que abandonó la escuela
primaria, que si bien le supone limitaciones que le impiden alcanzar un
empleo bien remunerado, no le impiden usar las nuevas tecnologías para
obtener beneficios económicos. Ya se ha dicho que Muhamad trabaja de
recadero en la misma empresa de consumibles informáticos que Walid y
Mustafa, de la que obtenía un sueldo precario de cien libras al mes y la
comida del mediodía, habitualmente koshari. La empresa estaba situada en la
misma calle en la que su padre realiza su labor de vigilante nocturno, por
ciento cincuenta libras al mes. Con esos ingresos, Ragab, Muhamad y su
madre se veían obligados a obtener recursos en la economía informal. Ella
vendía verduras cortadas en Qasr al Nil, mientras los hijos menores asistían
a la escuela primaria. Por su parte, Ragab conseguía pequeños trabajos de
carpintería en el edificio en el que vigilaba y en el hara durante el día. Por
último, Muhamad buscaba cualquier oportunidad para aumentar sus
ingresos económicos. “Yo he aprendido en la calle, no como esos que han
estudiado y se creen que lo saben todo… conozco a la gente sólo con
mirarla…” Además, todos los miembros de la prole intentan obtener
beneficios de la mezquita del barrio controlada por la Gamma al Islamiya, en
forma de ropa, comida, utensilios para la escuela o el hogar, como la nevera
de segunda mano que consiguió Ragab del imam al realizar un trabajo en su
casa. Para beneficiarse de estas remuneraciones que podríamos llamar en
especie, la progenie debe mantener el honor y la honestidad de sus
miembros, por lo que ciertos negocios de Muhamad, provocan conflictos
con su padre que intenta mantener preservado el honor y la reputación
familiar.
En las ocasiones que Muhamad se queda con su padre durante la
vigilancia nocturna -permitiendo mayor comodidad para sus cuatro
hermanos y su madre en el piso- aprovecha para imprimir en uno de los
ordenadores de la empresa fotografías eróticas bajadas de Internet, para una
vez fotocopiadas, venderlas a dos libras, principalmente entre los
trabajadores de la construcción. Además, Muhamad también conoce un
258
videoclub que consigue copias piratas de películas pornográficas o de
terror, prohibidas por el Ministerio de Asuntos Religiosos, occidentales que
alquila en el hara163.
Hay dos negocios que le reportan buenas ganancias a Muhamad. Se
trata del comercio de anfetaminas entre los trabajadores de la construcción,
obtenidas de un farmacéutico amigo del marido de la hermana de su madre
en Ayn Shayms, repartiéndose los beneficios; y la venta de alcohol
conseguido en el mercado negro para algunos habitantes del edificio que
vigila su padre. Pero estas actividades ilegales según Muhamad “han sido la
causa de que mi padre esté enfermo como castigo de Dios… porqué son
cosas que no se tienen que hacer… el dinero que se gana fácil no le gusta a
Dios… hay que ganarlo trabajando”, a pesar de este sentimiento de
culpabilidad no deja de realizarlas, culpándose de que “hace un año más o
menos mi hermanito pequeño enfermó… lo dejé de hacer y mi Dios le
curó… pero que voy a hacer, mi familia necesita el dinero para comer”. Por
eso, Muhamad está atento a cualquier oportunidad de obtener un beneficio
para el grupo, como el pequeño televisor en blanco y negro de su casa que
cambió por unos días de alquiler gratuito de la película Drácula de Bram
Stoker a un tendero de un quiosco de tabaco de la calle Emad ed Din. Este
conocimiento adquirido desde pequeño, cuando empezó a trabajar en un
café de un callejón de la calle Talaat Harb, encendiendo las shishas de los
parroquianos y aceptando sus encargos, le permitió relacionarse con
muchas personas facilitándole sus negocios actuales. Al mismo tiempo,
tampoco duda en transportar pequeñas cantidades de bango, que obtiene en
los pueblos dónde viven los miembros de su linaje en Sharqiyah, que
revende entre sus conocidos del hara. Aún así, “es peligroso… me pueden
llevar a comisaría y pasarlo mal” por eso, cuando hay trabajo en la
construcción informal de un nuevo edificio o un nuevo piso no duda en
aceptarlo inventando una excusa para ausentarse durante dos o tres días en
su empleo formal.
Sin embargo, no acaban ahí sus actividades. Las noches que va al
hara reparte los diversos encargos de productos que se pueden encontrar en
el mercado negro del Downtown, que conoce perfectamente, como
champú, colonias, pilas o cuchillas de afeitar a los que aumenta ligeramente
el precio. Entre sus clientes habituales se cuentan los pescadores del canal
del Nilo situado junto a Dar as Salam, intercambiando servicios con ellos
por un poco de pescado que sus hermanos agradecerán. Es de esta manera
como intenta obtener un beneficio de todas las relaciones que mantiene
Las películas censuradas, incluidas las pornográficas, suelen visionarse en grupo en el propio hara
con un aparato reproductor de segunda mano que el dueño del videoclub le ha facilitado a Muhamad,
para luego pasar a otras manos. La falta de privacidad de los matrimonios para realizar prácticas
sexuales permite que los niños vivan la sexualidad paterna habitualmente, convirtiéndose las películas
pornográficas en caricaturas grotescas y cómicas de las relaciones sexuales, haram en el Islam, y en
modelos de conducta no adecuada que los niños aprehenden. El tipo de prácticas que aparecen en
estas cintas permiten la caracterización de las mujeres occidentales como animales sexuales en el
discurso popular, justificando como hace Maher la práctica de la tahara.
163
259
fuera del hara, estimulando que la mayoría de sus conversaciones giren en
torno al dinero. Durante algún tiempo, trabajó para el mualim de su sector
de Dar as Salam, recaudando el dinero que se pide a los vendedores
ambulantes por ocupar su puesto en la calle. Pero, este tipo de actividades
le provoca conflictos por el reparto de ganancias, cuando gasta el dinero en
las necesidades domésticas sin reparar en las consecuencias, y también con
su padre que sabe de sus actividades. Para su padre, el honor está en
peligro. Estos aprietos no suelen pasar de discusiones, en los que los
vecinos del hara, entendidos como un parentesco extendido, median para
conseguir el objetivo principal de la progenie, mantener la integridad del
hogar por encima de las disputas personales. Se trata de preservar la unión
acomodando los intereses y sentimientos individuales para asegurar el
sustento de la misma. A pesar de ello, los conflictos entre Ragab y
Muhamad son comunes, estableciéndose diferentes protocolos para
resolverlos como el arbitraje de un vecino que conozca a la familia,
fortaleciendo entonces sus lazos con la comunidad basados en la ideología
del takaful, el bien común; lo que es bueno para la comunidad del baladiyat,
lo es para los vecinos del hara; y si es bueno para los vecinos, es bueno para
la familia y, por lo tanto, para el individuo.
IV. 4. 3. Mawlids y cultura generacional
Como hemos visto, Muhamad apenas tiene lo que podríamos
calificar como tiempo de ocio que, en mayor o menor medida, tanto
Mustafa como Walid y Maher poseen para desarrollar su cultura
generacional. Sin embargo, anualmente acude a las celebraciones del mawlid
de Sidi Ben Aziz cuyo cenotafio se encuentra en Shiblanga, un pueblecito
entre Zagazig y Benha. En esta ocasión el mawlid se celebraba el segundo
wahid del mes de Rabí I. Muhamad, Rachid su sadiqi y Jos-jos, nombre con
el que me designaba la shela del hara de Muhamad, partimos en autobús
hacia Zagazig a las tres de la tarde; ciudad a la que llegamos hacia las cinco y
media. Aquella ciudad parecía una extensión de El Cairo: calles sin asfaltar,
barrios de “construcción no planificada” ganando suelo edificable a los
terrenos de cultivo; animales en la calle -asnos, caballos, ocas, gallina,
cabras-, en el centro de la ciudad una rambla con unos qahwas tradicionales
y edificios gubernamentales, sin restos arqueológicos que acercaran turistas
a la zona. Cuando llegamos a la casa de Rachid, en la que vivían su tío y sus
abuelos, en un espacio similar a Dar as Salam, la sensación era de no haber
cambiado de escenario. Calles sin alumbrado público, falta de sistema de
evacuación de aguas residuales, construcción de hierro y ladrillos sin
acabados, qahwas populares, comercios de joyas baratas para el oro de las
novias, establecimientos de ultramarinos, vendedores ambulantes de ropa
interior, calcetines y casetes, y niños ocupando las calles jugando al fútbol,
principalmente. Sólo se echaban en falta aquí como en Dar as Salam y el
Bulaq el Drukur, los establecimientos de comida rápida, ambulantes o no,
que aparecen en el Bulaq y en el Downtown principalmente.
260
Rachid, el sadiqi de Muhamad, es un chaval de veinticuatro años,
luce un bigote que anuncia su muruwwa, lleva el pelo corto peinado hacia
atrás. Cuida su cuerpo de culturista ejercitándolo, a la mínima ocasión que
se le presenta, siguiendo el modelo juvenil de culto al cuerpo que las
revistas de artes marciales de los quioscos de la ciudad presentan para los
jóvenes. Hace unos meses empezó a realizar lo que aquí se llama servicios
sociales para evitar dos años en el ejército. Ante la imposibilidad de iniciar
estudios universitarios, sigue fingiendo una sordera para evitarlo
definitivamente. Nacido en Zagazig, su principal preocupación es seguir el
contacto con una chica que conoció allí en la escuela secundaria, a la que
define como su novia, para que la familia de ésta no la prometa a otro
hombre. Siempre habla de ella y con ella por teléfono y a la más mínima
posibilidad que tiene va a visitarla, aunque sea por muy poco tiempo, desde
El Cairo. Aunque los encuentros se limitan a miradas desde la calle a la
ventana de la habitación y a sonreírse en la rambla del centro de la ciudad.
Sin embargo, en su modelo generacional aparece, como en el caso de Samir,
de Mustafa y de la shela de Walid, la utopía del Mar Rojo dónde “las turistas
son un buen negocio” para satisfacer las reprimidas relaciones sexuales. No
en vano Hurghada, Port Safaga, Dahab o Nuweiba son destinos turísticos
donde se pueden ver muchas mujeres y hombres maduros occidentales, en
compañía de egipcios. Existe un turismo sexual oculto tras las estrictas
normas de conducta que impone la cultura dominante y parental. En este
sentido, existen leyendas urbanas entre los jóvenes, de occidentales que
buscan la compañía de muchachos egipcios. Se trata de una mujer o un
hombre maduro, que busca el contacto sexual llevándose al púber seducido
a su habitación de hotel. Al mismo tiempo, las relaciones homosexuales son
toleradas, siempre que no transciendan ni pongan en peligro el honor
parental y vecinal. Es en los hammam de los garas tradicionales y en ciertos
qahwas del centro occidentalizado de la ciudad, dónde se producen estos
contactos llamados wasla. Samir, solía acudir a un hammam cercano al Museo
de Artes Islámicas al que nunca me permitió acompañarle y siempre evitaba
comentar aquella actividad solitaria. Es destacable señalar, que en el modelo
cultural dominante sólo es conceptualizado como homosexual el miembro
de la pareja que adopta el rol femenino, llamado codiana, mientras que el
miembro con el rol masculino es el burgul. Esta práctica calificada como
haram por todo tipo de autoridades religiosas, se convierte en una posible
práctica para los jóvenes sexualmente insatisfechos. Muhamad estaba
convencido que esa era una de las formas en que Rachid obtenía ingresos
extras.
Rachid se presentaba como un musulmán respetuoso con los
preceptos: rezaba las cinco oraciones diarias, oraciones que Muhamad no
ejecuta estrictamente, acude a la mezquita los viernes y observa el Ramadán.
Pero, su tránsito moral generacional, elegido, le permite beber alcohol,
fumar marihuana, ir a bailar a las discotecas de lujo e “intentar acercarse a
las extranjeras para un contacto sin problemas”. Esa es la razón por la que
261
cultiva su cuerpo. Migrado a El Cairo hace ocho años, se habituó
rápidamente a la trasgresión de las normas dominantes imposible en su
pequeña ciudad provinciana del Delta. A los diecinueve años era un fadda,
cuya cotidianeidad giraba en torno a las chicas, el alcohol, las anfetaminas y
la marihuana. Rachid cuenta: “pero una noche tuve un choque con el coche
de mi hermano mayor… di varias vueltas de campana pero no me hice
nada; solo mi amigo Magdy… de Zagazig…tuvo un corte en la frente. Al
salir del coche y ver que no me había pasado nada empecé a dar gracias a
Dios: Il hamdulillah, Il hamdulillah y a partir de aquel día rezo las cinco
oraciones diarias esté donde esté”. Pero no por ello ha abandonado sus
costumbres trasgresoras, que se diferencian de las señaladas en el caso de
Maher. Igualmente observamos como existe heterogeneidad entre las
formas de practicar y entender el mundo religioso que convierten a Maher
en un mimun y a Rachid en un musulman, aunque ambos transgredan las
normas impuestas en su mundo; eso tienen en común, el tránsito moral
generacional trasgresor. Es lo situacional impregnado de culturas parentales
diferenciadas lo que delimita las identidades, y lo que hace que Maher y
Rachid no puedan tener una cultura generacional común. Por lo tanto, es la
práctica cotidiana la que establece los límites culturales que provocan
adscripciones diferenciadas de los que hablaba Frederick Barth.
Después de comer en casa del tío de Rachid el menú popular:
moloheya, arroz, ensalada de tomate con pepino, y pollo; nos dirigimos a un
qahwa del centro de la ciudad, para encontrarnos con el hermano de Rachid,
Sharif, llegado hacía pocas semanas de Kuwait, dónde había trabajado los
últimos años. A pesar de ser habitual para Rachid la asistencia a los
mouseums, su hermano mayor, tomando sus responsabilidades parentales,
estaba obligado a pedir permiso a su padre para llevarnos a Shiblanga, el
pueblecito dónde se celebraba el mawlid de Sidi Ben Azziz. Allí nos esperaba
Sayyed, primo de Rachid y Sharif, en su casa, también recién llegado de
Kuwait. Hacia allí partimos en el viejo Peugeot 504 de Sharif después de la
oración del magrib. Conducía Rachid y la carretera, a pesar de ser una línea
recta entre la vía del tren y los campos de maíz, arroz, caña de azúcar y los
palmerales, era peligrosa por el continúo tráfico de todo tipo de vehículos
que por ella circulaban: desde el cuatro por cuatro último modelo a toda
velocidad, a tractores casi parados pasando por bicicletas y carretas tiradas
por mulos y caballos.
Llegamos a Shiblanga, después de pasar por Benha, por una
carretera comarcal que nos llevaba entre uno de los canales del Delta y los
campos cultivados de arroz. Aparcamos el coche detrás de un establo y
llegamos a casa de Sayyid, el primo patrilineal de Sharif, después de recorrer
un trecho por un sendero entre las casas, iluminadas únicamente por la luz
de unos quinqués, situados en las puertas de entrada debido al corte de
fluido eléctrico habitual. Una frondosa vegetación separaba el camino de un
canal de poco más de un metro y medio de los campos de cultivo. A la
derecha las casas, a la izquierda el canal, y a cada paso un buey de labor, en
262
un establo, o un asno atado a una palmera. En todo el camino no había
rastro de suciedad, todo parecía un jardín bien cuidado, el aire era fresco y
agradable perfumado con aromas vegetales y animales.
Finalmente encontramos la casa de Sayyid, iluminada sólo por un
candil en la puerta y otro en el interior. A la puerta, en el porche, estaban las
mujeres y los niños en animada charla, dentro los hombres. La casa era de
barro cocido a la vista y de azulete en la estancia principal, sala en la que se
abrían dos ventanas una a poniente y otra hacia el sur. Sayyed nos recibió
en la puerta de entrada vistiendo una galabiya blanca, nos saludó con un
Assalam u aleykum wahramatu Allah barakatu y dos besos en las mejillas. Nos
hizo pasar a la estancia principal, nos quitamos los zapatos y entramos.
Frente a la puerta una cama de matrimonio y al lado de ésta una cómoda
con una televisión, un ventilador y un refrigerador, eran todos los enseres
de la sala y de la casa. En diagonal a la puerta, unos cojines en las paredes y
una alfombra servían de sala de estar. Allí había sentados dos hombres de
mediana edad, vestidos con la galabiya gris tradicional del Delta, amigos del
anfitrión, y ahora nosotros que ocupamos también unos cojines. La mujer
de Sayyid sirvió té y empezó una animada conversación sobre Kuwait y las
condiciones laborales. Sayyed había decidido volver, con “el suficiente
dinero como para no volver a trabajar… ahora haré lo que quiera aquí”.
Al poco tiempo, volvió a aparecer la mujer de Sayyid, ahora con un
pañuelo cubriéndole la cabeza, y nos sirvió la cena. Todos comíamos del
mismo plato con la cuchara que en ellos estaban depositadas, para los
distintos alimentos, arroz y judías blancas, a excepción de los rellenos y la
carne, que comíamos con la mano y el agua que bebíamos en una jarra de
hojalata para todos. Acabamos de cenar y la mujer de Sayyid retiró la mesa
baja en la que había servido la comida y de nuevo nos sirvió té. Y así
seguimos conversando, mientras fumábamos bango y hachís en gozza, la
shisha tradicional del Delta, y bebíamos té. Todo ello ocurría a la vista de los
niños que miraban sin interés, como si la escena fuera habitual. La velada se
alargó excesivamente por las visitas que recibía el recién llegado Sayyid,
hasta que su mujer empezó a llamar la atención de su marido para que
acudiéramos al mouseum, dónde la esperaban las mujeres del pueblo.
Para celebrar el mouseum dedicado a Sidi Ben Azziz, se había
habilitado el campo de fútbol del pueblo a la entrada de la aldea, junto a la
pequeña mezquita que guardaba los restos del morabito. La celebración del
mawlid había congregado a todas las parentelas de la comunidad, que
ocupaban el terreno de juego, situando sus alfombras y formando grupos
independientes, pero en continuo contacto por los intercambios de bebida
y comida. En las gradas del campo, construidas en tierra aplanada, troncos
de palmera cubiertos con alfombras formaban cuadriláteros, cuyo suelo
también estaba cubierto de esteras, siendo ocupadas por las familias más
prestigiosas del pueblo presidiendo la celebración. En uno de ellos se
situaron los hombres de la progenie de Sayyed y sus amigos.
263
Continuamente, las mujeres servían cervezas sin alcohol, refrescos y frutos
secos para todos. El humo subía al cielo estrellado desde todos los
cuadriláteros, cuyo centro ocupaban las gozzas. Las mujeres y los niños
conversaban y bailaban detrás de ellos. La mayoría de los hombres vestía
galabiyas, en su mayoría del modelo con botones hasta el pecho, tradicional
en la zona sayidi. Por su parte, las mujeres iban ataviadas con vestidos
sencillos de vivos colores y pañuelos anudados al cogote.
En el escenario , un tajht entonaba ritmos tradicionales con versos
religiosos de alabanzas al santo y a los héroes de la historia islámica que
cantaba un shaijk con sus atuendos habituales: galabiya oscura y el turbante
blanco enredado en el tarbush rojo de los académicos religiosos de Al Azhar.
Pero al mismo tiempo, el equipo de iluminación, que combinaba rojos,
verdes, azules y anaranjados, y el equipo de amplificación de una conocida
marca norteamericana como cualquier grupo de rock, modernizaba las
tradiciones usándolos para atraer a los jóvenes al Mawlid. Había
congregadas más de quinientas personas, prácticamente toda la comunidad,
sentadas escuchando atentamente los cánticos del shaijk, que eran
acompañados por un laúd, un ney, un violín, una darabuka y varias
panduras. Aquello era lo que los jóvenes amantes de las músicas
electrónicas llaman una rave, pero en este caso para todos los públicos, sin
discriminación, aunque siguiendo una separación de géneros obligada por la
cultura dominante. Los congregados más que público que asistía a una
actuación, se deben considerar como participantes en una celebración. El
shaijk les interpelaba continuamente, observaba la respuesta de los
participantes, y subía y bajaba el ritmo de la música y repetía los estribillos
para que fueran coreados por los asistentes, improvisando continuamente
según la respuesta de los participantes, versos dedicados en honor al
morabito. La música no paraba de sonar ni un segundo, incluso cuando el
shaijk aprovechaba para refrescarse o limpiarse el sudor. La celebración
alcanzó su clímax cuando poco antes de la oración fajr, los asistentes
siguiendo el ritmo, coreaban repetidamente: ¡Allahu, Allahu¡, y empezaron a
mover la cabeza, formando círculos, para alcanzar un trance que terminó
súbitamente cuando el almuédano llamaba a la oración. En ese momento,
se celebró una plegaria dirigida por el shaijk dedicada a Sidi Ben Azziz, para
continuar con la música y la celebración hasta la llamada a la oración de la
salida del sol.
Se trataba de una manifestación de religiosidad baladí que Maher y
Mustafa habrían desaprobado por la intercesión entre los hombres y la
sacralidad que representan la figura de los morabitos venerados. Durante
estos últimos momentos de la celebración, después de la plegaria isha, los
asistentes eran mayoritariamente jóvenes. Habían desaparecido las mujeres
y los niños. La celebración se había convertido en una representación ritual
de la identidad cultural de los participantes a partir de una experiencia
vivida. Muhamad recibía de estas celebraciones su forma de entender la
religiosidad manifestada en su forma de referirse a Dios, “Allah-ti”, mi
264
Dios. Esa forma de entender la religiosidad no impedía el consumo de
cannabis en la misma ceremonia, formando parte de la cultura generacional
de Muhamad, en la misma medida que los visionados con su shela del hara
en el qahwa en el que se reunían, cuando sus obligaciones laborales se lo
permitían. A altas horas de la madrugada pasaban los videos pornográficos
conseguidos por Muhamad que transitaba moralmente de lo hallal a lo
haram continuamente, incluso como en el caso de la celebración del
mouseum, en el mismo momento.
Más allá de estas actividades extraordinarias que se producían un
par de veces al año; la cultura generacional de Muhamad estaba mediatizada
por su precariedad económica y por el escaso tiempo libre que le dejaba sus
múltiples ocupaciones para ayudar a su familia. No podía construir un estilo
diferenciado como Walid o Samir. Siempre aparecía vestido con una camisa
y un pantalón de algodón nacional, que no cambiaba hasta que la suciedad
lo impregnaba, aunque nunca utilizaba la galabiya, “esa es la ropa de los
felaha” afirmaba distanciándose así de los recién llegados al barrio de las
zonas rurales. El cabello cortado a navaja en la barbería, otro centro de
reunión de la shela de su callejón, medio de información de las novedades
ocurridas en su ausencia en el hara, y el uso del registro de la lengua
coloquial baja llena de expresiones baladís, unido a la fidelidad que mostraba
con sus compañeros, le convertían en un aspirante a ser reconocido como
un ibn al balad. Pero, como la mayoría de miembros de su generación,
Muhamad usaba las nuevas tecnologías para su provecho tanto laboral
como en su tiempo de ocio, acudiendo al zaguán de su hara a jugar a
consolas de videojuegos, construyendo una cultura figurativa que la
generación paterna no alcanzará.
Sin embargo, su trato con el género femenino le distingue de Walid,
Mustafa o Maher. Las relaciones de parentesco ficticio que se establecen
entre los habitantes del hara, le permiten relacionarse con chicas de su edad
en ese lugar, como a su sadiqi Rachid. La ausencia de privacidad en las
viviendas lo facilita. De esa manera, Muhamad no tiene el desconocimiento
de Maher de las mujeres por la separación de géneros a la que está
sometido, que le provoca inseguridades y timidez frente a ellas. Por su
parte, Muhamad tiene una compañera sentimental del hara con la que
piensa casarse cuando sus hermanos menores finalicen la educación
primaria, si ambos linajes dan su consentimiento. Es interesante señalar,
que el matrimonio no se convierte en una complicación como en el caso de
Maher o Mustafa. Es un paso más en el ciclo vital que entre las clases más
bajas no supone un problema económico insalvable, ya que en muchos
casos, la pareja vive con la familia del marido, al pertenecer ambos
cónyuges al mismo estrato social. De esa manera, Muhamad reproducirá el
modelo parental, viviendo en el presente continuo de conseguir el sustento
diario y aumentando el círculo económico solidario con la familia de la
esposa.
265
IV. 4. 4. Un futuro posfigurativo
Las carencias educativas y económicas de Muhamad, provocadas
por las desigualdades estructurales egipcias, hacen difícil que pueda
imaginarse un futuro diferente al que tuvieron sus progenitores. El modelo
de vida que se le propone es una reproducción posfigurativa de la vida de
su padre. Un matrimonio, hijos y recorrer todos los trabajos posibles en la
economía informal y el probable abandono de sus negocios haram,
reemplazando la futuwwa juvenil por la muruwwa de la madurez, evitando el
peligro de verse encarcelado. Sin embargo, a pesar de las carencias,
Muhamad explica “me siento libre… si quiero voy a trabajar y si no quiero
no aparezco… siempre hago lo que más me interesa hacer” evitando la
alienación del trabajo asalariado y el individualismo de una vida
modernizada. “No me cambio por esos que trabajan en la empresa…
siempre preocupados por los negocios… yo vivo alegre y en paz”,
arraigando su persona en las formas de vida comunitarias y en las relaciones
interesadas, cuando sus servicios de ibn al balad son requeridos, ilustrando
que la identidad cultural nunca es puramente individual ni tampoco
puramente sentimental. Al contrario, también contiene razonamientos,
voluntades explícitas, experiencias que se tienen por referentes, como la del
mawlid de Sidi Ben Azziz, objetivos, tratos formales y pautas morales.
Además se arraiga en un espacio valorizado, un lugar, un cronotopo, como
el hara en el que vive Muhamad en Dar as Salam, que le permite dar
continuidad a sus cambios biográficos, construyendo en base a ese arraigo,
a esa continuidad, su hilo narrativo, a medio camino entre la ficción y la
historia.
Además, las relaciones establecidas por Muhamad nos permiten
entender la diferencia entre la futuwwat de las zonas tradicionales de los
tiempos históricos y este tipo de comunidades juveniles que aparecen en el
Bulaq Abu al Ala o Dar as Salam. En ambos casos, jóvenes como
Muhamad o Taw Asad del Bulaq Abu al Ala, con carencias educativas, se
ven envueltos en negocios delictivos relacionados con la venta de
estupefacientes y con el control de los puestos de venta ambulante de los
hara. Esas actividades dan pábulo a que los vecinos califiquen a los jóvenes
como baltagi en lugar de cómo futuwwat. Los baltagi trabajan para un patrón
sin tener en cuenta el honor del hara o la particular justicia que intenta
mantener el futuwwa. Sin embargo, no es el caso de Muhamad o Taw Asad
que buscan un beneficio comunitario. Estos cambios en las actividades de
las shelas de los hara, como el que representa Muhamad, son producto de los
habitus articulados por las culturas generacionales que, a pesar de las
diferencias económicas, tienen algo en común con las construcciones
generacionales de Walid o Mustafa: la sensación de estar inmersos en una
sociedad del riesgo, que les provoca la inseguridad en su propio futuro, a
pesar de sus diferencias culturales, sociales o económicas. Tal vez sea el
caso de Muhamad el que presenta una forma de arraigo de mayor
266
importancia para salvar la ansiedad provocada por la situación social, al
estar basada en algo material y objetivable, su pertenencia a una comunidad
de iguales.
267
268
V
CONCLUSIONES
JÓVENES CAIROTAS: MÁS ALLÁ DEL
ISLAM
V
CONCLUSIONES:
JÓVENES CAIROTAS MÁS ALLÁ DEL ISLAM
Al final de este recorrido por los mundos juveniles cairotas se hace
necesario un balance de los objetivos pretendidos al iniciar la investigación.
En primer lugar, se trataba de observar la pertinencia de teorías y métodos
de una antropología de la juventud producidos en su mayoría en y para
contextos occidentales, al aplicarlos a una sociedad cuya cultura dominante
que, a pesar de estar influida por esos referentes occidentales desde el siglo
XIX, está determinada por modelos específicos de matriz islámica. En
segundo lugar, tratábamos de ilustrar el proceso de construcción identitario
juvenil masculino mediante estudios de caso. Por último, el tercer objetivo
pretendía visibilizar las culturas juveniles cairotas a partir de la aplicación del
método clásico de la observación participante. Además, este último
objetivo, implementa la posibilidad de extraer ciertas conclusiones en
relación con las dos primeras finalidades.
V. 1. Culturas juveniles no occidentales
Si en contextos occidentales se ha determinado la importancia del
consumo para la construcción identitaria juvenil, en el caso cairota ese
factor no aparece tan estratégico. Sin embargo, no se le puede negar cierta
influencia, sobre todo en el caso de los jóvenes de clases altas de la
Universidad Americana, mucho más influenciados por la cultura occidental
que cualquiera de los informantes presentados. Así, Mustafa -a pesar de la
ausencia del padre- Maher y Muhamad construyen su identidad a partir de
sus modelos parentales principalmente. Ninguno de ellos parece darle
importancia a su propia imagen, y no presentan niveles de consumo altos
relacionados con la presentación de su persona en público ni con el
consumo de ocio. Sólo Walid mantenía gastos elevados en productos
destinados a consumidores jóvenes: ropa, salidas nocturnas o viajes con
amigos. El caso de Samir es similar al de Walid, aunque su precariedad
económica le haga inaccesible una equiparación completa.
Así, a pesar de sus diferencias parentales, mantienen ciertas
características comunes propias de su contexto generacional, como la
admiración por la técnica que se refleja en su interés por los instrumentos
electrónicos o el gusto por el espectáculo deportivo; con Mustafa, Maher y
Muhamad, vemos como culturas parentales diferenciadas configuran
formas de estar en el mundo heterogéneas. Pero, en el caso de Walid y
Samir, cuyas culturas parentales son débiles, apreciamos una mayor
influencia de sus culturas generacionales, determinando también sus estilos
construidos en las relaciones establecidas con sus iguales. De esta manera, y
269
con todas las reservas, me inclino a hipotizar que en este tipo de sociedades
tiene una mayor influencia en las construcciones juveniles lo postfigurativo
y lo figurativo que lo prefigurativo, porque el espacio que las relaciones
sociales dejan para los mundos por venir es pequeño. Aunque, como
demuestra el caso de Walid, este espacio se puede ampliar en el caso de
modelos parentales modernizados y con mayores recursos económicos.
Esta influencia del modelo parental es posible que esté originada
por la jerarquización descrita, que se manifiesta de diferentes maneras en
cada grupo: motivaciones económicas, laborales, religiosas, étnicas y,
también, generacionales. Son estos modelos parentales los que unidos a los
religiosos y económicos, restringen las posibilidades a la ampliación y
desarrollo de las culturas generacionales cairotas. Así ocurrió cuando más
de cien adolescentes de clase alta, fueron detenidos por las brigadas
antiterroristas en sus domicilios y enviados a la cárcel. La opinión pública
había tomado su afición a los pintalabios negros, a las camisetas con tibias y
calaveras, a los bailes delirantes y a la música heavy metal por signos
evidentes de adoración a Satán. La intolerancia social, acaso coadyuvada
por una cierta envidia de clase y guiada por las autoridades religiosas,
desencadenó una auténtica caza de brujas en medio de una oleada de
histeria. Y aunque resultó que los chavales nunca habían participado en las
orgías que había denunciado la prensa sensacionalista, la opinión extendida
es que se merecían una buena reprimenda por desviarse tan hacia el oeste
de la corriente mayoritaria cairota164. Este es un ejemplo extremo, pero en
mayor o menor medida los jóvenes aparecen encorsetados entre la fallida
del Estado –Mustafa-, el tradicionalismo de la progenie –Maher-, las
dificultades económicas –Muhamad- y la falta de libertades individuales –
Walid-.
Por lo tanto, si el modelo etnográfico escogido y estudiado fuera
significativo, los jóvenes varones prefieren la huida al enfrentamiento tanto
con sus culturas parentales, como en el caso de Abd al Rahman, como con
la cultura dominante, en el caso de Walid. Saben que un combate por
cambiarlas estará abocado al fracaso o a la estigmatización. De esta manera,
a pesar de tener responsabilidades desde edades tempranas, estos
muchachos están situados en un espacio liminar que les niega la
participación en las decisiones de la comunidad. Situación liminar que
finaliza con el matrimonio a través del cual se reincorporan a las culturas
cofigurativas y prefigurativas dominantes en el contexto cairota. En este
sentido, el más liminal de los seres es la no casada; que provoca el peligro
social, la fitna, por eso hay que casarla lo antes posible. Si el tiempo de
umbral se extiende, entonces los estigmas recaen sobre la muchacha,
convirtiéndola en no-persona, en un riesgo, un motivo de alarma y si
Se puede seguir la noticia en diferentes números del diario Al Ahram del mes de septiembre de
2001.
164
270
definitivamente pierde la posibilidad de entrar en el circuito matrimonial,
entonces será rebajada a mera cosa utilizable por el grupo (Bramon 2007).
En este sentido, el dominio generacional se refleja también en la ideología
del takaful, que superpone los intereses comunes a los intereses individuales
tanto en la comunidad, Muhamad, como en la familia, Maher o Abd al
Rahman. Así, es altamente metafórica la no celebración de los aniversarios;
todas las celebraciones son colectivas, nunca se homenajea a un individuo
de la estirpe, como se observa también en la austeridad en las inscripciones
funerarias.
Siendo así, hemos podido apreciar que el individualismo es más
exacerbado en Walid y Muhamad que en los otros dos jóvenes presentados,
para los que lo individual está dominado por lo colectivo, en el sentido de
que convierte el individualismo propio de las sociedades del riesgo, en un
mecanismo de homogeneización de las poblaciones juveniles, influenciados
por la moda y el consumo, como vemos que ocurre entre las clases altas de
los barrios modernizados. En este sentido, tanto Muhamad como Maher
no se sienten tan afectados por el riesgo de un futuro incierto como
Mustafa o Walid. En el primer caso, la repetición del modelo parental les
proporciona seguridad en un futuro, aunque sea tan precario como en el
ejemplo de Muhamad. Walid o Samir, influidos en mayor medida por las
culturas generacionales, viven el riesgo de un porvenir incierto a pesar de su
preparación, lo mismo que en el caso de Mustafa al que le costará
reintegrarse después de su periodo de tránsito a la madurez por la dificultad
de conseguir el dinero necesario para encontrar una esposa más allá del
modelo parental nubio. Eso es lo que le supondría desposarse con una
moderna mujer islámica con estudios, pero honesta y humilde, en definitiva
sometida. Es por eso que el individualismo formaría parte de las influencias
occidentales que permiten, sustituir las formas de solidaridad tradicionales
por otras burocratizadas que, como hemos observado, fracasan en su
intento de solucionar los problemas de las capas bajas de la población. ¿Es
esa una de las causas de la reaparición en los baladiyat o garas tradicionales de
formas económicas, políticas o sociales comunitaristas basadas en la
creación de redes sociales en condiciones de solucionar o al menos aliviar
sus necesidades?
Pero, a pesar de la coerción parental, como en las sociedades
occidentales, los atributos asignados a este período también los construye el
propio agente. En el caso cairota se trata de la dicotomía futuwwa/muruwwa
que taxonomiza las acciones de unos y otros, y permite cierta flexibilidad
para las iniciativas juveniles siempre que el modelo jerárquico dominante no
sea desafiado directamente. Desde el punto de vista del individuo en
tránsito hacia la edad madura, tales actos serán de máxima relevancia para la
construcción de esa historia narrada por él propio yo al que llamamos
identidad. Y lo mismo para el estilo (Hebdige, 1979) que crean los jóvenes
en su acción cotidiana, pudiendo establecer cierta relación entre cultura
generacional y estilo. Así, en este campo Samir, Walid o los miembros de
271
las clases de elite siguen modelos más bien figurativos, mientras que en el
caso de Maher o Muhamad la influencia del referente parental construye un
estilo diferente de comportamiento. En este sentido, como en el caso
occidental, uno de sus elementos más significativos es la vestimenta.
De importancia para concebir el proceso de construcción
identitario de los jóvenes es entender los modelos a su alcance en el
contexto en que se produce. Así, en la figura seis proponemos un modelo
dialéctico de las relaciones establecidas entre las culturas dominantes,
cofigurativas; las parentales entendidas como posfigurativas y las juveniles
ideadas como prefigurativas, para el contexto que nos ocupa. La especial
relación que cada individuo establezca, tomando como modelo los
principales rasgos de esta dialéctica cultural, dará como resultado la
construcción de identidades diferenciadas. Al mismo tiempo, la
manipulación de estos elementos simbólicos en la interacción cotidiana
permite al individuo construirla situacionalmente, obedeciendo a motivos
estratégicos. De ahí que se presente como un ejercicio de poder, un hecho
social político.
Fig. 9 Dialéctica establecida por los modelos y esquemas para la construcción identitaria juvenil.
V. 2. Identidad individual, narratividad y símbolos
A lo largo de la investigación hemos entendido la identidad como
una construcción continuada durante el ciclo vital, a partir de las
experiencias vividas por los individuos, que depende tanto de los esquemas
heredados como de los aprehendidos en la interacción con el ambiente y
con los demás. De lo que hemos tratado, una identidad entendida como
“aquel reconocimiento humano de la vida, que se caracteriza
principalmente por atender a la memoria de lo vivido, a sus repercusiones
272
afectivas, y a los sentimientos y derechos de arraigo y vinculación que dicha
memoria solicita” (Terrades 2004: 63-64). Numerosos trabajos etnográficos,
testimonian la existencia de sociedades en las que predomina esa identidad
sobre todo vivida, con lo cual en nuestro caso hemos visto objetivarse en
encuentros como los que tienen lugar en las mezquitas populares, en los
mawlid, durante las celebraciones de las grandes fiestas del calendario
islámico como el Aid al Adha en Um Masriyin, o durante la celebración de
un partido de fútbol dónde se pone de manifiesto las rivalidades de las
asociaciones comunitarias. De esa manera la identidad nunca es abstracta,
como ocurre con los intentos de marcación como los que propone el
Estado a Walid, negándole el visado, o la opinión pública vecinal a los
jóvenes que se dedican a negocios ilícitos, por ejemplo. Sin embargo, en las
culturas comunales de los asentamientos planificados no se ha entrado en
esta dinámica; por lo tanto la identidad que prevalece es la vivida.
En este sentido la cotidianeidad del Bulaq Abu al Ala, Um Masriyin
o Dar as Salam construye un sentido de pertenencia que ayuda, a partir de
esa identidad vivida, construir una identidad cultural, que sin ser del todo
individual, tampoco es colectiva. Así, la adscripción al barrio es tan fuerte
en las áreas tradicionales y populares que se convierte en uno de los más
importantes catalizadores identitarios individuales. Esta construcción a
través del lugar de pertenencia lleva a categorizar clasificatoriamente, a los
habitantes de la ciudad, procurando cierta filiación que pasa por encima de
la identidad vivida. Pero, al mismo tiempo, la construcción individual, se
nutre tanto de la memoria de las significaciones personales, como los
momentos vividos por Muhamad en el Mawlid de Sidi Ben Azziz, y de la
memoria de los lugares comunes, que representan los qahwa o las mezquitas
de la barriada. En este sentido, posiblemente la poca significación identitaria
de la música juvenil en El Cairo esté determinada por la falta de conciertos
masivos. Como señala Francisco Cruces (1999) los conciertos son algo más
que un evento musical. Se trata de la creación de una communitas espontánea,
que produce el sentimiento de pertenencia a un grupo de iguales
sobrevenidos que se diferencia de otros, y que se extiende más allá del
concierto. Sin embargo, ese sentimiento de pertenencia sí lo encontramos
en los mawlids o en las celebraciones religiosas masivas. Por lo tanto, como
hemos visto posee arraigos, vinculaciones, sentimientos, obligaciones y
derechos, pero no necesariamente unificados o fijados en un solo lugar o en
un modo de vida particular. De ahí, la importancia que tienen en la
construcción identitaria las áreas familiares y los modelos implicados en su
creación.
Pero es necesario establecer una continuidad en el tiempo para
generar esta estabilidad necesaria para la negociación de la presentación de
la persona en cualquier situación sociocultural. Proponemos que dicha
estabilidad tiene en el relato su principal elemento. Por ejemplo, la
narración de la identidad individual que presenta Mustafa, como del resto
de informantes principales y de cualquier historia de vida, biografía o
273
autobiografía, hay que entenderla como una reificación narrada de algunos
aspectos situacionales, elegidos o impuestos, y transformados por el
individuo, según los modelos recibidos que estructuran su hilo narrativo.
Estos aspectos situacionales reificados son aquellos que el individuo elige
como hitos, seleccionados por su memoria entre todos los recuerdos de lo
vivido, en una narración que es una estrategia para adquirir una identidad
social, que siguiendo las coordenadas contextuales responde al individuo de
las preguntas: ¿Quién soy? ¿Quiénes somos? ¿Quiénes son?
Es mediante esa narración como ese flujo de experiencias
sensoriales adquiere la continuidad en el tiempo necesaria para construir esa
mismidad que está en la base de las filiaciones culturales. Así la identidad
narrativa, sea de una persona, sea de una comunidad, sería el lugar buscado
de encuentro entre historia y ficción, entre lo vivido y lo utópico, es decir,
de lo no vivido. Así se incluye “quién querrías ser” en el hilo narrativo, tal y
como sugiere Amparo Lasén (2001) para los Rave y otras expresiones
nacidas en torno a la cultura de club y al tecno. Esa narración se convierte
en una “comprensión de sí, es una interpretación; la interpretación de sí, a
su vez, encuentra en la narración, entre otros signos y símbolos, una
mediación privilegiada; esta última se vale tanto de la historia como de la
ficción, haciendo de la historia de una vida una historia de ficción o, si se
prefiere, una ficción histórica, entrecruzando el estilo historiográfico de las
biografías con el estilo novelesco de las autobiografías imaginarias”
(Ricoeur 1996: 107, nota 1).
Así, hemos podido observar la diferencia entre identidad narrada e
identidad negociada situacionalmente. Ésta última propone estrategias de
actuación y presentación del self diferenciadas y contradictorias entre sí, que
adquieren su coherencia en y para esa misma negociación de y para la que
surgen, en la que se despliegan modelos impuestos –parentales y
dominantes- y modelos electivos –esencialmente generacionales en el caso
presentado-, como un proceso de reconocimiento de uno mismo, necesario
para la estrategia de la acción cotidiana y que, al mismo tiempo, construyen
la narración del self, en función del interlocutor.
De esta manera nuestra hipótesis presenta la identidad como una
estructura de mediación de la cognitividad humana, y, al mismo tiempo,
como un mecanismo adaptativo. Se trataría, en el mismo sentido que el
habitus bourdiano de una estructura que el individuo recibe mediante la
socialización. Además, es una estructura estructurante de las acciones
estratégicas del agente que es estructurada por sus iniciativas construyendo
nuevas formas de categorización.
Por supuesto que el trabajo de campo etnográfico sitúa esta
construcción identitaria en el primer plano, tanto por parte del investigador
como de los sujetos analizados. Por ejemplo, es interesante observar como
Mustafa ha negociado conmigo su identidad de opositor al gobierno,
274
enfatizando sus rasgos como musulmán y, al mismo tiempo, como egipcio.
Así, la supuesta contradicción entre: “la Sharia es lo mejor” y “me gustaría
vivir con la libertad de Europa”, se comprende si la interpretamos como
una dialéctica entre lo ideal y lo utópico. Por otra parte, el acento en su
oposición al gobierno, responde sin duda a su voluntad de satisfacer las
necesidades de la investigación. Pero el investigador, también debe negociar
su identidad –su posición en el terreno- sin renunciar a los rasgos que
señalan su origen cultural pero también incorporando símbolos de la
sociedad que le recibe.
De esta manera, sólo podemos presentar estas conclusiones en
torno a la identidad como proceso al tiempo cognitivo y relacional, en tanto
que una primera aproximación al tema a partir de un estudio de caso. En
sentido, el mundo juvenil de los cuatro informantes cairotas descrito
aparece como una red de vínculos, estratégicas y tomas de consciencia, que
lo sitúan más allá de determinaciones irrevocables de origen exclusivamente
religioso, parental, étnico o generacional.
275
276
VI
GLOSARIO
VI
GLOSARIO
Adab: Conocimientos necesarios a la “buena persona”.
Ahly: Nacional, se aplica a todo aquello subvencionado por el gobierno.
Aj: Hermanos.
Al Ajya al shabiya: Barrios populares de la ciudad de El Cairo, tanto
planificados como no planificados
Al-fityan: Literalmente, los jóvenes. Sustantivo usado por el gobierno para
referirse a las producciones culturales y políticas dirigidas a la población que
ha superado la enseñanza elemental y todavía no casada.
Aqd: Contrato de matrimonio.
Aqiqa: Corte de pelo ritual a los siete días del nacimiento, tanto del niño
como de la niña, en una ceremonia en la que se da el nombre al recién
nacido.
Aql: La razón, se utiliza para referirse a las acciones representativas de los
individuos con muruwwa.
Arkan: Los preceptos obligatorios de la religión islámica.
Arzuqi: Trabajadores del sector informal que carecen de salario fijo.
Asaba: Red de parentesco que se transmite por vía patrilineal y que se
constituye como grupo de decisión para las cuestiones económicas que
afecten la familia extensa, en especial los matrimonios. El hombre soltero
no puede formar parte.
Asl: Descendiente consanguíneo de una persona de prestigio.
Asr: Tercera de las oraciones obligatorias.
Ayyaarun: Denominación del gobierno hacia grupos potencialmente
peligrosos.
Aysh: Literalmente vida; en los barrios populares pan.
Awlad al balad: Clases populares prestigiadas por la tradición oral.
Awlad al zawat: Clases altas europeizadas, con cierto tono despectivo.
Bahari: Originario de la región del Delta.
Balad: Comunidad, ciudad, país, pueblo. Sustantivo manipulable desde el
discurso político.
Baladi: Tradicional, auténtico.
Baladiyat: Barrios populares y algunos pobladores de los barrios
tradicionales.
Baltagi: Mafia en oposición a la futuwwa.
Bango: En los barrios populares, marihuana
Baraka: Suerte, gracia se aplica a los jóvenes que ascienden socialmente
rápidamente.
Bismillah: Jaculatorias pronunciadas antes de iniciar la actividad. Usada
frecuentemente por los individuos que se presentan a la comunidad como
piadosos.
Burgul: En las relaciones entre homosexuales el que adopta el rol activo. Si
es de clase baja se le califica como burgul sac.
Codiana: En las relaciones homosexuales el que adopta el rol pasivo.
277
Dar al-Islam: El territorio de la comunidad de creyentes, dominado por la
Sharia.
Dar al-Harb: El territorio de los no creyentes
Darb: Calle principal del barrio.
Dawa: Predicación encaminada a la conversión de un no creyente.
Dawla: Gobierno político.
Dhikr: Prácticas rituales de cofradías sufíes para la comunicación con Dios.
Din/Dunya: Religión/mundo. Lo sagrado y lo profano en la mentalidad
popular.
Dua: Plegaria que se realiza personalmente fuera de las cinco obligatorias.
Efendi: Titulo nobiliario de origen turco, que actualmente se utiliza para
referirse al que vive sin necesidad de trabajar. Irónicamente para aquel que
lo quiere ser y no puede.
Esbesa: Nombre con el que se conoce el Alamat Salat cuando aparece a
muy temprana edad.
Faruq: En los barrios tradicionales, hachís.
Fasad: Corrupción. Se utiliza refiriéndose a las autoridades de barrio que
buscan su propia ganancia.
Fatwana: El grupo de jóvenes que dirige el Futuwwat del gara.
Fatuas: Recomendaciones sobre la vida pública que publican los shayks.
Fellaha: Campesino.
Fitira: Pizza egipcia muy popular entre los jóvenes: de pasta de hojaldre y
rellena puede ser tanto dulce como salada.
Fitna: Desorden social provocado según los islamistas por la presencia
femenina en lugares públicos.
Ful: Habas, comida tradicional egipcia, alimento básico de las clases bajas.
Fusha: Árabe estandarizado utilizado por los grupos de élite.
Futuwwa: Conjunto de valores que deben caracterizar al muchacho que
busca el prestigio y la dirección de las futuwwat
Futuwwat: Joven que ejerce control sobre el barrio adquirido con su
prestigio.
Gada: Cabecilla de las shelas de barrio
Gara: Vecindario, barrio. Lo forma más de un hara, territorios de las
futuwwat.
Galabiya: Vestido baladí masculino.
Gozza: Pipa de agua propia del Delta del Nilo, el recipiente para el agua es
metálico y el tubo para aspirar de caña.
Guinee: Entre los jóvenes, nombre de la libra egipcia.
Hadiz: Recopilación de dichos y acciones del Profeta que sirven de
ejemplo en la vida cotidiana y conforman la sunna.
Haj: En los barrios tradicionales, la persona que ha realizado la
peregrinación mayor a La Meca y Medina. La peregrinación
Hakimiya: Gobierno de Dios. El gobierno basado en la Sharia que
proponen los islamistas moderados como los Hermanos Musulmanes.
Halal: Conforme a la Sharia.
Halwa: Dulce. Se aplica a cualquier cosa que guste, desde una chica a un
coche pasando por una buena jugada durante un partido de fútbol.
278
Hara: Callejón. El barrio, lugar de solidaridades comunitarias, dónde se
suelen reunir las shelas.
Haram: No permitido por la religión.
Ibn al Balad: Hombre de un gara tradicional de la ciudad. Los nacidos en
los barrios tradicionales de El Cairo.
Infitah: Política de apertura, sobre todo económica, de Sadat.
Ifrangi: Extranjero, europeo.
Ilmaniya: Laicismo, política alejada de la religión
Isha: Última oración del día y primera de la noche que marca el cambio de
día en el calendario musulmán
Istislah: Consideración de interés general.
‘Izz: Prestigio.
Jafa: Pecado relacionado con prácticas sexuales ilícitas.
Jawaga: Extranjero o egipcio europeizado. Tono despectivo.
Jawal: Entre los jóvenes insulto que hace referencia a la homosexualidad
del sujeto y a su falta de virilidad. Afeminado.
Jitan: Tipo de operación genital que se realiza a las mujeres antes de su
primera menstruación que les permitirá dominar su temperamento natural.
Jutba: Sermón de los viernes pronunciado por un imam.
Jutuba: Ceremonia de promesa de matrimonio.
Libs is shuruug: Ropas cómodas, principalmente pijama o chándal, que se
utilizan en los haras populares y tradicionales, conceptualizando esa áreas
del barrio como familiares y privadas para sus habitantes, simbolizándolo
en el uso de este tipo de ropas.
Kat: Enteógeno que se utiliza para tranquilizar a los camellos, se consume
alguna vez por jóvenes de barrios de clases bajas.
Kafaa: Obligación de contraer matrimonio con miembros de su mismo
estrato social.
Kafir: Que no conoce religión. Se usa para los pueblos animistas del África
Negra en especial.
Koshary: Mezcla de arroz, pasta y salsa de tomate de gran popularidad
entre los jóvenes de clases bajas cairotas.
Kuttab: Escuela coránica primaría.
Magrib: Oración de la puesta de sol.
Mahjar: Emigración.
Makana: Literalmente máquina, se utiliza para referirse a las jóvenes bellas,
con significación sexual.
Maknun: Loco. Individuo que se aparta de lo establecido o comete
acciones inesperadas.
Manzul: Mezcla de opio, hachís y plantes aromáticas.
Maslah’a: Interés general.
Masri: Literalmente egipcio, coloquialmente cairota.
Mawlid: Aniversario de morabito durante el cuál se celebran mouseums.
Milaya: Vestido tradicional de las cairotas.
Moda: Vestidos a la europea.
Moloheya: Sopa de cilantro y perejil que abre los menús populares.
279
Mousem: Fiesta popular que se celebra junto a la mezquita que celebra un
aniversario de santo.
Mualim: En el barrio un hombre de poder, desde controlar la economía
informal hasta los alquileres.
Mulk: Monarquía personal. Se utiliza para definir el gobierno basado en
una persona sin preocuparse del interés general; el territorio del mualim en el
barrio.
Muminum: Coloquialmente los practicantes de la religión que siguen
todos sus preceptos.
Muruwwa: Opuesto a la futuwwa, cualidades y valores que debe cultivar un
hombre adulto.
Muslimin: Creyentes religiosos que pueden ser no practicantes.
Mutatarrifin: Radicales religiosos.
Nahda: Renacimiento árabe.
Nafaqa: Obligación del hombre de mantener a su esposa e hijos que se
convierte en un medidor de la hombría en los barrios.
Nasab: Nombre familiar que se mantiene por prestigio social para
mantener la cadena con los antepasados.
Nubii: De origen nubio. El sur del país hasta la frontera con Sudán.
Pasha: Titulo de gobierno otomano, popularmente para referirse
directamente a una persona con prestigio en el hara o el gara.
Qahwa: Café, tanto la bebida como el local, centro comunitario del hara.
Qiyâs: Analogía de dos términos, silogismo. Coloquialmente, lógica.
Qism: Entidades administrativas que corresponden a un distrito urbano; se
dividen en chiakhat, la más pequeña unidad administrativa.
Rahma: comida para los pobres donada especialmente en los cementerios
en días de fiesta.
Raïs: Presidente de la República.
Rakan: Postraciones que componen la oración.
Ray: Opinión personal.
Ryad: Calle que cruza el barrio y que a diferencia de los hara tienen salida a
otros barrios.
Riba: Usura. Coloquialmente para referirse a las prácticas de los bancos no
islámicos y a las de los mualim locales que controlan los puestos de los
mercados y los alquileres de viviendas.
Sayidi: del sur de Egipto, del Said, región que se extiende desde el sur de El
Cairo hasta Luxor.
Salat: Oraciones obligatorias diarias.
Sawn: Ayuno preceptivo islámico realizado durante el mes de Ramadán y
en las principales fiestas del calendario musulmán
Shahada: Primera sura del Corán que se pronuncia a los siete días del
nacimiento por el cabeza de familia, momento en que se da nombre al
recién nacido.
Sharaf: Honor.
Shaijk: Popularmente sabio que deriva su conocimiento de la religión.
Shisha: Pipa de agua para fumar tabaco.
280
Shabi: Popular.
Sharia: Literalmente el camino, es la forma de vida a seguir para ser un
buen musulmán cuyo ejemplo es la vida del Profeta.
Shela: Pandilla formada por los residentes en una misma calle de jerarquía
inferior a la usab.
Shura: Consulta.
Siyasa: Política. Gobierno de los hombres alejada de la propuesta en la
Sharia.
Subu’: Rituales que se realizan con algunos recién nacidos, sobre todo
nubios, en los que se utilizan hierbas para la protección del pequeño
durante toda su vida.
Sultan: Gobernador, utilizado en los gara refiriéndose a alguien con poder
para imponer sus opiniones en la comunidad.
Sunna: Costumbres derivadas de la Sharia.
Taameya: Bocadillos muy populares que se comen al mediodía en puestos
ambulantes preparando una croqueta de habas.
Tabaqat: Tabaco.
Tabula: Backgammon.
Tachwid: Precepto religioso de la unidad de todo lo existente con Dios.
Tahar: Circuncisión masculina y escisión de clítoris femenina.
Tahara: Purificación.
Takful: Solidaridad de clase o grupo social que crea vínculos comunitarios.
Takfir: En las fatuas islamistas excomunión de aquellos que no siguen las
prácticas islámicas.
Tariqat: Cofradías en torno que se constituyen en torno a un shayk vivo o
muerto.
Tawra: Revolución.
Tajht: Formación musical tradicional formada por percusiones, rababs,
flautas, laúdes y qanun, habitual de los mouseums.
Tawhid: La unidad divina con todo lo creado. El uno es múltiple
Ujt: Hermanas.
Ulema: Escolar religioso que ha estudiado en Al Azhar.
Umma: Comunidad de creyentes que rebasa las fronteras de los Estados.
Umra: Peregrinación corta que se realiza a La Meca en cualquier época del
año, suele tener una duración de tres días.
Urfi: Matrimonio civil que se puede contraer sin consentimiento familiar.
Usab: Banda de barrio.
Wilaya: Circunscripción para las elecciones locales.
Wudu: Abluciones rituales y preceptivas antes de realizar las plegarias
obligatorias diarias y los ritos del haj. Purifica al creyente para iniciar su
relación individual con la divinidad.
Yahiliya: Situación de la sociedad antes de la llegada del Islam y para los
islamistas de los actuales gobiernos árabes.
Yihad: Esfuerzo que todo musulmán debe realizar para perseverar en la fe.
Yuyús: Gritos realizados por las mujeres en los nacimientos y casamientos
manifestando su alegría.
281
Zawj: Marido de una las mujeres de la familia al que se le permite participar
en las decisiones familiares de la ‘asaba por su prestigio social
Zhur: Oración de mediodía, obligatoria los viernes.
Zina: Actos ilícitos según los preceptos religiosos, aplicado coloquialmente
a las relaciones adúlteras.
Ziyara: Visita a las tumbas de santos y a los familiares fallecidos.
282
VII
TABLA DE ILUSTRACIONES
VII
TABLA DE ILUSTRACIONES
VII. 1 Figuras:
Figura 1. Gráfica de la evolución demográfica de El Cairo
Figura 2. Ciclo vital en la sociedad cairota
Figura 3. Estructura dual de la organización social
Figura 4. Carta de parentesco de Mustafa
Figura 5.Carta de parentesco de Walid
Figura 6. Flyer de la discoteca Tatú
Figura 7. Carta de parentesco de Maher
Figura 8. Carta de parentesco de Muhamad
Figura 9. Dialéctica cultural en el contexto cairota
85
149
163
198
216
223
233
255
272
VII. 2 Mapas:
Mapa 1. Área Metropolitana de El Cairo-Gizeh
Mapa 2. División Sociocultural de El Cairo
Mapa 3. Áreas tradicionales
Mapa 4. Áreas occidentalizadas
Mapa 5. Áreas Shabi
Mapa 6. Los barrios de los cuatro informantes
Mapa 7. El Bulaq Abu al Ala
Mapa 8. El Muhandisin
Mapa 9. Umm Masriyin y Zuq el Had
Mapa 10. Dar as Salam
86
92
96
98
101
182
186
214
229
253
283
284
VIII
BIBLIOGRAFIA
VIII
BIBLIOGRAFÍA
Aba Haggag, Y.: “Memories of a street thoug” en Bowen, D. & Everly,
E. A. (1993)
Abdulhamid, A.: Menstruación, Emecé, Barcelona 2.003.
Abul Lughod, J.: Cairo: 1001 years of the city victorious, Cairo Papers AUC,
Cairo 1986
Adán, T.: Ultras y Skinheads: la juventud visible, Nobel, Oviedo, 1996.
Adel Tahar, N.: Social identity and class in a Cairo neighborhood, Cairo Papers
AUC, Cairo 1986.
Ait Sabbah, F: La mujer en el inconsciente musulmán. Ed. Oriente y del
Mediterráneo, Madrid 2.000
Ajami. F: Los árabes en el mundo moderno, México FCE 1981.
Al Corán: Versión de Juan Vernet. Planeta, Barcelona 1991.
Al Farabi: La ciudad ideal, Tecnos, Madrid 1985.
Al Faruqi, I. & Al Faruqi L.: “Handasah al Sawt: The art of sound” en
The cultural atlas of Islam, McMillan Pub. Co., págs. 441-479, New York 1993.
Al Mawdudi: Teoría política del Islam, Dar al Islam, Granada 1979.
Ali Jihad: “Arabian music and the effects of commercial recording: The
impact of commercial recording and the musical life of Egypt 1904-1932”,
en Ethnomusicology 1981.
“Music in contemporary Cairo” en Ethnomusicology 1981.
Ambrust, W: Mass culture and modernism in Egypt, Cambridge University
Press, Cambridge 1995.
Amin, G.: “Migration, Inflation and Social Mobility: A Sociological
Interpretation of Egypt’s Current Economic and Political Crisis” en Tripp,
C. and Owen, R (eds.): Egypt under Mubarak, (pp. 103-21), Routledge,
London 1989.
Amit Talai & Wulff, H.: Youth cultures: a cross-cultural perspectives, Routledge,
Londres 1995.
Anderson, B.: Comunidades imaginadas, F.C.E., México 1992.
Antaki, I.: La cultura de los árabes. Siglo XXI, México 1973.
Appadurai, A.: The social life of things: commodities in cultural perspective,
Cambridge University Press, Londres 1986.
Modernity at large. Cultural dimensions of globality. London, Routledge 1996.
Araawati, M.M.: Zamala, sadaka and hob: conceptions of relations between the sexes
among urban Cairo youths and adults, Thesis AUC, 1993.
Arkoun, M: El pensamiento árabe, Barcelona, Paidós 1992.
Assaad, M. B.: “Female circumcision in Egypt: Social Implications,
Current Research and Prospects for Change” Studies in Family Planning, 11:1,
National Institutes of Health, Washington 1980
285
Asad, T: Sociology of developing societies. The Middle East, Monthly Review
Press, New York 1984.
Formations of the Secular: Christianity, Islam, Modernity. Stanford University
Press, 2003.
Augé, M.: El viajero subterráneo. Un etnólogo en el metro. Gedisa, Barcelona,
1986.
Los no lugares. Espacios del anonimato. Gedisa, Barcelona 1992.
Ayubi, N.: El Islam político. Barcelona, Bellaterra 1999.
Bahba: The location of culture. London Routledge, 1991.
Bajtin, M. : The dialogic imagination, Universitiy of Texas Press, Austin 1981.
Baron, B. : « Nationalist iconography : Egypt as a woman », en Jankowski,
J. y Gershoni, I (1997)
Baroin et autres: Islam société et communauté. Anthropologies du Magreb, CNRS,
Paris 1981.
Barth, F.: Los grupos étnicos y sus fronteras, F. C. E., México 1976.
Bartlett, F. C.: Remembering, Remembering; a Study in Experimental and Social
Psychology Cambridge University Press, Londres 1967.
Bartra, R.: Antropología del cerebro. La conciencia y los sistemas simbólicos, Pretextos, Valencia 2006.
Basta, R: El huevo del avestruz, Ediciones del oriente y del Mediterráneo,
Madrid, 1997
Bates, D.: Peoples and cultures of the Middle East, Prentice, Englewood 1983
Baumann, G.: The multicultural riddle: natural, ethnic and religious identities,
Departamento de Historia Contemporánea de la Universidad de Barcelona,
Barcelona 1999.
Baumann, Z: La cultura como praxis Paidós, Barcelona 2002.
Beck, U. : La sociedad del riesgo, Paidós, Barcelona 1998.
La sociedad del riesgo global, Siglo XXI, Madrid 2002.
Beeman, W. O. : Language, Status and Power in Iran, Indiana University
Press, Indianapolis1986.
Bennett, A.: Popular Music and Youth Culture. Basingstoke, London 2000.
Bentahar, M.: La jeunesse arabe à la recherché de son identité, Al Kalam, Rabat
1989.
Benyellun, A.: De la niñez. Ed. Oriente y del Mediterráneo, Madrid 2000.
Berque, J.: L’Orient second, Gallimard, Paris 1970.
Berque, J. & Chenay (eds): L’ambivalence dans le culture arabe, Anthropos,
Paris 1967.
Bill, J.: The politics of Iran: Groups, Classes and Modernization, UCLA 1972
Blake, G. H. and Lawless R.: The changing Middle Eastern City, Barnes &
Noble Books, New York 1980.
Blacking, J.: Fins a quin punt l’home es music? Eumo, Vic 1994.
Boddy, J.: Womb and Alien Spirits: Women, men and the zar cult in northern
Sudan, University Wisconsin Press, 1995
Booth, M.: "Colloquial Arabic Poetry, Politics, and the Press in Modern
Egypt." International Journal of Middle East Studies. 24(3), August 1992
Bowen, D & Early, E: Every day life in the Muslim Middle East, Indiana
University Press, Indianapolis 1993.
286
Bourdieu, P.: Le sens practique. Les Editions du Minuit, París, 1980.
¿Qué significa hablar? Economía de los intercambios lingüísticos, Akal, Madrid 1985.
La distinción. Criterios y bases sociales del gusto, Taurus, Madrid 1991.
Razones prácticas. Sobre la teoría de la acción, Anagrama, Barcelona 1997.
Bramon, D.: “Els fonaments de l’Islam” a Marin i Torné, F., Bramon i
Planes, D. i Cabezas López, J. M.: Islam i occident: diàleg de civilitzacions,
Edimurtra, Barcelona 2005.
Obertura a l’Islam. Ed. Cruilla, Barcelona 2.001.
Una introducción al islam: religión, historia y cultura. Crítica, Barcelona 2002.
Ser dona i musulmana, Fundació Joan Maragall, Cruïlla, Barcelona 2008.
Briggs, Jean: Never in anger: Portrait of an Eskimo Feeling. Harvard Univ.
Press, Cambridge 1970.
Burgat, F.: El islamismo cara a cara, Bellaterra, Barcelona 1997.
Campo, J: The other side of the paradise. Explorations into the Religious Meaning of
Domestic Space in Islam, Columbus University Press, Sta. Carolina 1991.
Cahen, C.: “Futuwwa”, Enciclopedy of Islam vol 2, Bill Publishers, London
1960.
Caplan, J.: Written in the body: The tattoo in European and American History,
Princeton University Press, Princeton 2000.
Caïs Fontanella, J.: “Cambio social y desigualdades en los países del
Mediterráneo”, en REIS 94, págs. 37-78, Barcelona 2001.
Castells, M.: La era de la información. El poder de la identidad, Alianza Editorial,
Madrid 1998.
Chacko Jacob: “Eventful transformations: Al Futuwwa between history
and the everyday” en Comparative studies in society and history, 49, págs: 589712, 2007.
Chebel, M.: El espíritu de serrallo, Bellaterra, Barcelona 1997.
Cohen, A.: Delinquent boys: The culture of the gang, Free Press, New York 1955
The symbolic construction of community. Tavistock, London 1985.
Costa, C.: La dimensión afectiva en los movimientos sociales. El caso del movimiento
okupa, Tesis de maestría, Bellaterra, UAB 1998
“El movimiento okupa. Nuevas formas de participación juvenil”, VIII
Congreso de Antropología, Santiago de Compostela, FAAEE-AGA, 1999.
Criado, E. M.: Producir la juventud, Istmo, Madrid 1996.
Cruces, F.: Fiestas de la ciudad de Madrid. Un estudio antropológico. Tesis
Doctoral, UNED, Madrid 1995.
“Con mucha marcha. El concierto pop-rock como contexto de
participación”.
Revista
transcultural
de
música
4,
1999
http://www.sibetrans.com/trans/trans4/cruces.htm
Cruz Hernández, M: Historia del pensamiento islámico III Vols., Alianza,
Madrid 1996.
D’Andrade: The development of Cognitive Anthropology, Cambridge University
Press, Cambridge 1995.
Danielson, V.: Umm Khaltoum. The voice of Egypt: Arabic song and Egyptian
society in XX century. UC Press, Chicago 1997.
287
Deboulet, A: “Régularisation foncière, propriété et espace urbanisé”,
Égypte/Monde
arabe,
Première
série,
23
1995,
URL:
http://ema.revues.org/index965.html.
“État, squatters et maîtrise de l'espace au Caire”», Égypte/Monde arabe,
première série, 1 | 1990, URL : http://ema.revues.org/index179.html
Delaney, C.: The seed and the soil. Gender and cosmology in Turkish village,
University of California Press,
Delgado, M.: “Dinámicas identitarias y espacios públicos” en Afers
Internacionals, núm. 43-44, pp. 17-33, CIDOB, Barcelona 1998.
Disoluciones urbanas, Universidad de Antioquia, Barcelona 2002
“Estética e infamia. De la distinción al estigma en los marcajes culturales de
los jóvenes”, en Feixa, Costa & Pallarés (eds.), Barcelona 2001
Sociedades movedizas, Anagrama, Barcelona 2007.
“La identidad en acción. La cultura como factor discursivo de exclusión y
de lucha” en Eikasia. Revista de filosofía, año III, 17 (marzo) 2008.
http://www.revistadefilosofia.org
Donohue, J. J. & Esposito, J. L. : Islam in transition. Muslim perspectives,
Oxford U. P., 1982.
Douglas, M. e Isherwood, B. : El mundo de los bienes, Grijalbo, México
DF 1990.
Douglas, M.: Símbolos naturales. Exploraciones en cosmología, Alianza Editorial,
Madrid 1978.
Duque, P.: El cuerpo decorado, anillados, piercings y otras modificaciones de la carne,
Midas Valencia 1996.
Early, E: Baladi women of Cairo, American University Press, Cairo 1993
El Messini, S: Ibn al balad: a concept of Egyptian identity, Ph Dissertation,
American University Press, Cairo 1974.
“The changing role of the futuwwa in the social structure of Cairo” en
Gellner, E & Waterbury (eds.): Patrons and clients in Mediterranean Societies,
Duckworth, Londres 1978.
El Hamamsy, L. S.: “The assertion of Egyptian identity” en Ibrahim, S.
E. & Hopkins, N. S.: Arab society in transition, American University in Cairo
Press, El Cairo 1994.
El Shawan, S.: “The sociopolitical context of Al Musiqiyya al Arabiyya in
Egypt: policies, patronage, institutions and musical change” en The world of
music. Journal of the Department of Ethnomusicology 45, Otto-Friedrich-University
of Bamberg, Bamberg 2003.
Egyptian Human Development Repport, Instituto de Planificación
Nacional, El Cairo, 2002
Eickelmann, D: Antropología del mundo islámico. Bellaterra, Barcelona 2.003.
Elorza, A.: Umma. El Integrismo en el Islam, Alianza, Madrid 2002.
El Gammal, M: Islam in a changing world. Dar el Shoruk, Al Qahira 1996.
El Saadawi, N: La cara desnuda de la mujer árabe.
Encyclopaedia of the Islam, E. J. Brill, Leyden 1995.
Erasmus,D:“GlobalTeenager”en
http://www.dtn.net/content/yesterday/5globalteen.html.
Erikson, E. H.: Identidad, Juventud y Crisis, Taurus, Madrid 1980.
288
Étienne, B.: El Islamismo radical, Siglo XXI, Madrid 1995.
Evans Pritchard, E. E.: Los nuer, Anagrama. Barcelona 1977.
Farroun, S.: Arab Society. Continuity and change, Routledge, London 1985.
Featherstone, M. & Lash, S. (eds.): Spaces of culture: City, Nation, World,
Sage, London 1999.
Feixa, C.: Joventut i identitat: una etnologia de la joventut a Lleida, Tesis de
Licenciatura, Lleida, Universitat de Barcelona, Barcelona 1985.
“De joves, bandes i tribus. Les subcultures juvenils des de l’antropologia”,
Antropologies, Barcelona 1987, 1: 32-42.
La tribu juvenil. Una aproximación transcultural a la juventud, Torino 1988a,
l’Occhiello.
“Pijos, progres y punks. Hacia el estudio antropológico de la juventud
urbana”, Revista de Estudios de Juventud, 34: 69-78., Madrid 1988b
La joventut com a metàfora. Sobre les cultures juvenils, Barcelona 1993, Secretaria
General de Joventut.
“Tribus urbanas & chavos banda”, Nueva Antropología, México 1995, 47: 7193.
“Fundamentalismo y xenofobia en la nueva Europa. El caso del
movimiento skinhead”, Jóvenes, México 1997, 5: 136-151.
De jóvenes, bandas y tribus. Ariel, Barcelona 1998a.
Viviendo a toda: jóvenes, territorios culturales y nuevas sensibilidades. Universidad
central México, México 1998b.
“Ethnologie et culture des jeunes”, Societés, Paris 1999, 63 (1): 105-118.
“Generación @. La juventud en la era digital”, Nómadas, Bogotá 2000, 13:
76-91.
Feixa, C.; Costa, C.; Pallarés, J.: “From okupas to makineros: citizenship
and youth cultures in Spain”, en A. Furlong; I.
Guidikova (eds.), Transitions of Youth Citizenship in Europe. Culture,
Subculture and Identity, Strasbourg 2001, Council of Europe Publishing:
289-304.
Feixa, C.; González, I.; Martínez, R.; Porzio, L: “Identitats culturals i
estils de vida”, en C. Gómez-Granell; M.Garcia-Mila; A. Ripoll-Millet; C.
Panchón (eds.), La infància i les famílies als inicis del segle XXI, Barcelona 2002,
Institut d’Infància i MónUrbà, vol III: 325-474.
Feixa, C.; Saura, J. R.; De Castro, X. (eds). : Música i ideologies, Barcelona
2001, Secretaria General de Joventut.
Feixa, C.: y Porzio, L.: “Los estudios sobre culturas juveniles en España
(1960-2003)” en Revista de estudios sobre juventud, Instituto de la juventud,
Madrid 2004.
Feixa, C., Ferrándiz, F. y Abarca, H.: Jóvenes sin tregua. Culturas y políticas
de la violencia, Anthropos, Barcelona 2002.
Feixa, C., Molina, F. y Alsinet, C.: Movimientos juveniles en América Latina.
Pachucos, malandros, punketas. Ariel, Barcelona 2002.
Feixa, C., Costa, C. y Pallarés, J. (eds.): Movimientos juveniles en la península
ibérica: Graffitis, Grifotas, Okupas, Ariel, Barcelona 2001
Feixa, C., Saura, J. R. y Costa, C. (eds.): Movimientos juveniles: de la
globalización a la antiglobalización, Ariel, Barcelona 2000.
289
Feixa, C. y Ferrándiz, F.: Jóvenes sin tregua. Culturas y políticas de la violencia,
Anthropos, Barcelona 2005.
Feld, S.: Sound and sentiment. Birds, Weeping, Poetics and Song in Kaluli
Expression, University of Pennsylvania Press, Pennsylvania 1990.
Ferrándiz, F.: Escenarios del cuerpo: Espiritismo y sociedad en Venezuela, Bilbao,
Universidad de Deusto, 2004.
Florin, B.: Itiniraires citadins au Caire. Mobilities et teritorialités dans una metropole
du monde arab. Tesis doctoreul, Université Français-Rabelais, Tours 1999.
Fluehr-Lobban, C: Islamic Society in Practice, University Press of Florida,
Miami 1974.
Foucault, M.: Tecnologías del yo y otros textos afines, Paidós, Barcelona 1991.
Vigilar y castigar, Siglo XXI, Madrid 1995.
La arqueología del saber, Siglo XXI, Madrid 1999.
Friedman, J.: Cultural identity and Global Process, Sage, London 1994
“Globalization, Class and Culture in Global Systems” Journal of World
Systems research, VI, 3, Fall/Winter 2000, pp. 636-656 Special Issue:
Festchrift for Immanuel Wallerstein – Part II,
http://jwsr.ucr.edu/archive/vol6/number3/pdf/jwsr-v6n3-friedman.pdf
Frith, S.: Sociology of Rock, Routledge, Londres 1978.
Sound effects: youth, leisure and the politics of rock’n’roll, Routeledge, London 1983.
Music for pleasure: essays in the sociology of pop, Cambridge University Press,
Cambridge 1988.
“Representations of the people: voices of authority in pop music” en Revista
de Musicología 16, 1993.
World Music, politics and social change, Routledge, London 1993.
“Music and identity” en S. Hall (eds.) 1996.
Furlong, A. & Cartmel, F.: Young people and social change: Individualization and
risk in late modernity, Open University Press, Buckingham 1997.
Gaffney, P: The prophet pulpits. University of California Press, 1994
Gaggioti, H.: El espacio urbano como mediador de identidades, Dossier I. C. A.,
Barcelona 1999.
Gamella, J.F.: La peña de la Vaguada. Análisis etnográfico de un proceso de
marginación juvenil, Madrid, Tesis Doctoral, UAM 1989
García Canclini, N.: Culturas hibridas. Estrategias para entrar y salir de la
modernidad, Grijalbo, México 1989
Consumidores y ciudadanos. Conflictos multiculturales de la globalización, Grijalbo,
México, 1995
Culturas urbanas de fin de siglo: la mirada antropológica,
http://www.crim.unam.mx/cultura/ponencias/ponen2faseindice/Canclini.
htm
Gellner, E: Arabs and Berbers, Duckworth, London 1973.
La sociedad musulmana F. C. E., México 1978.
Posmodernismo, razón y religión, Paidós, Barcelona 1994.
Geertz. C: Meaning and order in Moroccan society. Routledge, New York 1969.
La interpretación de las culturas. Gedisa, México 1991.
Observando el Islam. Paidós, Barcelona 1994.
Conocimiento local, Paidós, Barcelona 1994.
290
Tras los hechos, Paidós, Barcelona 1996.
Geraisy, S. F.: Arab Village: youth in Jewish urban centres: a study of youth from
Um el Fahm working in Tel Aviv metropolitan area. Thesis PhD, Brandess
University Press, Brandess 1997.
Ghalioun, B.: Islam et politique: la modernité trahie. La Decouverte, Paris 2001
Giddens. A.: Modernidad e identidad del yo. El yo y la sociedad en la época
contemporánea. Península, Barcelona 1997.
Global Vision: “Global Teenager Project” en http://www.globalvision.org/teenager, 2003.
Goffman, E.: Behaviour in public places: notes on the social organization of
gatherings, Free Press, New York 1966.
La presentación de la persona en la vida cotidiana. Amorrortu, Buenos Aires 1981.
Fram analysis. An essay of the organization of experience. Harper and Row, New
York 1984.
Haeri, N.: “The Reproduction of Symbolic Capital: Language, State, and
Class in Egypt” Current Anthropology 38 (5): 795-816. 1997
Hall, S. & Jefferson, T: Resistance trough rituals, Routdledge, London, 1983.
Hall. S. (eds.): Questions of cultural identity, Sage Publications, London 1996.
Hammersley, M. & Atkinson, P.: Etnografía, Paidós, Barcelona 1994.
Hannerz, U.: Exploración de la ciudad, F. C. E., México 1980.
Haenni, P.: L’ordre des caïds. Conjurer la dissidence urbaine au Caire, CEDEJ,
Khartala, Paris 2005
Haqqi, Y.: La Lámpara de Umm Hassim, IEE, Madrid 1993.
Haraway, D. y Bhavnani, K: “Shifting the subject. A conversation
between Kum-Kum Bhavnani & Donna Haraway” en Shifting identities,
Shifting racisms. Sage, London 1994.
Hayes, R. O.: “Female genital mutilation, fertility control, women’s roles
and the patrilineal in modern Sudan: a functional analysis” American
Ethnologist 2(4), 1975: 617-633,
Hebdige, D.: Subculture. The meaning of style. Open University Book, London
1979.
Herndorn, M.: Musica as culture, Derby, P. A., Norwood 1980.
Holland, D & Quinn, N. (eds.): Culture models in language and thought.
Cambridge University Press, Cambridge 1987.
Hourani, A.: Historia de los pueblos árabes, Akal, Madrid 1985.
Huertas Clavería, J.M.: Chicos de la gran ciudad, Barcelona 1969, Nova
Terra.
Hussein, M: Vertiente sur de la libertad, Icaria, Barcelona 2002.
Ibn Jaldún: Muqadima’at. Introducción a la historia universal. F. C. E., México
1965.
Ireton, F.: “Du limon au béton. L'urbanisation spontanée à Bulaq elDakrur", Bulletin du Cedej, n° 24, 2ª sem. 1988, Le Caire, 1988, pp. 121150.
Jameson, F. & Miyoshi, M.: The cultures of globalization, Duke Univ. Press,
London 1988.
Jankowski & Gershoni (eds.): Rethinking nationalism in the arab Middle East,
UCLA Press, New York 1997.
291
Jankowski, J.: “Arab Nationalism in “Nasserism” and Egyptian State
Policy, 1952-1958 en Jankowski, J y Gershoni, I (1997)
Kaemer, J.: Music in human life, Texas University Press, Austin 1993.
Kharoufi, M.: “Société et espace dans un quartier du Caire (Dâr el-Salâm):
secteur “informel” et intégration urbaine”. Cahiers d’URBAMA numéro 11,
París 1995.
Lane, E. W: Account of the manners and customs of the modern egyptians,
American University Press, Cairo 1990
Lasén, A.: A contratiempo. Un estudio de las temporalidades juveniles, Madrid
2000, CIS.
Lasén, A. y Martínez, I.: “El tecno: variaciones sobre la globalización”,
Política y Sociedad, Madrid 2001, 36: 129-149.
Leenhardt, M.: La persona a les societats primitives, Icaria, Barcelona 1995
Levi-Strauss, C.: El pensamiento salvaje, F. C. E., México, 1964.
Liechty, M.: “Media, Markets and Modernization: Youht identities and the
Experience of Modernity in Kathmandu, Nepal” en Amit Talai & Wulf
(eds.) 1995.
Lings, M.: Un santo sufí del siglo XX, Siglo XXI, Madrid 1974.
Lisón Tolosana, C.: Las máscaras de la identidad: claves antropológicas, Ariel,
Barcelona 1999.
Llobera, J. R.: Antropología Política, Anagrama, Barcelona 1.979.
La identidad de la antropología, Anagrama, Barcelona 1990.
López García, B: Política y movimientos sociales en el Magreb, CSIC, Madrid
1989.
El mundo araboislámico contemporáneo. Una historia política. Síntesis, Madrid
1997.
Lugan, B.: Los egipcios, Ariel, Barcelona 2003.
Lunt, P. K. & Livingstone, S. M. : Mass Consumption and Personal Identity,
Buckingham, Open University, 1992
Lynd, R. & Lynd, H.: Middletown in Transition: A Study in Cultural Conflicts,
Paperback, Chicago 1982.
Mahfuz, N.: El callejón de los milagros. Martínez Roca, Barcelona 2006.
Entre dos palacios.Trilogía de El Cairo 1. Martínez Roca, Barcelona 1996.
Palacio del deseo. Trilogía de El Cairo 2. Martínez Roca, Barcelona 1996.
La azucarera.Trilogía de El Cairo 3. Martínez Roca, Barcelona 1996.
Hijos de nuestro barrio. Martínez Roca, Barcelona 2000.
Espejos. Cátedra, Madrid 1999.
El Cairo nuevo. Alianza Editorial, Madrid 2002.
El mendigo. Plaza & Janés, Barcelona 1995.
El año en que mataron al líder. Martínez Roca, Barcelona 2001.
Jan al Jalily. Alianza Editorial, Madrid 2001.
Mansfield, P.: A history of the Middle East, Penguin, London 1992.
Manuel, P.: Music of the non-western World, Oxford University Press, New
York 1988.
292
Martín Barbero, J.: De los medios a las mediaciones: Comunicación, cultura y
hegemonía, Grijalbo, México 1987a.
Comunicación y culturas populares en Latinoamérica, G. Gili, México, 1987b.
“Dinámicas urbanas de la cultura”
http://www.naya.org.ar/articulos/jmb.htm
Martín Criado, E.: Producir la juventud. Istmo, Madrid 1998.
Martín Muñoz, G: Política y elecciones en el Egipto Contemporáneo, ICMA,
Madrid 1992.
El Egipto de Nasser, IFO, Madrid 1993.
El Estado árabe: crisis de legitimidad y contestación islamista, Bellaterra, Barcelona
1999.
El mundo árabe e islámico: secuencia histórica, realidad política y evolución
socioeconómica, Universidad del País Vasco, 2006.
Martínez i García, S.: Enganxats al heavy, Pagés Editors, Lleida 1999
“Música, gènere i altres conflictes de la música popular”, en Saura, Feixa &
De Castro (eds.), Barcelona 2001
Martínez Montavez, P.: El reto del Islam, Temas de hoy, Madrid 1997.
Mauss, M.: Sociología y antropología, Tecnos, 1982 Madrid
Mead, M.: Adolescencia, sexo y cultura en Samoa, Planeta, Barcelona 1985.
Cultura y compromiso. Gedisa, Barcelona, 1997.
Merriam, A.: The Anthropology of Music, Northwestern University Press 1964
Michon, J. L.: Luces del Islam., Olñeta, Mallorca 2000.
Middleton, R.: Studying Popular Music, Milton, Keynes 1990.
Miller, D. Material Culture and Mass Consumption, Oxford: Basil Blackwell,
1987.
Mohsen, Z.: Sasanid soldiers in Early Muslim Society: The origins of Ayyaran and
Futuwwa, Harrasowitz, Wiesbaden 1993.
Monod, J.: Los barjots. Etnología de bandas juveniles, Barcelona 2002 (1968),
Ariel.
Montgomery Watt, W.: Islamic Fundamentalism and modernity, Londres
1988.
Morgan, A. & Kidel, M.: “Thursday night fever” en The rough guide to
World Music, Penguin, London 1996
Morin, E.: El método. La humanidad de la humanidad. La identidad humana.
Cátedra, Madrid 2003.
Nasser, M.: “Comparative study of the prevalence of abnormal eating
attitudes amory females students at both London and Cairo Universities”,
Psychological Medicine 1996; 16: 621-625.
Nasr, H.: Vida y pensamiento en el Islam, Herder, Barcelona 1985.
Neupert, R.F.: “Socio-demographic patterns of residence in Metropolitan
Cairo” Cairo Development Centre, Working paper 4, El Cairo 1983.
Nilam, P.: “Media and Identity: Young people in Indonesia” en Scrase,
Holden & Baum (eds.): Globalization, Culture and Society, 20 págs: 573-591,
Trans Pacific Press, Melbourne 2003
Global youth?: Hybrid Identities, Plural Worlds, Routledge, London 2006.
Norton, A. R. (eds.): Civil society in Middle East. Vol. 1. Brill, Leyden 1995.
293
Park, R., Burgess E. & Janowitz, M.: The city: Suggestions for Investigation of
Human Behavior in the Urban Environment (Heritage of Sociology Series). University
of Chicago Press, Chicago, 1984.
Parsons, T.: El sistema social, Alianza, Madrid 1984.
Patai, R.: The Arab mind, Scribareas, New York 1973
Peteet, J.: “Masculinidad y rituales de resistencia en la intifada palestina. La
política cultural de la violencia” en Feixa y Ferrándiz 2005
Petonnet, C.: “L’observation flottante. El example d’un cimetiere parisién”
en L’Homme, Vol. XXII, París 1982.
Pierce, J. E.: Understanding Middle East, Tokyo papers, Tokyo 1971.
Pieterse, J. N.: “Globalization as Hybridation” en Featherstone & Lash
(eds.) 1995.
Porzio, L.: Tatuaje, género e identidad. Un estudio sobre la subcultura skinhead en
Cataluña., tesis de master, Doctorado en Antropología Social, UB Barcelona
2003.
Qutb, S.: Justicia social en el Islam, Almuzara, Madrid 2007.
Rabinow, P.: Reflexiones sobre un trabajo de campo en Marruecos, Júcar, Gijón
1992.
Rafaaf, S: Maa’di 1904-1962. Society and history in a Cairo Suburb, Cairo Palm
Press, Cairo 1994.
Raymond, A.: Le Caire. Fayard, París 1993.
Reguillo Cruz, R.: “Cuerpos juveniles, políticas de identidad” en Feixa, C.,
Molina, F. y Alsinet, C., Barcelona 2002.
Reid, D.: “Nationalizing the Pharaonic Past: Egyptology, Imperialism, and
Egyptian Nationalism, 1922-1952” en Jankowski, J. y Gershoni, I (1997)
Rice, T.: “Remodeling Ethnomusicology” en Ethnomusicology 3, 1987.
Ricoeur, P.: Sí mismo como otro, Siglo XXI, Madrid 1996.
Roach-Higgins, M & Eicher, J. B.: “Dress and identity” en Lennon &
Burns: Social Science Aspects of Dress: New Directions, International
Textile and Apparel Association Special, 1993
Robinson, K. 2002. “Inter-ethnic Violence: The Bugis and the Problem of
Explanation”, in Sakai (ed.): Beyond Jakarta. Adelaide: Crawford House
Publishing.
Rodenbeck, M.: Cairo. The city victorious. AUC Press, Cairo 1990.
Rodinson, M.: Islam y capitalismo, Siglo XXI, México 1973.
La fascinación del Islam, Júcar, Gijón 1991.
Romaní, O.: Droga i subcultura. Una història cultural del ‘haix’ a Barcelona
(1960-1980). Tesis doctoral, Barcelona 1982, UB.
A tumba abierta. Autobiografía de un grifota, Anagrama, Barcelona 1983.
Romo, N.: Mujeres y drogas de síntesis. Género y riesgo en la cultura del baile,
Tercera Prensa-Hirugaren Prensa, Donostia 2001
Roque, M. A.: Valors i diversitat a les societats d’Europa i el Magreb. Proa,
Barcelona 1989.
Rosaldo, R.: Culture and Truth: The Remaking of Social Analysis Beacon Press,
NY 1993.
Ross, A. & Ross, T.: Microphone friends: youth music and youth culture,
Routledge, New York 1994.
294
Rossen. L: Bargaining for reality. The constructions of social relations in a Muslim
society, University of Chicago Press, 1984
Rossenthal: El pensamiento político en el Islam medieval, Rev. de Occidente,
Madrid 1965.
Roy, O.: Genealogía del Islamismo, Bellaterra, Barcelona 1998
Rugh, A: Reveal and conceal. Dress in contemporany Egypt, American University
Press, Cairo 1987.
Sahlins, M.: Economía de la edad de piedra, Akal, Madrid 1983.
Cultura y razón practica: contra el utilitarismo en la teoría antropológica, Paidós,
Barcelona 1997.
Said, E.: Orientalismo, Siglo XXI, Madrid 1986
Segura, A.: Más allá del Islam : política y conflictos actuales en el mundo musulmán.
Alianza Editorial, Madrid 2001
El Món arab actual. Eumo, Barcelona 1997.
Sennet, R.: “Growth and failure: The New Political Economy and its
Culture” en Featherstone & Lash (eds.) 1995.
Vida urbana e identidad personal, Península, Madrid 2001.
Shiloah, A.: Music in the World of Islam: a sociocultural history. Texas University,
El Paso, 1993.
Shore, B.: Culture in Mind, Cognition, Culture and the problem of Meaning,
Oxford Clarendon Press, Oxford 1996
Sims, D.: Development benefits of the Cairo Ring Road and Associated Bridges,
Informe para la USAID, Cairo 1990.
Sims, D., El-Shorbagi, M. & Séjoumé, M.: Understanding Slums: Case
Studies for the Global Report on Human Settlements. The Case of Cairo, Egypt, on
line at: www.ucl.ac.uk/dpuprojects/ 2003.
Singerman, D.: Avenues of participation: Family, politics and networks in urban
quarters of Cairo, Princeton University Press, Princeton 1995.
Singerman, D. & Amar, P.: Cairo Cosmopolitan: Politics, Culture, and Urban
Space in the New Middle East, AUC, Cairo 2006.
Sivan, E.: “Arab Nationalism in the Age of the Islamic Resurgence” en
Jankowski, J. y Gershoni, I. (1997)
Sperber, D.: El simbolismo en general, Anthropos, Barcelona 1998.
Stauth, G & S. Zubaida: Mass culture, popular culture and social life in the
Middle East, Westview Press, 1987.
Stokes, M.: The arabesk debate-music and musicians in modern Turkey, Clarendon
Press, Oxford 1992.
Ethnicity identity and music: the musical construction of place, Clarendon Press,
Oxford 1997.
Tekce, B, Oldham, L. & Shorter, F.: A place to live: families and health in a
Cairo neighbourhood, AUC, Cairo 1994.
Terrades, I.: “La contradicción entre identidad vivida e identificación
jurídico-política”, Quaderns de l’Institut Català d’Antropologia, nº 20, págs.
63-79, Barcelona 2004.
Thrasher, F.M.: The Gang. A Study of 1313 gangs in Chicago, Chicago 1963
(1926), University of Chicago Press.
295
Tripp, C. and Owen, R. (eds.): Egypt under Mubarak, Routledge, London
1989.
Tönnies, F.: Comunitat i associació, Edicions 62, Barcelona 1984.
Touma, H.: The music of the Arabs, Amadeus Press, Portland 1996.
Turner, V.: El proceso ritua, Taurus Madrid 1988.
La selva de los símbolos, Siglo XXI, Madrid 1990.
Van Gennep, A.: Los ritos de paso, Taurus, Madrid 1986.
Vatikiotis, P. J.: The history of Egypt from Muhammad Ali to Sadat, Weidenfeld
& Nicolson, Londres 1980.
Velasco Maillo, H.: Hablar y pensar, tareas culturales. UNED, Madrid 2003.
Cuerpo y espacio. Símbolos y metáforas, representación y expresividad de las culturas.
Ed. Univ. Ramon Areces, Madrid 2007.
Vercellin, G: Instituciones del mundo musulmán, Bellaterra, Barcelona 2003.
Wacquant, L.: “Protección, disciplina y honor. Una sala de boxeo en el
gueto americano” en Feixa y Ferrándiz 2005.
Wallace, A. F. C.: Culture and personality, Random House, New York 1961.
White, W. F.: Street Corner Society: the Social Structure of an Italian Slum,
University of Chicago Press, Chicago 1981.
Widdicombe, S.: The language of youth subculture: social identity in action.
Harverster, London 1995.
Williams, C. J. F.: What is identitiy? Oxford Clarendon Press, Oxford 1992.
Willis, P.: Profane culture, Routledge, London 1978.
Symbolism and practice: A theory for the social meaning of pop music, Routledge,
London 1984.
Common Cultures. Symbolic work at play in the everyday cultures of the young,
Boulder 1990, Westview Press.
Wilmsen, D.: 1996. “Codeswitching, Code-Mixing, and Borrowing in the
Spoken Arabic of a Theatrical Community in Cairo.” Current Issues in
Linguistic Theory 141: Perspectives on Arabic Linguistics IX. Philadelphia 1996
Winch, P.: Comprender una sociedad primitiva, Paidós, Barcelona 1994.
Woodward, K.: Identity and Difference, Open University Press, London 1995.
Youssef Hoteit, A.: Cultura, espacio y organización en la ciudad islámica.
Cuadernos de Investigación urbanística 1993, Instituto “Juan de Herrera”
Escuela Técnica Superior de Arquitectura, Madrid 1993
Zghal. A: "Juventud magrebí e identidad ante el fin de siglo" en B. López
García: España-Magreb, Siglo XXI, Ed Mapfre, 1997 Madrid.
Zaghal, M: Los guardianes del Islam. Bellaterra, Barcelona 2002.
296
Fly UP